Economía

Vistazo atrás: ¿cuánto ha mejorado realmente el paro en la legislatura?

Los datos de la EPA del segundo trimestre muestran que la recuperación del mercado laboral se fortalece. Lejos queda ya la situación que se daba a finales del año 2011, cuando el Partido Popular tomó las riendas del Gobierno, y el Ejecutivo saca pecho por ello. Los puntos negros de la última encuesta.

Las reformas han permitido reducir los desequilibrios, el número de parados y la tasa de desempleo ya quedan por debajo de hace cuatro años... "Puedo asegurar que también acabaremos con más ocupados que al inicio", decía esta mañana el ministro de Economía, Luis de Guindos. Ahora bien, ¿han cambiado realmente tanto los datos desde aquel cuarto trimestre de 2011? ¿En qué ha ganado el mercado laboral desde entonces y en qué ha perdido?

Vayamos por partes. Para comparar la EPA del último trimestre de 2011 con la que ha dado a conocer hoy el INE lo justo en contextualizar los datos.

Población en edad de trabajar

Hay que recordar que el año pasado hubo un cambio para adecuar la EPA al último censo de la población, un cambio que modificó ligeramente las variables de población activa, ocupación y desempleo de años anteriores. Con este cambio, que se produjo en abril de 2014, en España afloraron casi 400.000 empleos. De repente había 377.000 personas más con empleo de lo que se creía.

Al revisar los datos no se registraron cambios muy significativos en años anteriores, especialmente en las variables negativas. Así las cosas, cambios al margen, con la EPA de finales de 2011 en una mano y los del segundo trimestre de 2015, en otra los datos son lo que son:

Hace cuatro años la población en edad de trabajar rondaba los 38,5 millones, una cifra que hoy en día apenas se ha modificado: hay 38,49 millones. 

De todos ellos, en 2011 había 17,80 millones de ocupados, gente trabajando. Una cifra que a cierre de junio de este año era algo superior y rondaba los 17,86 millones. Entonces, ¿por qué habla Guindos de que aún no se han superado los ocupados?

El cambio introducido por el INE para adecuarse al censo obligó a cambiar ligeramente el dato publicado en un principio. Así las cosas, tras la modificación, la cifra de ocupados de  finales de 2011 se elevó hasta los 18,15 millones de ocupados, un nivel que podría superarse al final de esta legislatura.

¿Y qué hay de los parados? Pues es cierto que hace cuatro años la cifra era superior a la actual: 5,27 millones (o algo más, 5,28 millones tras los cambios) frente a los 5,14 millones de desempleados que recoge la última EPA.

Hay que recordar que la tasa de paro se calcula como el número de parados en relación a la población activa. Si a finales de 2011 había 23,4 millones de "activos", esa cifra es algo inferior a día de hoy: 23 millones. Hace cuatro años la tasa de paro era del 22,56% y hoy, del 22,37%.

El drama del paro juvenil

El de los jóvenes ha sido uno de los colectivos más castigados por la crisis: soportan elevados niveles de precariedad laboral con salarios bajos. Son también los que más pagan las desventajas de ingresar tarde al mercado laboral -porque retrasan la posibilidad de adquirir la experiencia profesional necesaria para lograr un empleo. De hecho, ante la falta de expectativas muchos retrasan su incorporación, alargando sus estudios o marchándose al extranjero.

Uno de los datos se destacan de la comparativa entre ambas EPA es que en 2011 había muchos más jóvenes trabajando de los que hay en la actualidad, unas cifras que, por otro lado, son bastante similares tras el cambio estadístico. Por ejemplo, hoy hay unos 78.000 jóvenes de 16 a 19 años trabajando, cuando hace cuatro años la cifra rondaba los 92.000. Y esta disminución se da en todos los casos: de 20 a 24 años la cifra se ha reducido en alrededor de 150.900 personas.  De 25 a 29 años hay una disminución de cerca de 350.000 y algo similar ocurre con el grupo de edad de 30 a 34 años. En cambio, hay muchos más ocupados en el grupo de edad de 50 años y más: 4,97 millones, frente a los 4,53 millones de finales de 2011.

En cuanto al paro juvenil, las cifras sí han mejorado con respecto a las registradas a finales de 2011, especialmente en los grupos de 16 a 19 años, donde se registran  unos 31.000 desempleados menos y en las de 20 a 24 años: alrededor de 89.000 parados menos que hace cuatro años.

De hecho, la tasa de paro juvenil no bajaba del 50% desde finales de 2011 y es algo que ha ocurrido en el segundo trimestre de 2015, cuando se ha reducido al 49,2%.

Pero, ¿y la calidad del empleo?

Desde la Unión Sindical Obrera (USO), el secretario general Julio Salazar resaltar a Europa Press que "no cabe duda" de que los resultados de creación de empleo que refleja la Encuesta de Población Activa son "favorables, teniendo en cuenta la grave situación que ha experimentado el empleo en España en los últimos años", pero tampoco duda en subrayar "la fragilidad del empleo que se crea".

La temporalidad de las contrataciones, la parcialidad de las jornadas, los bajos salarios, los horarios excesivos, han sido una constante en los últimos años y obligan a rebajar el optimismo existente.

El 25,09% de los asalariados (3.704.200 millones de personas) tenía un contrato temporal en el segundo trimestre de 2015, la tasa más elevada desde el tercer trimestre de 2011, según el INE.

¿Y qué nivel alcanzaba en 2011? En el 24,7%, curiosamente con una cifra no muy lejana a la actual, 3,75 millones. Es decir, a pesar de las medidas que se han impulsado desde el Gobierno para fomentar el empleo indefinido, los contratos temporales siguen siendo mayoritarios y rondan cifras similares a las del inicio de la legislatura.

De los casi 412.000 empleos que se crearon en el segundo trimestre, 307.000 tenían fecha de caducidad, una evolución que, bien es cierto, se debe fundamentalmente a las actividades de verano. Además, el tiempo parcial de carácter involuntario aumenta y pasa a ser del 63%.

¿Y el paro de larga duración?

Desde UGT, se destaca, sobre todo que todavía se mantiene el problema más grave que tiene el paro español: el problema estructural de los parados de larga duración. Las personas que llevan más de dos años en situación de desempleo alcanzan ya prácticamente el 45% del total de los parados. Son alrededor de 2,30 millones. Y más de 1,6 millones hogares siguen sin empleo. 

¿Cómo estaban estas cifras hace cuatro años? Las personas que llevaban más de dos años en situación de desempleo representaban el 27% del total de los parados. Eran alrededor de 1,43 millones de personas y había 1,57 millones de hogares con todos sus miembros en paro.

A medida que el país va dejando atrás la crisis, contratos cortos están ayudando a mejorar el dato de desempleo pero también acentúan un mercado laboral de dos categorías que durante la crisis ha dejado a los trabajadores temporales en la primera línea de despidos, tal y como recuerda Reuters. Según los últimos datos oficiales, los trabajadores temporales cobraron una media de 15.433 euros en 2013, un 36% menos que los empleados fijos.

El Gobierno reconoce que la dualidad del mercado laboral es un problema. Dice que la reforma laboral de 2012 llevará a que más trabajos temporales se vuelvan permanentes, pero lo cierto es que los efectos tardan en notarse.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud