Economía

El infracurrículum: la sobrecualificación se convierte en una desventaja laboral

Imagen de Dreamstime

Una de las preguntas más habituales que se hacen muchos jóvenes al acabar la universidad es "¿por qué he estudiado esto?". El 72% de los licenciados asegura que el tiempo invertido en estudiar una carrera es excesivo y que la teoría básica podría condensarse mejor, según una encuesta realizada por Ironhack. Y además, tras años dedicados a dicha formación, descubren que no se corresponde con las demandas del mercado laboral.

Una situación que ha provocado el aumento de los currículums en B que reciben las empresas: ya suponen el 14% del total, según un estudio elaborado por la compañía de recursos humanos Nexian. Pero ¿qué son en realidad este tipo de currículos? Se trata de aquellas candidaturas en las que el interesado al puesto minimiza o elimina parte de su formación con el objetivo de participar en más procesos de selección y resultar elegido. Una "mentira" que no solo tiene efectos perjudiciales para el futuro empleado sino también para las compañías.

Una de las causas de esta situación que viven cada día más jóvenes es la brecha existente entre lo que ofrece la universidad y lo que demandan las compañías. La eterna lucha. Un nicho que han sabido aprovechar las escuelas de negocios, como IMF Business School, ofreciendo programas basados en la demanda real de las empresas, a través de las escucha activa de las nuevas tendencias: Ciberseguridad, Big Data, Marketing... De hecho, muchos de sus programas han sido elaborados de la mano de reputadas empresas del sector y con metodologías basadas en las necesidades de los propios estudiantes.

En este sentido, la escuela ha señalado tres retos que el mundo académico debe superar para adaptarse cuanto antes a la demanda actual:

- Actualización metodológica: los estudiantes demandan cada vez más planes adaptados a sus necesidades y basados en el lenguaje del siglo XXI: lo digital.

- Mayor énfasis en las competencias: al igual que los puestos de trabajo y sus funciones, han cambiado también los conocimientos necesarios para desempeñar el puesto. No basta con adquirir conocimientos teóricos, también es necesario contar con una serie de competencias transversales generales a cualquier empleo y que impulsen el desarrollo profesional del alumno.

- Escucha activa de la demanda laboral: no solo para ofrecer cursos y programas orientados en línea con las necesidades del mercado laboral, sino apostando por la puesta en marcha de convenios, bolsas de trabajo y otros servicios desde las universidades, así como el fomento del emprendimiento. Todo ello con el objetivo de favorecer la inserción laboral de los más jóvenes.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.