Economía

Un secreto inconfesable: así forjaron EEUU y Arabia Saudí una alianza contra natura

  • Washington resolvió la crisis del petróleo con un pacto oculto
  • Riad financiaría su déficit a cambio de ayuda militar
  • Israel es el primer beneficiario de esta entente improbable
F-15: aún hoy, uno de los mejores cazas. Además de EEUU, sólo cuentan con ellos Japón, Israel... y Arabia Saudí. REUTERS

A nadie se le escapa que las necesidades geopolíticas terminan haciendo extraños compañeros de cama. Las declaraciones grandilocuentes sobre la libertad y la igualdad pueden servir de puertas adentro, pero cuando un país quiere jugar a potencia imperial, sólo una cosa importa: los enemigos de mis enemigos son mis amigos. Churchill lo sabía cuando se tuvo que tragar el sapo soviético para combatir a Hitler, claro que entonces la necesidad de acabar con el nazismo era común y perentoria. Pero el pacto, que ha durado 40 años, entre el Capitolio y la familia Saud desafía en apariencia todas las reglas de la lógica: el enemigo de mi amigo, ¿puede ser también mi amigo?

¿Qué hizo que el principal aliado del estado judío de Israel, injerto hipermilitarista de Londres y Washington en Palestina, terminase a partir un piñón con su principal adversario? La respuesta corta es, desde luego, el petróleo. Pero no como se ha contado hasta ahora.

A la guerra del Yom Kipur, la sexta emprendida por Israel contra sus vecinos árabes en menos de tres décadas y que contaba con el activo apoyo militar de Estados Unidos, respondieron los productores de petróleo con un embargo que cuadruplicó los precios del combustible, disparó la inflación, derrumbó el mercado de valores y hundió la economía de EEUU (y otras muchas) en una profunda crisis.

Un trader para vender bonos

Para responder a esta situación, EEUU lanzó en julio de 1974 a su recientemente nombrado secretario del Tesoro (ministro de Finanzas), William Simon, a una gira diplomática por Oriente Medio con la acostumbrada pompa y circunstancia, pero durante la cual tuvo lugar un discreto encuentro de cuatro días de duración en la ciudad costera de Yedá.

El mandato de Simon era simple pero irrenunciable: neutralizar la capacidad de los productores para utilizar el crudo como arma económica y, al mismo tiempo, conseguir que Arabia Saudí se lanzase a financiar el galopante déficit estadounidense comprando masivamente deuda.

El de Simon no parecía sin embargo el perfil más adecuado: fumador empedernido y trader en Wall Street, era un ególatra consumado que no se cansaba de presumir de sus operaciones en el mercado y que, de hecho, se llamaba a sí mismo Gengis Kan. Pero sabía como vender el producto que tenía en sus manos.

Arabia Saudí ya había amasado para entonces gigantescas cantidades de efectivo por la venta de petróleo, y buscaba algún refugio seguro donde invertirlo. Al mismo tiempo, los Saud comprendían que no hay nadie mejor que el proveedor de armamento de tu enemigo, para completar tus fuerzas aéreas y llenar los arsenales.

El acuerdo era pues extraordinariamente simple: a cambio de ayuda militar a raudales (aunque EEUU siempre se guardó su tecnología más reciente para compartirla sólo con Israel), los saudíes se comprometían a invertir miles de millones de dólares cada año en bonos del Tío Sam. De esa manera Arabia conseguía resguardar sus activos y engordar su ejército, mientras que Estados Unidos encontraba una fuente inagotable de financiación para su déficit público (con la ventaja añadida de reducir la sangría de divisas) y que Riad dejase en privado en paz al que, en público, seguiría calificando como enemigo número uno: Tel Aviv.

Secretísimo pacto

La única pega era que Arabia Saudí no podía aparecer de forma explícita como el mecánico de engrase de la maquinaria financiera de Wall Street. Así que el rey Faisal requirió que cualquier compra de deuda fuese "estrictamente secreta". Para ello, y durante 41 años, el Tesoro de Estados Unidos ha hecho todo tipo de malabarismos jurídicos y financieros para que el mundo no separ cuánta deuda americana hay en manos saudíes.

Y así sigue siendo, al menos de forma oficial, hasta hoy. El Tesoro de Estados Unidos ha confirmado, conforme a la legislación de transparencia vigente, que ese acuerdo existe. Pero sigue sin explicar la cuestión clave: ¿cuánto? Los expertos se atreven a estimar el volumen de deuda americana en manos saudíes en, al menos, el doble de lo que se ha venido diciendo.

La cuestión, lejos de ser una mera curiosidad, ha cobrado especial relevancia tras la reciente crisis de ingresos que sufre Arabia Saudí como consecuencia de la caída de precios del petróleo, y que le ha obligado a vender parte de sus activos en el extranjero.

El mecanismo se agrieta

Quizá por eso, por la creciente cercanía entre EEUU e Irán (enemigo irreconciliable de los Saud), y porque Riad ha financiado sin complejos algunos grupos islamistas suníes en el polvorín de Siria e Irak mientras riega Yemen con sus bombas, Estados Unidos ha comenzado a recelar de su aliado, y Arabia Saudí está comenzando a experimentar de nuevo con armas económicas. Pero esta vez no se trata (sólo) del crudo, sino de la deuda.

La monarquía amenazó el pasado año con deshacerse de hasta 750.000 millones de dólares en títulos de deuda de EEUU si su Parlamento autoriza que se considere la posible responsabilidad civil de Arabia por la participación de algunos de sus ciudadanos en los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2011.

Toda esta inestabilidad hace que, a día de hoy, el mecanismo triangular "petróleo - dólares - deuda" muestre ya signos de estar dejando de funcionar: Riad ingresa menos por la venta de crudo, y ha comenzado a reducir su posición neta inversora en el exterior. La presión por conocer cuál es la verdadera posición acreedora de los Saud frente a Washington no deja, además, de crecer.

Quizá pronto sea necesaria la presencia de un William Simon, capaz de poner de nuevo en sintonía la maquinaria financiera de esta extraña pareja de aliados, esta entente improbable que tiene en Tel Aviv a sus mayores beneficiarios directos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum10
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

LO MISMOS
A Favor
En Contra

O sea que los terroristas financian la deuda USA!!

Y los malos siguen siendo para algunos los Rusos y los Iranies,!!

han engañado a los de siempre a los adictos a la causa anticomunista, o sea la extrema-dcha mundial entre los cuales estan los terroristras de Daesh.

Puntuación 44
#1
A Favor
En Contra

'A la guerra del Yom Kipur, la sexta emprendida por Israel contra sus vecinos árabes en menos de tres décadas.'en serio?

la empezó Israel?. Yo es que he debido aprender historia en otro planeta.

Puntuación 34
#2
A Favor
En Contra

¿Así que "el estado judío de Israel"? ¿Y por qué no "el estado islámico de Arabia Saudí/Irán/Yemen/Siria/Irak (Usar cuando corresponda)"? ¿O "el "estado protestante de Estados Unidos"?

Puntuación 23
#3
A Favor
En Contra

"La guerra de Yom Kipur, la sexta emprendida por Israel contra sus vecinos árabes". No piensa lo mismo Mohamed Abdel Ghani el-Gamasy, el comandante en jefe de las fuerzas armadas egipcias en esa contienda, que en su libro The October War: Memoirs of Field Marshal El-Gamasy of Egypt, explica lo que es sabido por cualquiera: La guerra comenzó cuando una coalición de países árabes liderados por Egipto y Siria lanzó un ataque sorpresa conjunto sobre Israel en Yom Kipur, el día más sagrado del judaísmo, que también se produjo ese año durante el mes sagrado musulmán del Ramadán, el 6 de octubre. Vean detalles aquí si no lo creen: https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_Yom_Kipur

Puntuación 31
#4
chaver
A Favor
En Contra

para el 3

Se le llama Estado judío pues es la Religión Oficial de ese estado, no es por faltar ni nada de eso.

Por ello tienes razon en lo otro que pones salvo lo de estados unidos que aunque es un pais religioso y protestante en su mayoria no es oficial la religion del estado.

un saludo.

Puntuación 12
#5
A Favor
En Contra

#5 Tiene un sesgo importante aclarar lo de judío. Tener que explicar eso a estas alturas....

Puntuación 4
#6
Javier A.
A Favor
En Contra

"...estado judío de Israel, injerto hipermilitarista de Londres y Washington en Palestina,..."

Wow! Vaya, vaya, el economista. Entre eso, y las seis guerras que parece que emprendió israel contra sus vecinos árabes". En serio???

Impresionante sesgo... Pero tranquilos, apenas se nota.

Puntuación 9
#7
Atagú
A Favor
En Contra

'Arabia saudita' significa 'Arabia de los Saudíes', como las 'navas del marqués', las compras de armamento a los EEUU son una limosna al cliente, que si entra en quiebra, no podrá comprar petróleo, Arabia no tiene apenas necesidades de defensa, y hay quien dice que a los extremistas palestinos y otros echaos p'alante de las huestes islámicas, les pasaba dinero la Arabia, como algunos americanos al 'papa Clemente' del Palmar de Troya.

Ese comensalismo impide que la CIA ponga en marcha una operación de derribo de la familia saudí, como hicieron, pasandole por las armas, con el sultán de Marruecos hace más de un siglo.

¡Yo no soy tonto!

Puntuación 3
#8
Alahu jamala jamala
A Favor
En Contra

Artículo sesgado y mal documentado, empezando por el antisemitismo claro al escribir que la guerra del Yom Kippur fue iniciada por Israel.

Todos los conflictos de Israel, la guerra de los seis días, la guerra del ramadán (Yom Kippur) y el resto han sido iniciadas por los países árabes en un afán de eliminar a los israelíes.

Se os ve el plumero, economista...

Puntuación 6
#9
Patxi
A Favor
En Contra

"cuando un país quiere jugar a potencia imperial, sólo una cosa importa: los enemigos de mis enemigos son mis amigos" ... nooooo, cuando un pais quiere ser una potencia imperial tiene que imponer su moneda en el área en la que impera, en 1974 hacia 3 años que USA había impagado el oro correspondiente a sus dólares emitidos, según el acuerdo de Bretton Woods que tenía con los principales paises del mundo. En 1974 el dólar, ya moneda fiduciaria, es decir basada solo en la confianza, hacía aguas. Para imponer el dolar fiduciario USA creó el petrodólar, del que este acuerdo secreto era una parte muy importante, y lo impuso al mundo, obviamente basado en la confianza ... en la confianza absoluta de que aquel que aquel gobierno o rey que no jugara con las nuevas reglas sería derribado rápidamente, como ha venido siendo desde entonces.

"Le haré una oferta que no podrá rechazar" decía don Vito Corleone. Pues eso mismo.

Puntuación 4
#10