Economía

Todas las promesas políticas que jamás se podrán cumplir

La mayoría de las promesas electorales de los partidos que concurren a las elecciones generales del 26-J pueden acabar en papel mojado, bien porque son incumplibles, bien porque la necesidad de alcanzar pactos de gobierno impedirá que se lleven a cabo tal y como están redactadas, ya que ninguna formación podrá imponer su programa si quiere estar en el futuro Ejecutivo.

Estamos, por tanto, ante más de un brindis al sol, ya que, al margen de las promesas de los partidos, el próximo Gobierno tendrá muy poco margen de actuación en materia económica mientras persistan los importantes desequilibrios en el mercado laboral y la obligada contención del gasto público.

Pese a ello, casi todos los partidos mantienen sus compromisos de dispendio en los programas que presentarán a las próximas elecciones. Con lo que han dado a conocer hasta ahora, y a falta de los programas definitivos, solo Ciudadanos ha reconocido que su compromiso de bajar el IVA ya no es posible, debido al dato del déficit, aunque sí habla de bajar los impuestos al final de la legislatura.

Garantizar una renta mínima para todas las familias, incrementar la cuantía de las pensiones, bajar los impuestos a partir de enero, derogar la reforma laboral o prometer para Cataluña un referéndum de autodeterminación que el Estado no va a permitir son algunos de los compromisos que, con la situación actual y el aliento de Europa en el cogote, parecen irrealizables a corto plazo.

Dos retos económicos

Lo cierto es que, sea quien sea el futuro inquilino de La Moncloa, tendrá dos retos económicos que marcarán la agenda política y económica del país. Por un lado, el recorte de 8.000 millones exigido por la Comisión Europea para cumplir el déficit, y que, de momento, todos los partidos ignoran sobre el papel. Por otro, la amenaza de una multa de hasta 2.000 millones por parte de Bruselas como castigo a los incumplimientos de España.

A esos condicionantes hay que sumar la aritmética electoral, que apunta a que el futuro Gobierno será una suma de, al menos, dos partidos políticos, que deberán negociar y ceder en sus respectivos programas hasta alcanzar un consenso. Los compromisos deberán adaptarse al programa de estabilidad y a las negociaciones tras el 26-J.

1. Todos plantean alzasdel gasto público

La coalición Unidos Podemos plantea un plan de gasto social de 32.000 millones de euros, que se pagaría con una reforma tributaria que incrementaría la presión fiscal en 30.000 millones. Aunque se trata de una cifra sustancialmente inferior a los 96.000 millones que planteó en la campaña anterior, al acuerdo programático de la coalición de izquierdas gira en torno a un notable aumento del gasto social.

Según Unidos Podemos, estos capítulos de gasto "mantendrían la reducción prevista en el Programa de Estabilidad actual", pero lo cierto es que la propuesta implica un recorte de 6.000 euros con respecto a lo que propone el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy. En todo caso, la coalición promete mantener en 2019 la ratio de gasto sobre PIB en el nivel en que cerró 2015, al 43,3 por ciento, al menos 32.000 millones por encima del 40,1 por ciento que prevé el Programa de Estabilidad.

Aunque la coalición es la única que habla explícitamente de aumento de gasto público, todos los partidos plantean gastar más: el PP, por ejemplo, quiere poner en marcha un plan de apoyo a la maternidad de hasta 2.000 euros anuales y ampliar las becas, mientras el PSOE quiere ampliar la cobertura por desempleo y garantizar los suministros básicos a todas las familias, así como una renta mínima para 720.000 hogares sin ingresos. Ciudadanos, por su parte, a falta del programa definitivo, propuso en la campaña anterior un complemento salarial para las rentas más bajas.

2. Garantizar una renta mínima para las familias

Tanto PSOE como la coalición Unidos Podemos contemplan en sus respectivos programas la creación de una renta mínima destinada a personas sin recursos. En el caso de los socialistas, se denomina Ingreso Mínimo Vital, como prestación no contributiva de la Seguridad Social, y se crearía en el plazo de cuatro meses desde el comienzo de la legislatura. Iría destinada a 720.000 hogares que no tienen ningún ingreso. Esta prestación pretende convertirse en una extensión indefinida del subsidio por desempleo para las familias sin recursos y se materializaría en una renta de 426 euros al mes más los complementos familiares, concretó ayer Sánchez. Esto, unido a la ampliación del subsidio por desempleo, tendría un coste aproximado de 6.000 millones de euros, algo difícilmente compatible con mantener a raya el déficit y que pasaría por modificar el artículo 135 de la Constitución (ver punto 3).

Más complicado todavía se antoja costear la renta para todos los hogares con ingresos por debajo del umbral de la pobreza monetaria que recoge el acuerdo programático de Podemos e IU. Esta prestación tendría una cuantía inicial de 600 euros mensuales para los hogares de un sólo miembro, y aumentará progresivamente (35 por ciento adicional para el segundo miembro, y 20 por ciento por cada uno de los siguientes) hasta un máximo de 1.290 euros.

En C's, está por ver si Albert Rivera mantiene en su programa su propuesta de complemento salarial para las rentas más bajas.

3. Sin consenso no habrá reforma constitucional

El título X de la Constitución Española contempla dos vías para su modificación. La más sencilla de ellas se describe en el artículo 167 de la Carta Magna y requiere la aprobación de ambas Congreso y Senado por mayoría de tres quintos. Es decir, precisaría que 210 diputados y 156 senadores votaran a favor en ambas cámaras (actualmente hay 350 diputados y 260 senadores). Teniendo en cuenta que los representantes escogidos el pasado 20-D fueron incapaces de sumar una mayoría simple de más síes que noes para sacar adelante un Gobierno, parece más que remoto un acuerdo para modificar la Constitución, máxime partiendo de la ausencia de consenso político al respecto.

Pero eso es precisamente lo que prometen varios partidos en sus programas con algunos casos relativos a Cataluña. Pedro Sánchez insiste en favorecer una reforma federal de la Constitución, en la que se acuerde un "pacto político con Catalunya" que, sin vulnerar el principio de igualdad mejore el autogobierno y reconozca "la singularidad" de la autonomía. Una promesa imposible de cumplir a sabiendas de que el PP, que tiene la llave de dicha reforma por una cuestión aritmética, no va a apoyar el Estado federal.

Una solución que, por otra parte, rechazan los independentistas catalanes, partidarios de un referéndum de autodeterminación, solución respaldada por Unidos Podemos y que no resulta factible por exigir de nuevo el respaldo de una Cámara que mayoritariamente se opone.

4. Bajar los impuestos... a pesar de Europa

Mientras, con una mano, el Gobierno en funciones calma los temores de la Comisión Europea y promete más ajustes tras el 26-J, con la otra, el PP vuelve a la carga con un nuevo plan de bajada de impuestos a partir del próximo mes de enero. En concreto, prometen reducir los tipos de IRPF para pasar del actual mínimo del 19 al 17 por ciento y el máximo del 45 al 43 por ciento. Además, están dispuestos a dejar exentos de ese impuesto a los jóvenes que obtengan su primer empleo y que a mejorar los mínimos personales y familiares exentos y recompensar el ahorro y la inversión.

Los populares no son los únicos que coquetean con la bajada de impuestos. Desde Ciudadanos, si bien admiten que están revisando su programa económico del 20-D, que planteaba reducir IRPF e IVA, ya que el compromiso de estabilidad presupuestaria no permite bajar impuestos en el corto plazo, sí amagan con poder hacerlo al final de la legislatura en caso de conseguir gobernar tras las próximas elecciones.

Lo cierto es que, con los compromisos adquiridos con Bruselas, España no está en situación de bajar impuestos con un déficit por encima del 5 por ciento y una deuda pública que, por primera vez en un siglo, supera el cien por cien del PIB. La promesa de aliviar la carga fiscal de los contribuyentes se quedará en un canto de sirena a menos que se discipline ostensiblemente el gasto y la economía española crezca a un ritmo que permita al Estado recaudar más por otras vías.

5. Derogar la reforma laboral que alaba Europa

La derogación de la reforma laboral fue la propuesta estrella del PSOE en la pasada campaña electoral del 20 de diciembre. Más tarde se difuminó en el acuerdo postelectoral con Ciudadanos y ahora regresa de nuevo al discurso de Pedro Sánchez, que habla de tumbar de facto la ley del trabajo aprobada por el PP en el año 2012.

La propuesta de los socialistas pasa por elaborar un nuevo Estatuto de los Trabajadores, primar la negociación colectiva frente a los convenios empresariales, subida inmediata del salario mínimo un 4 por ciento, además de reducir a tres los tipos de contrato, indefinido, temporal y de formación. A falta de más concreciones, lo hasta ahora conocido de los planes del PSOE parece complicado de llevar a cabo en un ámbito donde de nuevo nos aprietan las tuercas desde el entorno europeo.

Y es que mientras el PSOE promete derogar la reforma laboral del PP y Unidos Podemos da un paso más y propone echar abajo también la normativa impulsada por el socialista José Luis Rodríguez Zapatero en 2010, desde Europa exigen a España -entre otros puntos- profundizar en las reformas del mercado laboral a cambio de relajar los objetivos de déficit, algo que pretenden todos los partidos. De hecho, la Comisión Europea valoró en un informe sobre España del pasado mes de febrero que, en el ámbito del mercado laboral, "las reformas adoptadas entre 2012 y 2014 parecen haber amortiguado la caída del empleo y haber acelerado su recuperación".

6. Reducción drástica del desempleo

Los dos partidos que hasta ahora se han alternado en el poder, PP y PSOE, prometen una reducción drástica del paro en sólo cuatro años. El secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, anunció hace unos días que, si gobierna tras las elecciones generales del 26J, reducirá la tasa de desempleo a la mitad en cuatro años, actuando para facilitar empleo a más de un millón de parados de larga duración.

Desde el PP sostienen su promesa de reducir medio millón de empleos al año, lo que equivaldría a dos millones en la legislatura. Teniendo en cuenta que el último dato de desempleo conocido eleva el número de desempleados en 3.891.403 personas en mayo, según informó el pasado jueves el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, el compromiso de los populares es igual de ambiciosos que el del PSOE.

Por poner estas promesas en perspectiva, y salvando las distancias, encontramos el ejemplo del conocido como "segundo milagro económico alemán", con el que Alemania logró reducir drásticamente su desempleo, del 9,8 al 5,5 por ciento. Sin entrar a valorar si lo hizo de forma ejemplar o, como acusan los críticos, a costa de empleos precarios y minijobs insostenibles a largo plazo, la proeza le costó al país teutón una década, desde los años 2002 a 2012.

Unos antecedentes que, cuando menos, cuestionan si España, con una tasa de paro que duplica la de principios de siglo en Alemania, podrá generar empleo a la velocidad prometida.

7. Sin margen para subir más las pensiones

La eterna y necesaria reforma de las pensiones tendrá que afrontarse en la próxima legislatura. Con unos ingresos menguantes y un volumen creciente de jubilados, modificar el sistema para preservar su sostenibilidad vuelve a la agenda de asuntos inaplazables.

Hoy por hoy, la brecha entre el dinero que entra en la hucha (las cotizaciones) y el que sale (las pensiones) de la caja de la Seguridad Social es cada vez mayor y pone en peligro el futuro de las prestaciones.

Con el debate atascado en este punto, ya que la hucha de las pensiones, al ritmo actual de disposición, quedará a cero en el plazo de dos años, la pregunta es cómo podrán financiarse la propuestas en la materia de la coalición Unidos Podemos, que ve margen para subir las pensiones y plantea además indexar su evolución al IPC, frente al factor de revalorización (IR) que se aplica ahora, por el que estas prestaciones han subido un 0,25 por ciento.

Imaginemos que los precios vuelven a subir en el entorno del 2 por ciento que tiene como objetivo el BCE. Eliminar el IR, con el actual gasto en pensiones, de unos 110.000 millones de euros, pasar de un alza del 0,25 al 2 por ciento implicaría una factura adicional de aproximadamente 2.000 millones.

Garzón e Iglesias proponen, además, derogar la reforma de las pensiones de 2010, que elevó la edad de jubilación a los 67 años y subió a 37 el número mínimo de años cotizados para cobrar el cien por cien, así como elevar la pensión mínima hasta equipararse al SMI.

8. Las sempiternas reformas pendientes

No son imposibles, pero lo parecen. Algunas de las medidas incluidas en los programas electorales de los partidos llevan años en el cajón de las asignaturas pendientes. Es el caso, por ejemplo, de la creación de un nuevo modelo de financiación de las comunidades autónomas o una reforma de las Administraciones Públicas que elimine las ineficiencias y duplicidades del sistema.

Otro de los debates pendientes gira en torno a modificar el sistema electoral hacia un modelo más proporcional. Mientras algunos partidos, como el PSOE, limitan sus propuestas a las listas abiertas o la obligatoriedad de primarias, desde las nuevas formaciones, como Podemos o Ciudadanos, reclaman un sistema más justo que el actual, donde la Ley D'Hont favorece las mayorías y penaliza la asignación de escaños para los partidos emergentes.

La agenda de los asuntos pendientes también incluye el tan buscado en la teoría, -pero nunca abordado en la práctica-, pacto nacional por la educación.

También la racionalización de los horarios laborales en España para hacerlos más acordes con el resto de Europa, así como las medidas de conciliación laboral que fomenten la natalidad en un país que envejece a un ritmo acelerado.

Más allá de los asuntos que podrían considerarse estructurales, hay otros problemas más coyunturales que deberán abordarse en la próxima legislatura, como la crisis de refugiados que afronta Europa.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum20

yo
A Favor
En Contra

Cada vez se ve mas el plumero al economista

Puntuación 31
#1
i love UPYD
A Favor
En Contra

En este "publi-reportaje" faltan partidos, no están todos.

Siempre estamos igual...

Puntuación 21
#2
Pedro p
A Favor
En Contra

Yo tengo otra: Prometo poner en portada la noticia del registro del Santander por su relación con los evasores de la lista Falciani.

Puntuación 50
#3
navegante
A Favor
En Contra

Es normal que las promesas no se cumplan, ahora lo que hay que ver que partido incumple las más necesarias, y yo siempre me inclino por decir que predicar no es dar trigo, y de todos los presidentes nadie prometió tanto cómo Zapatero, y algunos en esta campaña por coger sillón van a prometer lo que no está escrito, después la culpa es de Rajoy, la culpa es de Aznar, y si no cuela pues de Franco, que siempre hay quien se lo cree.

Puntuación 16
#4
uno más
A Favor
En Contra

¿ Se entiende mejor ahora quién es más demagogo de todos estos partidos?

Puntuación 9
#5
Leonar
A Favor
En Contra

A un pueblo culto jamás lo pueden engañar y sabe distinguir muy bien entre unos y otros partidos politicos.

Si en pueblo es inculto, o peor aún, a medio educar, lo llevan por donde quieren.

Puntuación 49
#6
Fene
A Favor
En Contra

El PP, sugun eleconomista, es el que menos engaña......... je,je. Sin comentarios.

Puntuación 10
#7
loba
A Favor
En Contra

I LOVE UPyd 2# Es que partidos residuales como partido animalista , ese , así como algunos otros pues hay un sinfín de ellos no prodece perder tiempo y papel en ellos

Puntuación 6
#8
Fei
A Favor
En Contra

Menudos fascistas que sois... engañaréis a los cuatro cuñados de turno, pero al resto no.

Periodismo = Manipulación

Puntuación -7
#9
desdemiventana
A Favor
En Contra

Desde luego, lo que es para NOTA es lo de la coalición IU PODEMOS, que rebajan el GASTO SOCIAL a 32.000 millones de euros, desde los 96.000 que había prometido PODEMOS el 20 de Diciembre. Imagino que la diferencia se va en compensar al excelente equipo económico que confeccionó tan brillante presupuesto.

