Economía

La UE rechaza de plano renegociar, aunque ofrece aclaraciones a Londres

  • Escepticismo entre los 27 sobre si será suficiente
Theresa May y Jean-Claude Juncker. Foto: Reuters.
Bruselas

La primera ministra británica, Theresa May, saltó este martes al continente buscando la salida que necesita para salvar el acuerdo de divorcio que cerró con la Unión Europea. Sin embargo, la Unión insistió en que no renegociará tal y como piden los euroescépticos de su partido Conservador para aprobar la salida ordenada en su Parlamento. May se va quedando sin opciones en casa, y sus colegas europeos no están dispuestos a ofrecerle el salvavidas que busca en la cumbre europea del jueves y el viernes. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, le volvió a repetir que las 585 páginas del texto del divorcio ratificadas por los líderes europeos el pasado mes son el "mejor acuerdo, y el único posible".

"No hay lugar en absoluto para la negociación", zanjó Juncker en un debate en el Parlamento Europeo en Estrasburgo. "El Parlamento Europeo está totalmente en línea con usted", añadió el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani.

Abierto a clarificar

Eso sí, Juncker se mostró abierto a discutir "clarificaciones e interpretaciones" al documento para intentar salvar la salida ordenada, tal y como interesa no solo a May sino también a los europeos tras meses de negociación.

May se reunió con Juncker tras haberse encontrado con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Por la mañana había visitado La Haya y Berlín buscando el apoyo del primer ministro holandés, Mark Rutte, y la canciller, Angela Merkel.

El principal problema continúa siendo la frontera de Irlanda de Norte. Más bien, el cortafuegos (backstop) incluido para evitar que llegue a fijarse una frontera en caso de que no se logre una asociación lo suficientemente estrecha en el futuro acuerdo de asociación entre Londres y la UE. El backstop dejaría al Reino Unido en la unión aduanera, anatema para los euroescépticos.

May quiere un compromiso con valor jurídico por parte de sus socios europeos limitando las posibilidades de usar el backstop, y poniéndole fecha de caducidad si finalmente se aplicara.

Las instituciones trabajaban en una declaración política, que sería aprobada por los líderes en la cumbre del jueves, "subrayando lo obvio": el backstop es sólo un "seguro" que no debería utilizarse, explicó una fuente comunitaria a este diario.

Valor jurídico

El secretario de Estado para la UE, Luis Marco Aguiriano, resaltó que May busca una aclaración con valor jurídico, y se va a encontrar con una solución similar a la que se le dio a España para el contencioso de Gibraltar, cuyo peso legal fue precisamente cuestionado por Londres. Los 28 añadieron el pasado mes un anexo para garantizar que España continuaría teniendo derecho de veto en la futura relación del Peñón con la UE.

Con todo, Aguiriano apuntó que el Gobierno jugará un "papel constructivo" para evitar que el Reino Unido tenga que abandonar la UE sin acuerdo el próximo 29 de marzo. Sin embargo, no quiso responder a las repetidas preguntas sobre si creía que la declaración serviría para que el Parlamento británico aprobara el acuerdo de salida. Fuera de micrófonos, fuentes europeas cuestionaron que May vaya a conseguir algo más que alargar su final. Un epílogo que, para el exministro de Asuntos Europeos de Irlanda Dick Roche, llegará cuando coseche el probable rechazo al acuerdo de salida antes del 21 de enero.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin