Economía

Niño Becerra: "El trabajo cada vez tiene un menor valor práctico y se valora menos"

Santiago Niño Becerra. Foto: Archivo.

"Salarios, beneficios y ocupación". Así se llama el nuevo artículo de Santiago Niño Becerra en La Carta de la Bolsa. Y según el experto, el título parece que lo dice todo, pero el asunto va más allá. En principio se podría pensar que hay una relación positiva entre los tres elementos: a más actividad, más producción, más ocupación, más beneficios y mayores salarios. Sin embargo, el economista señala que nada de esto sucede ahora.

Después de mostrar un gráfico en el que puede observarse la variación anual de los salarios en EEUU desde mediados del 98 a mediados del 2013, Niño Becerra afirma que "la tendencia no deja lugar a dudas: hacia abajo, abajo, abajo".

"Pero la cosa es aún peor: la variación, obviamente, no es lineal: se producen picos y valles; pues bien, excepto en Marzo del 2009, los máximos son cada vez menos máximos, y siempre los mínimos son cada vez más mínimos. Es decir, ni siquiera la tendencia se ve compensada por algún pico ocasional que rompa con el anterior por arriba" explica el experto.

Así, razona que "el factor trabajo cada vez tiene un menor valor práctico y, consecuentemente, se valora menos. Si estuviésemos hablando de cobre, café, manganeso, madera, petróleo o mármol, lo encontraríamos lógico y hasta deseable, el problema es que estamos hablando de personas y las personas son las que consumen".

Pero, y ¿cómo la sociedad ha consumido si la tendencia de sus sueldos realea ha apuntado siempre a la baja? Se pregunta Niño Becerra, para a continuación responder que ha sido posible gracias a un "superinvento: el crédito-masivo". "Concediendo a esas personas -cuyo trabajo cada vez valía menos- una creciente capacidad de endeudamiento para que compensasen sus menores salarios reales y consumieran", señala el Catedrático.

Ahora bien, "los problemas son a) que eso ha dado lugar a una deuda que en numerosísimos casos no se puede pagar y b) el hecho de que esa capacidad de endeudamiento se ha agotado en muchísimas ocasiones". "Ahora imaginen lo que le ha ido sucediendo a la clase media" sentencia el experto.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud