Economía

La población de España sigue creciendo gracias a la inmigración: ya somos 46,7 millones

  • Hasta junio de este año llegaron a España 287.882 inmigrantes...
  • ... de este total, tan solo 39.166 tenían nacionalidad española
  • Si sigue esta tendencia en 2018 podríamos llegar al récord de 46,8 millones

La población de España ha crecido en 74.591 personas en la primera mitad de 2018, hasta los 46.733.038 ciudadanos. Según las cifras de población y datos de migraciones de la primera mitad de 2018 publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) la llegada de 287.882 inmigrantes compensó tanto la salida de 166.318 emigrantes, como el saldo vegetativo negativo de 46.273 personas (diferencia entre las 225.212 defunciones y los 178.939 nacimientos).

¿Pero cómo es la gente que viene a España? De los 287.882 inmigrantes procedentes del extranjero que llegaron a nuestro país, 248.716 tenían nacionalidad extranjera pero 39.166 eran españoles (de éstos últimos, 15.636 personas nacieron en España).

"España podría superar este año el récord de 2012 de 46,8 millones de habitantes si sigue la tendencia actual", según INE

La población de España lleva creciendo sin parar desde el segundo semestre de 2015. Y lo hace gracias a la inmigración, ya que desde entonces presenta saldos vegetativos negativos. En julio de 2018 aumentó hasta las 46.733.038 personas, la mayor cifra en seis años. Y es que, en palabras del subdirector general de Estadísticas Sociodemográficas del Instituto Nacional de Estadística (INE), Antonio Argüeso Jiménez, si nuestro país continúa con la tendencia actual, a final de este 2018 podríamos alcanzar la cifra récord de 46,8 millones de habitantes del año 2012.

"Cada vez viene más gente y la emigración disminuye por lo que el saldo migratorio va creciendo de una manera bastante fuerte", afirma Argüeso, que destaca que "el saldo migratorio compensa la pérdida provocada por la baja natalidad, por lo que lo que se proyecta es que en los próximos años va a aumentar la población extranjera". Esto casa perfectamente con las palabras de la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, que hace unos meses afirmaba que la inmigración es una oportunidad para reponer la pirámide demográfica. En palabras de Valerio hay que apostar por una inmigración "regular, ordenada y segura".

La inmigración en datos

El saldo migratorio de España con el exterior fue positivo en 121.564 personas en el primer semestre: vienen más personas de las que se van continuando así con la tendencia iniciada en la segunda mitad de 2015.

Un total de 287.882 personas procedentes del extranjero establecieron su residencia en nuestro país (un 23,0% más que en el primer semestre de 2017). Por su parte, 166.318 personas abandonaron España con destino a algún país extranjero (un 15,6% menos).

De los inmigrantes procedentes del extranjero, 248.716 tenían nacionalidad extranjera y 39.166 eran españoles. De éstos últimos, 15.636 personas nacieron en España. En cuanto a la emigración, 125.462 salidas fueron protagonizadas por extranjeros y 40.856 por españoles. De estas últimas, 25.822 habían nacido en España.

Durante el primer semestre de 2018 el saldo migratorio de la población con nacionalidad extranjera fue de 123.254 personas. Este saldo, que viene siendo positivo desde 2015, fue resultado de una inmigración de 248.716 personas y una emigración de 125.462.

Las principales nacionalidades de los inmigrantes extranjeros fueron la marroquí (con 25.739 llegadas a España), la colombiana (23.454) y la venezolana (20.775). Por su parte, las nacionalidades de emigrantes más numerosas fueron la rumana (19.946 salidas), la británica (13.510) y la marroquí (11.249). Estas tres fueron, además, las mayoritarias entre la población extranjera residente.

El saldo migratorio de los españoles con el exterior fue de nuevo negativo en la primera mitad de 2018, aunque se redujo a -1.690 personas desde los -11.035 del mismo periodo de 2017. Este saldo fue consecuencia de una inmigración procedente del extranjero de 39.166 personas y de una emigración al exterior de 40.856.

La población de nacionalidad española que llegó a España en el primer semestre procedía, principalmente, de Venezuela (8.225 personas), Reino Unido (3.437) y Ecuador (2.945). Por su parte, los mayores receptores de emigrantes españoles fueron Reino Unido (8.879 personas), Francia (4.766) y Estados Unidos de América (3.597).

Entre los principales países de destino de emigración española, cabe destacar los casos de Ecuador y Colombia debido a que en ambos se trató fundamentalmente de población no nacida en España o de niños menores de 16 años, lo que indica una emigración de retorno de ecuatorianos y colombianos de origen que han adquirido la nacionalidad española, junto con sus hijos nacidos en España.

De los 2.331 españoles que emigraron a Ecuador, 1.637 habían nacido fuera de España y, de los nacidos en España, 470 eran menores de 16 años. Es decir, si nos atenemos a los adultos (16 o más años) nacidos en España, emigraron 224 personas. En el caso de Colombia, 229 de los 1.336 emigrantes eran adultos (16 o más años) nacidos en España.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud