Economía

Kosovo 'calienta' los Balcanes tras imponer aranceles del 10% a los productos de Serbia

  • Serbia: "Los líderes de Pristina no quieren avances del diálogo"
  • Kosovo defiende que los aranceles son para proteger su economía
  • Esta región autónoma proclamó la independencia de Serbio en 2008
Foto de Dreamstime

La decisión de Kosovo de imponer aranceles del 10% a los productos importados de Serbia causó hoy protestas de Belgrado, que considera ese paso una violación de un acuerdo de libre comercio y un acto contra el diálogo para normalizar sus relaciones.

"Esto no es una casualidad. Se ha mostrado que los líderes de Pristina no quieren avances del diálogo, no quieren un compromiso", declaró el ministro de Exteriores serbio, Ivica Dacic, a la televisión pública serbia RTS.

El Gobierno de Kosovo impuso anoche aranceles del 10% a todos los productos originados de Serbia y Bosnia-Herzegovina.  

Como contexto es importante tener en cuenta que Kosovo es un estado independiente con reconocimiento limitado (España, Rusia o China no reconocen su soberanía). Kosovo fue durante años una región autónoma dentro de Serbia y Yugoslavia, y en los años finales sólo dentro de la primera. Tras una cruenta guerra en la que la OTAN medió a favor de los kosovares, la Alianza Atlántica tomó el control de la región. El 17 de febrero de 2008, el parlamento regional kosovar declaró la independencia de forma unilateral, aunque el conflicto real nunca se ha terminado de resolver. 

Kosovo defiende los aranceles

El primer ministro kosovar, Ramush Haradinaj, defendió que se trata de una medida de protección de la economía kosovar, los productores kosovares y el mercado del país.

El ministro de Comercio kosovar, Endrit Shala, declaró que esas medidas son también "una buena respuesta al comportamiento destructivo" de Serbia por sus actividades contra la independencia que Kosovo.

Esta antigua provincia serbia poblada por una gran mayoría de albaneses étnicos, que como se ha señalado anteriormente proclamó en 2008 la independencia, y que Belgrado no reconoce.

Para Belgrado, la decisión de Pristina de imponer aranceles es una violación del Acuerdo Centroeuropeo de Libre Comercio (CEFTA) al que pertenecen, además de Serbia, Kosovo y Bosnia-Herzegovina, también Albania, Macedonia, Montenegro y Moldavia.

En varias ocasiones en el pasado Kosovo introdujo aranceles a países miembros de la organización.

Serbia y Kosovo están inmersos en unas difíciles negociaciones, con mediación de la Unión Europea (UE), para normalizar sus relaciones y llegar a un acuerdo vinculante, una condición crucial para un eventual futuro ingreso en el club comunitario.

Dacic aseguró hoy que se preparaba para los próximos días la continuación del diálogo, después de varios meses de estancamiento, y que espera una reacción de Bruselas a la decisión de Pristina sobre el aumento de aranceles.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin