Economía

La riqueza familiar pulveriza récords con un crecimiento del 9,8% y supera los 2,1 billones de euros

  • Los activos financieros de los hogares aumentan un 6,68% hasta los 2,88 billones de euros.
  • El efectivo y los depósitos representan el 37% de los activos financieros.
  • La deuda consolidada de familias y empresas no financieras disminuye un 1,1% respecto al año anterior, situándose en 1,63 billones de euros.
Madridicon-related

La riqueza financiera de las familias españolas ha alcanzado un nuevo máximo histórico, superando los 2,1 billones de euros tras un incremento del 9,8% en términos interanuales durante el primer trimestre de 2024, según los datos publicados por el Banco de España. Este notable crecimiento se refleja en una mejora de la situación económica de los hogares, que se mide por la diferencia entre los ahorros y las deudas acumuladas. En relación al PIB, los activos financieros netos representaron el 144,7%, 3,4 puntos porcentuales más que el año previo.

Comparado con el cierre de 2023, la experimentó un avance del 2,73% solo en los tres primeros meses de 2024. Los activos financieros de los hogares, que incluyen dinero en efectivo, acciones, depósitos y valores en renta, aumentaron un 6,68% en comparación con el año anterior, alcanzando los 2,88 billones de euros.

En relación con el Producto Interior Bruto (PIB), los activos financieros netos de las familias representaron un 194,8% a cierre de marzo, aunque este ratio es ligeramente inferior en 0,9 puntos porcentuales respecto al año anterior, debido al crecimiento de la economía.

Distribución de los activos financieros

El grueso de los activos financieros de los hogares españoles se mantuvo en efectivo y depósitos, que constituyeron el 37% del total, seguidos por participaciones en el capital (30%), fondos de inversión (16%) y seguros y fondos de pensiones (13%). Cabe destacar que las participaciones en fondos de inversión fueron el componente que más incrementó su peso en los activos financieros de los hogares, aumentando en 1 punto porcentual respecto a un año antes, mientras que el efectivo y los depósitos disminuyeron 2 puntos porcentuales.

Deuda de familias y empresas

En contraste con el aumento de la riqueza financiera, la deuda consolidada de las familias y empresas no financieras descendió un 1,1% interanual, situándose en 1,63 billones de euros al cierre del primer trimestre de 2024. Este descenso también se reflejó en términos del PIB, reduciéndose la ratio desde el 119,3% hasta el 110,1%.

La reducción de la deuda fue impulsada tanto por las empresas como por los hogares. La deuda consolidada de las empresas no financieras disminuyó desde los 952.400 millones de euros en el primer trimestre de 2023 a 948.800 millones en marzo de 2024, lo que supone una reducción del 69% al 64,1% del PIB. Si se incluye la deuda entre empresas, la ratio se eleva al 81,1%, por debajo del 88,5% de un año antes.

En el caso de los hogares, la deuda pasó de 695.800 millones de euros en marzo de 2023 a 681.500 millones en marzo de 2024. En términos del PIB, la ratio de deuda de los hogares disminuyó hasta el 46% en los tres primeros meses de 2024, desde el 50,4% del año anterior.

Contribuciones a la evolución de la deuda

La evolución de la deuda consolidada de empresas y hogares se debe principalmente a los valores negativos de las operaciones netas acumuladas. En marzo de 2024, estas operaciones se situaron en -19.400 millones de euros, lo que representa una caída del 1,3% en términos del PIB. Las empresas redujeron su deuda en 8.000 millones de euros por las operaciones netas (0,5% del PIB), mientras que los hogares disminuyeron su deuda en 11.400 millones de euros (0,8% del PIB).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud