Economía

La 'pelea' entre Economía y el Banco de España acelera el fin del Banco Madrid

Luis de Guindos y el Gobernador del BdE, Luis María Linde.

EEUU no sólo ha destapado las irregularidades del dueño andorrano de Banco Madrid sino que también ha descubierto un nuevo desencuentro entre el Ministerio de Economía y el Banco de España que, a la postre, ha acelerado la caída de la entidad española.

Tras la intervención del BPA por parte de las autoridades andorranas, en España se producen dos movimientos. Por un lado el supervisor bancario adopta horas después una decisión similar y por otro la secretaría de Estado de Economía requiere al Sepblac (Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias) para que le explique si se ha detectado alguna anomalía en Banco Madrid.

Desde el Sepblac se comunica que hay un informe concluido semanas atrás y que aún no ha visto la luz. En ese informe, según señalan fuentes solventes, se detectan varias operaciones mal comunicadas según los procedimientos marcados contra el blanqueo, o alguna operación con incongruencias o defectos formales, como puede ser la falta de algún documento acreditativo o la existencia de clientes pertenecientes a la categoría de políticamente expuestos tratados como clientela normal. Ninguna operación, a diferencia del informe del Tesoro estadounidense, es sospechosa de blanquear capitales a mafias internacionales.

Pero este informe es anómalo, según las fuentes consultadas, ya que  los 10 meses que transcurrieron durante su elaboración no es el tiempo habitual. El periodo excepcionalmente largo, en opinión de las mismas fuentes, se puede atribuir a una discusión a cerca de cómo se cerraba dicho informe.

Las presiones iban a más

Sea como fuera, Economía, de la que depende el Sepblac desde 2010, empieza a presionar al Banco de España y, particularmente al subgobernador Fernando Restoy, para que cese en bloque a todo el consejo de Banco Madrid y nombre administradores.

Economía no quiere que haya ninguna sombra de duda sobre la celeridad en este caso, teniendo en cuenta que José Pérez, presidente de Banco Madrid, trabajó durante veinticinco años en el Banco de España. Era la mano derecha de Luis Ángel Rojo y cuando éste fue nombrado gobernador, Pérez fue el máximo responsable de la dirección de supervisión. Curiosamente, desde este puesto, y meses antes de la intervención de Banesto, fuerza a esta entidad a vender Banco Madrid a Deustche Bank.

Con su nombramiento en la dirección de supervisión, su puesto anterior, en el servicio de estudios del Banco de España es ocupado por Malo de Molina y éste tiene como hombre de confianza a Fernando Restoy, que luego iría a la CNMV.

El Banco de España, por su parte, considera que el nombramiento de dos interventores, teniendo en cuenta las noticias que vienen de Andorra, es más que suficiente para tener controlada la situación. Al tratarse de una entidad dedicada a la banca privada no hay riesgo de grandes quebrantos a un volumen elevado de depositantes. El dinero en este tipo de productos no llega a los 700 millones, ya que los clientes tienen invertido su patrimonio en sicavs o fondos de inversión, que en todo caso están a salvo en una quiebra. ¿Qué pasa con los depósitos de Banco Madrid? El Fondo de Garantía tardará más de un mes en devolverlos

El jueves, sólo 48 horas después del inicio de la crisis, el consejo de administración de Banco Madrid se reúne y decide dimitir, al no conseguir apoyos oficiales, que unas fuentes atribuyen al Banco de España y otras a Economía, que además tenía la voluntad de hacer valer el informe del Sepblac. Esta dimisión obliga al Banco de España a hacer lo que Economía le pedía, con el nombramiento de administradores que controlaran el banco.

Indicios delictivos

Pero se da un paso más. Al día siguiente, el Sepblac anuncia que enviará a la Fiscalía Anticorrupción un informe denunciando al equipo gestor de Banco Madrid al detectar indicios de delito, como blanqueo de capitales y otras operaciones sospechosas. Economía antes había acusado al Banco de España de retrasar la conclusión de este informe con excusas burocráticas.

Esta decisión causa extrañeza en el ya defenestrado consejo, ya que según aseguran fuentes cercanas a Banco Madrid, tenían conocimiento de que las irregularidades detectadas eran puramente formales y que estas anomalías podían ser objeto de sanciones administrativas, pero no de delitos. Esta noticia, la de la existencia de indicios delictivos acelera la fuga de clientes, tanto en depósitos como en otros instrumentos, como fondos de inversión.

Según afirma Efe, de fuentes próximas a la entidad, hubo gestores que además contribuyeron a la falta de liquidez del banco, ya que habrían alertado a sus clientes para que retiraran su inversión. Esta fuga de capitales, y que durante el fin de semana fue detenido el consejero delegado de BPA y de Banco Madrid, Joan Pau Miguel Prats, condenó definitivamente al Banco Madrid.

Los administradores del Banco de España decidieron pedir el concurso ya que la entidad no podía "hacer frente a sus obligaciones" por la masiva fuga de clientes. Economía afirmó ese mismo día que el tamaño de la entidad hacía que no afectara al resto del sistema y que no recibiría ayudas públicas. "La pelota está en el tejado del juez", afirmó el secretario de Economía, Íñigo Fernández de Mesa.

Sin embargo, el juez dejaba esa pelota por un periodo máximo de 14 días en el tejado del Frob, que deberá decidir si dirige el proceso de resolución de la entidad o lo deja en manos de la justicia.

La descoordinación entre Economía y Banco de España, provocada por las diferentes opiniones sobre cómo controlar la crisis, deja una sensación de improvisación y de haber ido al rebufo, primero de Estados Unidos y después de los acontecimientos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud