Economía

Ficheros de morosos: ¿Cómo se puede salir de ellos?

Imagen de Thinkstock.

Los ficheros de morosos son una herramienta que tienen las entidades financieras para estudiar la solvencia económica de las personas físicas con el objetivo de protegerse de posibles futuros impagos por parte de éstas cuando les conceden un préstamo personal o una hipoteca.

En las siguientes lineas explicaremos el por qué se entra en estos ficheros, que tipo de información personal es la que está expuesta a las entidades financieras y cómo se puede salir de ellos.

¿Cómo se entra a un fichero de morosos?

Para que una persona pueda ser incluida en un fichero de morosos debe cumplir tres requisitos según la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD):

1. Ha de existir una deuda impagada.

2. Debe haber una reclamación de pago.

3. Se ha de notificar a la persona deudora que será incluida en un fichero de morosos.

Una vez la persona ha sido dada de alta la entidad cuenta con un plazo de 30 días desde la fecha del registro para comunicarle a la persona afectada que ha sido dada de alta en dicho fichero.

Las entidades financieras y de crédito sólo tienen acceso a los datos de carácter personal que sirvan para determinar el estado de la solvencia económica de la persona interesada. Es interesante saber que esta prestación de servicios de información sobre solvencia patrimonial y de crédito se encuentra regulada por el artículo 29 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre.

Siempre que lo desee el afectado puede solicitar al responsable del tratamiento del fichero de morosos sus datos personales, las evaluaciones y apreciaciones hechas en los últimos seis meses, así como el nombre o entidad a quienes se hayan revelado los datos.

¿Cómo se sale de un fichero de morosos?

Para salir de un listado de morosidad existen tres alternativas, y dos de ellas consisten en el pago de la deuda.

1. Pagar la deuda con la entidad correspondiente y esperar a que ellos le envíen a los responsables del fichero la información pertinente para que borren los datos. Las entidades financieras suelen enviar con bastante frecuencia (generalmente una vez a la semana) un listado actualizado con todas las personas que deben ser dadas de baja del fichero de morosos.

2. Si se quiere ir más rápido, tras pagar la deuda, puede enviar el justificante de pago de la deuda junto con una fotocopia del DNI al fichero de morosos en el que esta dado de alta. Así se ahorra el tiempo que tarda la entidad financiera en enviar la orden de baja.

3. Esperar un plazo de 6 años. La Ley estipula un máximo de 6 años para aparecer en un fichero de morosidad. El tiempo comienza a transcurrir desde el primer día del impago de la deuda.

En los dos primeros casos el titular del fichero debe proceder a eliminar los datos del afectado en plazo de 10 días. Si no se recibe respuesta en ese plazo, se puede presentar una reclamación en la Agencia Española de Protección de Datos. Para dicha reclamación se ha de presentar el comprobante del pago de la deuda así como una copia de la solicitud de baja en el fichero de morosos.

En el último caso cabe destacar que durante el tiempo que aparezca dado de alta en un listado de morosidad no podrá tener acceso a financiación por parte de ninguna entidad financiera o de crédito (u obtener esta le será muy complicado), puesto que los ficheros de morosos, como ya comentamos, son una herramienta que utilizan las entidades para estudiar la capacidad de solvencia de una persona.

Respecto al tercer punto es muy importante aclarar que a los seis años solamente desaparece del fichero de morosos el nombre del deudor, la deuda sigue existiendo. Para hacer cobrar las deudas impagadas, las entidades financieras generalmente abren un proceso judicial pasados los tres meses del primer impago.

Vemos así como a la hora de la verdad la solución para salir de un fichero de morosidad no sea tal vez la más esperada, ya que posiblemente las personas que deseen salir de los ficheros es porque tienen problemas de liquidez y necesiten financiación para hacer frente a otras deudas. En estos casos, la única alternativa es apelar a familiares y amigos o bien encaminarse en el duro y largo proceso de declararse insolvente.

Si quiere más información sobre este tema puede consultar otro artículo publicado recientemente: Listados de morosos: Rai, Asnef y Badexcug, el cual explica más en detalle qué son y para que sirven estos ficheros.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum