Economía

El banco central chino podría engullir acciones de renta variable para estimular la economía, según Nomura

Foto: Dreamstime

La economía china ha experimentado en los últimos meses un debilitamiento evidente, fruto tanto de condiciones internas como también del efecto que tiene en el país el azote arancelario procedente de Washington. Es por ello por lo que Pekín pone sus miras en estímulos tanto fiscales como monetarios con el objetivo de sortear este escollo y evitar una desaceleración mayor.

En este sentido, las acciones de renta variable chinas podrían jugar un papel importante, según Jim McCafferty, responsable de Nomura en Asia. Según señaló en un informe publicado esta semana del que se hicieron eco la agencia Bloomberg y Business Insider, el Banco Popular de China (PBoC, por sus siglas en inglés) podría comenzar a comprar valores en bolsa durante este año para fomentar el gasto discrecional, ya que más del 90% del mercado de valores está en manos de inversores patrios. 

"China irá más allá de sus medidas tradicionales para estimular el mercado de valores. Específicamente, el gobierno chino podría encomendar al PBoC un papel en la compra de acciones", recalcó este experto asegurando que un sólido desempeño de la renta variable del país "sería mucho más efectivo para estimular el consumo doméstico que, por ejemplo, construir otra línea ferroviaria".

Desde una perspectiva fundamental, en un momento en que el gobierno chino está tratando de estabilizar la economía y fomentar el crecimiento impulsado por el consumo, la compra directa de acciones podría ser capaz de lograr el resultado deseado sin la necesidad de ofrecer una flexibilización más amplia. "Un mercado de valores más sólido en China ayudaría a las autoridades chinas a reequilibrar la composición del PIB hacia el consumo", justifica Nomura.

McCafferty apunta que el conocido como el Equipo Nacional del gobierno chino ya ha tomado posiciones dentro del mercado de valores chinos en el pasado. De hecho, el banco nipón estima que el grupo, que incluye la Administración Estatal de Divisas (SAFE), controla alrededor del 3% del mercado de acciones.

Esta exposición "parece relativamente modesta" en comparación con otros países: es aproximadamente la mitad, en puntos porcentuales, de lo que posee el Fondo de Inversión de Pensiones del Gobierno japonés (GPIF, por sus siglas en inglés) y aproximadamente un tercio de lo que el Servicio Nacional de Pensiones de Corea del Sur posee en acciones de renta variable de este país.

"Vemos la capacidad de China de usar el PBoC para convertirse en un inversor dentro del mercado de valores local como una frustración adicional para el presidente de EEUU, Donald Trump, a quien le disgusta la falta de capacidad del gobierno estadounidense de influenciar a la Reserva Federal", recordó también el experto de Nomura en su informe.

Para el responsable de Nomura en Asia otro de los factores que animará la renta variable china serán las conversaciones comerciales en marcha entre Estados Unidos y China, que pueden culminar en un acuerdo "razonable". Además, de acuerdo con McCafferty, el índice MSCI China se convertirá en una "exposición obligatoria" para los inversores debido a la reclasificación del índice. Eso sí, este indicador borró un 20% de su valor el año pasado, su mayor pérdida desde 2011.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0