Economía

El Congreso tumba el déficit y el techo del gasto, pero el Gobierno insiste en que habrá Presupuesto

  • Sin techo del gasto, las cuentas heredarán un ajuste de 6.000 millones
  • Además el Estado sufrirá un recorte del gasto de 5.200 millones
La ministra de Hacienda, María Jesún Montero, durante el Pleno del Congreso. EFE

El Gobierno se encuentra con el rechazo de PP y Ciudadanos y no logra el respaldo de Podemos, ERC y PdeCAT que se abstienen. El Ejecutivo ha anunciado que volverá presentar la senda del déficit en un mes, tal como como establece la ley, si no logra los apoyos necesarios tanto en el Congreso como en el Senado, se tendrá que asumir los objetivos anteriores de déficit.

El Congreso ha rechazado con los votos en contra del PP, Cs, CC, Foro Asturias y UPN y con las abstenciones de Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, Compromís y Nueva Canarias, el techo de gasto de 2019 y los nuevos objetivos de déficit del Gobierno, que sólo han sido apoyados por el PSOE y PNV.

El Gobierno solo ha recibido 88 votos a favor, los 84 diputados del PSOE y cuatro del PNV, frente a 173 'noes' del PP (134 diputados), Ciudadanos (32), UPN (2), Bildu (2), Foro Asturias (1) y Coalición Canaria (1) y el diputado de Unidos Podemos, Diego Cañamero. Se ha abstenido un total de 86 diputados: 66 de Unidos Podemos, los cuatro de Compromís, los nueve de ERC y los siete del PDeCAT.

El límite de gasto no financiero para 2019 y el Acuerdo de Objetivos de Déficit y Deuda Pública de 2019 a 2021 han sido rechazados por 173 votos, 86 abstenciones y 88 votos a favor.

El rechazo a la nueva senda de consolidación fiscal que había sido aprobada por el Ejecutivo ya no será debatida ni votada en el Pleno del Senado y, según la Ley de Estabilidad Presupuestaria, el Gobierno tiene un plazo máximo de un mes para presentar unos nuevos objetivos que deben someterse al mismo procedimiento.

La portavoz del Gobierno, Isabel Celáa, ha admitido ue el Gobierno tendrá que presentar una nueva senda de corrección del déficit público y techo de gasto dentro de un mes, tal y como establece la Ley de Estabilidad.

"La senda de gasto ha de ser en automático presentada dentro de un mes otra vez", ha señalado Celáa durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que no ha dado más detalles sobre esta cuestión. Si el Ejecutivo no logra los apoyos necesarios tanto en el Congreso como en el Senado, tendrá que asumir los anteriores objetivos de déficit.

La ministra de Hacienda, María Jesús Moentero, ha confirmado que presentará la misma senda de estabilidad presupuestaria en un mes. También ha descartado una modificación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria para impedir que el Senado, donde el PP cuenta con mayoría absoluta, pueda frenar la aprobación de los objetivos de déficit, como sucede en la actualidad.

¿Habrá Presupuestos?

La vicepresidenta Carmen Calvo, y también Hacienda, han hecho saber que los Presupuestos se presentarán en el Congreso independientemente del veto a los límites de gasto, déficit y deuda. "Iremos con la senda antigua", advierten. Eso supondrá que las cuentas deberán asumir un ajuste adicional de 6.000 millones de euros, si no se aprueba las nuevas metas fiscales.

El 1,3% que en su día pactó Cristóbal Montoro con Bruselas volverá a primar. Las autonomías tendrán dos décimas menos de margen y un límite del 0,1%, algo de lo que Hacienda podrá responsabilizar directamente al PP, y la Seguridad Social tendrá que bajar su desvío del 1%, algo en lo que casi nadie confía (y menos con una revalorización de pensiones del 1,6% prevista para el año que viene). El techo de gasto volverá por debajo de 120.000 millones como ha sucedido este año, lo que supone que las cuentas se quedarán sin 5.200 millones.

El Gobierno tiene la "voluntad y vocación" de agotar la legislatura que termina en 2020

Celaá ha señalado que "no reconocemos ninguna situación de debilidad, sinceramente", ha asegurado, y ha insistido en que el Gobierno "mantiene su curso" con la "voluntad y vocación" de agotar la legislatura, que acaba en 2020, para hacer hincapié después en que los ciudadanos son "los verdaderos auditores" de la situación política y "los notarios que finalmente escriban el contador".

Tras insistir en que el Ejecutivo tiene la "obligación" de "mantener el rumbo", ha pedido "corresponsabilidad" a otros partidos para que salga adelante la senda de estabilidad fiscal, cuyo rechazo por parte de la Cámara Baja le ha parecido una desconsideración.

"Hoy el resultado no nos ha gustado (...) porque desconsidera a la ciudadanía, que necesita la ampliación del Estado del bienestar, sobre todo cuando la crisis ha concluido", ha apostillado.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud