Economía

Alemania abre el debate de la edad de jubilación: el Bundesbank recomienda elevarla a los 69 años para 2060

  • Con todo, confía en que la economía alemana crezca con fuerza este año

La edad de jubilación en Alemania vuelve al centro del debate. El Bundesbank, el banco central del país, ha asegurado que será inexcusable ampliar el plazo de actividad de los trabajadores ante el envejecimiento de la población germana. A juicio de la autoridad monetaria, será necesaria dilatarla hasta los 69 años para el 2060.

En el informe mensual del Bundesbak, recogido por Bloomberg, asegura que elevar la edad legal de jubilación contribuiría a aliviar la presión sobre las arcas públicas germanas y garantizar la viabilidad del sistema público de pensiones.

La última reforma de las pensiones en Alemania prevé el incremento gradual de la edad legal de jubilación desde los 65 hasta los 67 años para 2030, así como un incremento de la contribución por parte de los ciudadanos hasta el 22%.

No obstante, el banco central alemán sugiere la oportunidad de abrir el debate en torno a la posibilidad de elevar hasta los 69 años para 2060 esta edad de jubilación, así como incrementar la contribución de los trabajadores al 24% de sus ingresos brutos ante el aumento en la expectativa de vida y la caída de la natalidad en el país.

"La confianza en las pensiones podría reforzarse y la incertidumbre sobre la estabilidad financiera podría reducirse si los parámetros de la edad de jubilación, niveles de provisiones y tasas de contribución se ajustasen a largo plazo", indica el organismo monetario. 

Optimismo de cara al final de año

En cuanto a las previsiones económicas, el Bundesbank confía en que el país siga creciendo con fuerza este año, pese a la ligera ralentización del segundo trimestre, gracias al consumo privado. 

En opinión de la autoridad monetaria, que el PIB creciese en el segundo trimestre un 0,4% tras avanzar un 0,7% en el primero no es motivo de alarma, porque los fundamentales son sólidos. La mayor economía europea "podría crecer también en verano en sintonía con la realmente fuerte tendencia económica de fondo", según el documento.

El Bundesbank considera -tras el análisis del clima en la industria- que el consumo privado seguirá siendo el principal acicate al crecimiento, ayudada por el sector exterior -tradicionalmente potente- que repuntará de forma "sólida".

Superávit en sus cuentas

La entidad también apunta que las cuentas públicas alemanas podrán seguir disfrutando de una situación saneada gracias en gran medida a la situación del mercado laboral, en máximos históricos de población empleada y moviéndose próximo a sus mínimos porcentuales de desempleo.

En este ámbito, el Bundesbank estima que la administración federal alemana volverá a registrar un ligero superávit en este ejercicio, aunque menor que el del año pasado, acompañada de una reducción de la deuda total.

A juicio de la autoridad monetaria, esta situación fiscal podría aprovecharse para reducir las contribuciones a las arcas públicas que realizan empleados y empleadores, un dinero que podría destinarse a otros fines y animar la economía. Con respecto a la decisión británica de abandonar la UE, el Bundesbank cree que a corto plazo apenas se dejará sentir en la evolución económica de Alemania.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud