Economía

Los 'chalecos amarillos' mantienen en jaque a Macron: el Gobierno llama al diálogo y propondrá medidas

  • Macron "propondrá medidas" próximamente, según su primer ministro
  • Una mesa de diálogo ha sido convocada para el próximo sábado
Macron visita zonas afectadas por los disturbios. Imagen: EFE

El primer ministro francés, Edouard Philippe, ha llamado a reanudar el diálogo con el movimiento de los 'chalecos amarillos' tras una nueva jornada de manifestaciones en todo el país, y ha prometido que el presidente Emmanuel Macron anunciará "medidas" próximamente.

El Elíseo ha recordado este domingo que las consultas para atender las múltiples demandas del colectivo -desde la eliminación del impuesto adicional a los carburantes hasta la mejora generalizada de las condiciones de vida- deberían comenzar el próximo sábado, a las 15 horas. En el encuentro, que reunirá a Gobierno, sindicatos, autoridades locales e incluso representantes del movimiento, el "Gobierno se compromete a identificar medidas de acompañamiento justas y eficaces".

En estos momentos, los líderes políticos buscan interlocutores para materializar el diálogo con los llamados 'chalecos amarillos', un colectivo sin cabezas visibles y que engloba muchos grupos y reivindicaciones distintas. 

"El diálogo ha comenzado y debe continuar", ha aseverado Philippe en una breve declaración retransmitida por televisión a última hora del sábado. "Hay que tejer de nuevo la unidad nacional", añadió, desde el Ministerio del Interior. "El presidente hablará y propondrá medidas para nutrir el diálogo", ha insistido el primer ministro galo. Estas medidas, "espero permitan a toda la Nación francesa reunirse y estar a la altura de los desafíos que ya están aquí y que seguirán planteándose en los años que vienen", ha apuntado. 

Todas las miradas están puestas en Emmanuel Macron, cuya dimisión piden los 'chalecos amarillos'. Sin embargo, el presidente ha permanecido en silencio, salvo por una breve publicación ensalzando el trabajo de la Policía en sus redes sociales en la noche del sábado. "A todas las fuerzas de la orden movilizadas hoy, gracias por el coraje y la profesionalidad excepcional que han mostrado", escribió el presidente galo en Twitter.

Alabanza a la labor policial

Philippe expresó también su "admiración" por las fuerzas del orden que "hicieron respetar la ley frente a individuos que no vinieron a expresar sus opiniones, sino a menudo para enfrentarse, provocar y a veces saquear". "La vigilancia y la movilización siguen siendo necesarias porque en París y en algunas ciudades provinciales todavía hay alborotadores en acción y por lo tanto es necesario expresarse con gran cautela", subrayó. 

Unas 125.000 personas se han manifestado en Francia este sábado, indicó a su lado el ministro del Interior, Christophe Castaner. La policía detuvo a 1.385 personas, la gran mayoría, en París. De ellos, casi un millar ha pasado ya a disposición judicial.

Contra las medidas de Macron

El descontento sigue al alza sobre la ola furiosa de los 'chalecos amarillos'. Así, en una encuesta publicada este domingo por Le Journal du Dimanche, los franceses se han mostrado abrumadoramente en contra de las medidas de Macron para transformar la política energética de Francia. Entre las reformas iniciadas por el gobierno, el 85% de los encuestados franceses consideran negativamente "el aumento de los impuestos sobre los combustibles. Los franceses también rechazan categóricamente la eliminación del llamado "impuesto sobre la riqueza" o ISF (75%) y el límite de velocidad a 80 km/h en las carreteras secundarias (72%).

Por último, la Secretaría General de Defensa y Seguridad Nacional (SGDSN) ha comenzado a investigar la existencia de cuentas falsas en redes sociales que hayan alimentado las protestas, como apuntaba el diario británico The Times. Según el medio, cientos de estas cuentas, impulsadas por Rusia, amplificaron la magnitud de las manifestaciones con la inclusión de imágenes falsas que nada tenían que ver con las protestas de Francia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud