Economía

El paro de larga duración dificulta la recuperación de la economía española

  • El 14% de la población activa lleva más de un año en desempleo

El elevado número de parados de larga duración en España es un riesgo para la cohesión social y dificulta la plena recuperación de la economía, según advierte la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) en dos informes elaborados en el marco del programa 'New skills at work' de JP Morgan.

Según recuerda Fedea, el 14% de la población activa española lleva más de un año en desempleo (paro de larga duración) y de este grupo casi el 70% lleva más de dos años en esta situación (paro de muy larga duración).

Riesgo de exclusión

El paro de larga duración, subraya uno de los informes, está mucho más generalizado y arraigado en España que en el resto de países de la OCDE, lo que ha provocado un "severo deterioro" de las perspectivas de empleo de este colectivo, especialmente entre los desempleados de muy larga duración, que representan el 10% de la población activa.

Mientras las tasas de salida hacia el empleo mejoran para los parados de corta duración, las probabilidades de encontrar un empleo de los desempleados de larga duración continúan en sus niveles más bajos desde el inicio de la crisis, lo que genera, según Fedea, "un considerable riesgo de exclusión social y económica".

La Fundación señala que son varios los factores que pueden explicar el impacto negativo de la duración del paro en las tasas de salida hacia el empleo. Por un lado, menciona el hecho de que las habilidades de los desempleados se puedan depreciar con el tiempo o que los parados puedan reducir la intensidad de búsqueda al no recibir ofertas de empleo.

El otro factor, apunta, es que las empresas puedan tener preferencia por trabajadores con experiencia laboral reciente.

"Cada uno de estos tres factores ayuda a explicar cómo una reducción prolongada en la demanda de trabajo puede convertirse en un problema crónico debido a la acumulación de un gran stock de desempleados de larga duración cuyas perspectivas de empleo se deterioran con el tiempo", explica Fedea.

Por el contrario, para los grupos más desfavorecidos, en su mayoría mayores de 50 años y trabajadores poco cualificados y/o procedentes del sector de la construcción, las bajas tasas de salida hacia el empleo se explican, según Fedea, por sus características individuales más que por la duración de su desempleo.

Así, advierte de que los instrumentos más eficaces para combatir el desempleo de larga duración varían en función de si las causas se deben a los efectos de la dependencia negativa de la duración, desajustes entre la oferta y demanda de habilidades o el perfil de edad de los parados.

Se necesitan más reformas

En este punto, Fedea entiende que establecer incentivos económicos para la contratación de parados de larga duración puede ofrecer buenos resultados si sus bajas tasas de salida del desempleo se deben a los efectos negativos de largos períodos de desempleo.

Por el contrario, señala que la reinserción de los grupos más desfavorecidos requiere ayudas "intensivas" por parte de los servicios públicos de empleo y atención personalizada, orientación profesional y formación.

Pese a que el último plan de ayudas a parados de larga duración va en la orientación adecuada, Fedea insiste en que son necesarias más reformas y considera clave la modernización de los servicios públicos de empleo y el fortalecimiento de su colaboración con agencias privadas de colocación.

La Fundación alerta además de la fuerte reducción de los fondos públicos asignados a los programas de formación a parados y afirma que uno de las principales prioridades pasaría por diseñar programas "flexibles" de segunda oportunidad que permitieran compaginar formación y empleo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum8

D. Alvaro
A Favor
En Contra

MOMENTO DE VALIENTES

Los parados de larga duración son un grave problema al que hay que buscar soluciones, y rápidamente debe hacerse. Lo cierto es que las empresas no quieren contratar a personas de más de 50 años, y alguien podría decir que es discriminatorio o excluyente, pero es la realidad, y hay que asumirla. Quizá la tan llevada y traída en boca de políticos y politólogos “renta básica” deba ser exclusivamente para este colectivo de más de 50 años, condicionado por supuesto en su cuantía a otros factores; por ejemplo si hay o no cargas familiares, edad (no es lo mismo alguien de 52 años que alguien de 63, lo cierto es que esto favorecería que sean los jóvenes quienes puedan acceder con mayor facilidad al mercado laboral, y esto último es muy importante para el futuro y presente de este País, pues evitaríamos el éxodo de talento al extranjero, y pondríamos en rentabilidad la inversión que en su formación (pública) todos los españoles hemos realizado. Esto a su vez generaría riqueza y con ella más puestos de trabajo, más cotizaciones y poco a poco conseguiríamos estabilizar un poco el sistema que de seguir por el camino que va nos lleva directamente al default, la miseria, y con ello a la inseguridad que puede derivar en otras cosas peores. Es momento de decisiones valientes, calibradas, pensadas, pero DECISIONES YA. Un dicho dice que; “si quieres resultados distintos haz cosas diferentes”. Esto no aguantará mucho más si no se ponen en marcha inmediatamente medidas, y que se dejen de rollos de que si China, si el precio del petróleo, la crisis de renta fija, la volatilidad en bolsa, y así parece que estamos esperando que el precio del petróleo nos resuelva el problema, o si sube la renta rentabilidad de la fija, o que pasará en las elecciones de EEUU. La actual situación requiere que cada uno en su ámbito de decisión resuelva con celeridad sus graves problemas, y solo así el mundo podrá salir de esto, los datos macro no resuelven los problemas del 90% de la gente en paro o con problemas. Lo único verdaderamente importante ahora mismo en el mundo son los conflictos bélicos y la amenaza terrorista, y esto hay que resolverlo de forma organizada entre países, pero del resto, en concreto de los problemas de España, tenemos que ocuparnos nosotros, nadie nos los va a resolver, depende de lo que hagamos ahora empezaremos a ver resultados dentro de unos años. Es tiempo de decisiones valientes y decididas, de soluciones acordes al gran problema de cada día se hace más grande; LAS DESIGUALDADES, EL PARO, LA PROBREZA, LA CORRUPCION, LA EVASION DE TALENTO (jóvenes), FACILIDAD PARA EL CREDITO (vivienda y emprendedores), y muchas mas…

Puntuación 25
#1
PPsoe=Ruina
A Favor
En Contra

¿Y el empleo precario de larga duración no?

Puntuación 8
#2
Ra
A Favor
En Contra

Vuelvo a repetir si el moderador me deja...en que se diferencian una persona de 52 años sin trabajo, sin casa, sin ingresos, sin comida etc, etc, de una de 63? a caso no son personas iguales? que alguien me lo explique por que no te llaman ni encuentras con 52 ni con 63 la diferencia que yo veo que el de 63 ya casi tiene ahí la jubilación y el de 52 hasta los 65 o 67 se puede morir por el camino....en fin...

Puntuación 17
#3
Sorp
A Favor
En Contra

Si pero ese paro no lo padecen ni ex-politicos ni ex- asesores de politicos. menudo pais

Puntuación 14
#4
AntiMafia
A Favor
En Contra

Pues como estos parados confien en el PPSOE para arreglarles la situacion lo tienen claro.

Puntuación 7
#5
navegante
A Favor
En Contra

Al 4 SORP," LOS POLÍTICOS" no padecen el paro debido que su trabajo consiste en proporcionarseló a los demás, es la mejor carrera hoy en dia, y la mejor pagada, y si no la pagan pues señor ponerme donde haiga.

Puntuación 1
#6
navegante
A Favor
En Contra

Al 4 SORP," LOS POLÍTICOS" no padecen el paro debido que su trabajo consiste en proporcionarseló a los demás, es la mejor carrera hoy en dia, y la mejor pagada, y si no la pagan pues señor ponerme donde haiga...

Puntuación 1
#7
agapito
A Favor
En Contra

Muchos de los actuales trabajadores parados de larga duración apenas cobraremos pensión de jubilación...Y mientras, nuestros politicos preocupàndose por subir las pensiones...¡¡¡serán para ellos!!! Lo que es de justicia hacer es la reforma de las pensiones para que no siga esta dicriminación social también en la tercera edad: disminuir la máxima y aumentar la mínima. No puede haber un pensionista (con todos mis respetos) que cobre 3 o 4 veces el smi cuando un trabajador, con hijos a cargo, no cobre apenas el smi. pasando miserias para llegar a fin de mes.

Puntuación 7
#8