Pregunta: ¿Te imaginas que tu empresa, en seis meses te rebaje el sueldo en un 66% de lo que te prometió en Diciembre?

¡Pues eso!

Puntuación 15
#10
Sorp
A Favor
En Contra

Que tratan de volver a engañarnos lo tengo claro ahora, tambien tengo claro que de lo que diga un periodista me creo solo el 2%. Esa es la credibilidad que tienen para mi.

Puntuación 14
#11
forrest gump
A Favor
En Contra

Para escuchar tonterías prefiero ARTURITO de Clave de Ja (RTVC y YouTube) por lo menos sus tonterías son graciosas

Puntuación 1
#12
no hay mas que mentirosos y envidiosos en este jodido pais
A Favor
En Contra

Los programas electorales SON TODOS PURA MENTIRA...lo que tendria que hacerse es registrar ante notario cada progrma electoral y al partido politico que lo incumpla aplicarle una MULTA DE 5M de euros. VERIASMOS COMO SE LO PIENSAN MAS LOS SUCIOLISTOS EN MENTIR.

Puntuación 8
#13
JUAS JUAS QUE CIRCO DE PAIS
A Favor
En Contra

720.000 hogaresX420 e= 302.400.000 e

ESTOS SOCIALISTAS NO PARAN DE BEBER GINEBRA Y A ESTE GILI DE SANCHEZ NO LE TAPA LA BOCA NADIE ?

302.000 MILLONES DE HOSTIAS LE DABA YO

Puntuación 4
#14
Usuario validado en elEconomista.es
JKHAN
A Favor
En Contra

Lo que se ha cumplido de verdad fue lo de los 3 millones de puestos de trabajo del PP.

Bueno eso, y lo de bajar los impuestos.

Puntuación -6
#15
el sur es increible
A Favor
En Contra

Diganme si uds tuvieran dinero y le dijeran que van a subirlos los impuesto que van a derogar la reforma laboral para pagar más a sus trabajadores , que van a darle una paguita a muchos, que no los van a tirar de sus casas ¿que harían? invertir en España esto parece l mundo de YUPi, ¿quien y de donde van a sacar los recursos ? lo que tienen que perseguir es el fraude pero sin consideración, tanto los grandes como los chicos, ¿porque el sur es la leche para no pagar IVA.?

Puntuación 5
#16
Usuario validado en elEconomista.es
pablousmc
A Favor
En Contra

Señores estamos en periodo electoral todo vale, si no que se lo digan a Rajoy en 2011, el presidente que mas a mentido en la cara a sus votantes y sigue siendo el partido mas votado, (¡No lo comprendo!), si tuviera desencia democratica tendria que haber dimitido hace mucho tiempo ya.

Puntuación 0
#17
A Favor
En Contra

que manipulación por dios... ¡falta uno que si cumple! http://subefotos.com/ver/?50c316336764f2c519566459285edc07o.jpg

Puntuación -2
#18
Usuario validado en Facebook
Libertad Canaria
A Favor
En Contra

Sin bajada de impuestos y reducción del gasto público la economía solo puede seguir su lento hundimiento hasta redistribuir miseria.

El Estado de Bienestar es un espejismo, nada es gratis en esta vida y al final llega la cuenta cargada de intereses o peor aún la pobreza.

Menos vivir a costa de los demás y más responsabilidad individual es lo que necesita esta sociedad.

Puntuación 1
#19
Luis
A Favor
En Contra

#19

¿Que pasa, que el estado del bienestar ha sido algo perfectamente viable y de lo que hemos disfrutado todos durante los úlimos cincuenta años, y ahora de repente y de la noche a la mañana es inviable?.

¿No será más bien que AL CAPITALISMO SALVAJE le interesa destruir y acabar con el estado del bienestar, y de unos años a esta parte va poniendo las condiciones para que realmente acabe siendo algo no viable?.

Puntuación -2
#20