Economía

Saiz suaviza los criterios para atraer mano de obra cualificada del extranjero: el sueldo exigido para el permiso será menor

  • Rebaja el salario mínimo que permite residir y trabajar de casi 39.000 a 36.250 euros
  • Establece el mínimo en 29.000 euros si los extranjeros cubren puestos de difícil ocupación 
  • Los perfiles 'juniors' o recién graduados también tendrán unas condiciones más flexibles
La ministra de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, Elma Saiz. Europa Press
Madridicon-related

El Ministerio de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones está desarrollando una Orden para actualizar el umbral salario mínimo de referencia para la concesión de la Tarjeta Azul, el permiso de residencia para los trabajadores procedentes de fuera de la Unión Europea que tienen una mayor cualificación. En el proyecto de Orden rebaja las exigencias para poder contratar a este perfil, que están ligadas al salario medio –25.896 euros anuales, según el INE–. Previamente se exigía 1,5 veces el salario medio –más de 38.800 euros– para otorgar el permiso de residencia al trabajador de fuera de la UE, mientras el nuevo indicador deja este coeficiente en 1,4 veces el salario medio, 36.250 euros anuales. Para puestos de difícil ocupación y/o trabajadores jóvenes, graduados hace menos de tres años, flexibilizarán las condiciones, exigiendo 29.000 euros. Al trasponer y aplicar esta Directiva europea en España, los trabajadores cualificados de terceros países que cumplan estos requisitos podrán obtener el permiso de trabajo y residencia en España.

Con el umbral salarial mínimo se aseguran de que los extranjeros entran en el mercado laboral español con unas condiciones salariales equiparadas, según explica el texto y corrobora José Antonio Moreno, responsable confederal de Migraciones del sindicato CCOO y Consejero del Comité Económico y Social de la UE. Fuentes del Ministerio explican que la norma "pretende flexibilizar la atracción de talento a España".

La patronal apostaba por rebajar al mínimo permitido este coeficiente, otorgando el permiso de residencia y trabajo a extranjeros cualificados que cobren al menos un salario medio de 25.896. Los sindicatos plantearon un coeficiente del 1,6 veces el salario medio, más de 41.000 euros. Finalmente quedó plasmado el 1,4.

El Ministerio quiere captar a trabajadores que, como mínimo, tengan un título de grado o técnico; o bien acrediten un mínimo de cinco años de conocimientos, capacidades y competencias avalados por una experiencia profesional que pueda considerarse equiparable a dicha cualificación o el trabajo al que aplican. "Son elegibles para este tipo de permiso quienes ostenten nacionalidades no comunitarias y acrediten una formación de enseñanza superior de duración mínima de tres años y equivalente al menos al Nivel 6 del Marco Español de Cualificaciones para el Aprendizaje Permanente", explica al respecto Helena Monzón, asociada en el área Laboral de CMS Albiñana & Suárez de Lezo.

Jóvenes, puestos muy demandados o altos cargos

El texto incluye varios casos particulares para facilitar los trabajadores de cuello blanco para puestos altamente demandados. Sobre el umbral mínimo que exigirán con carácter general (36.250 euros brutos al año) se podrá aplicar un "elemento corrector" del 0,8 (29.000 euros anuales) si el puesto que viene a cubrir este perfil de foráneo cualificado es un empleo de difícil ocupación y así está contemplada en el catálogo que elabora el Ministerio de Trabajo y Economía Social a través del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Las empresas o empleadores tendrán ciertas obligaciones para recurrir a estos perfiles externos a la Unión Europea. Tras acreditar la cualificación profesional y los requisitos comunes para tramitar el permiso, "el empleador tiene ofrecer un contrato de trabajo de duración mínima de 6 meses". Deberá ofrecer como mínimo un salario bruto anual que suponga 1,4 veces el salario medio en España, aunque para contratar a altos cargos como directores y gerentes, y técnicos y profesionales científicos e intelectuales (grupos 1 y 2, respectivamente, de la Clasificación Nacional de Ocupaciones) tendrán el coeficiente reductor del 0,8.

También se aplicará esta excepción correctora para contratar a empleados recién graduados, un perfil 'junior', el gran objetivo del Gobierno. "Si el trabajador que viene ha obtenido la titulación en los últimos tres años, también se les aplica el 0,8. La Administración entendía que así se fomentaba la atracción del talento joven, aunque a los sindicatos no nos gustaba", indica Moreno.

"Al bajar el salario exigible y mantener el coeficiente reductor, se pretende incentivar la contratación de profesionales extranjeros altamente cualificados a través de este mecanismo", detalla Lozano desde el citado despacho de abogados.

La estrategia del departamento de Migraciones se enmarca junto a otras como la voluntad de realizar una 'operación retorno' de españoles emigrados o la renovación del marco legislativo de la Ley de Extranjería que ya negocia. La legislación se encuentra en proyecto de Orden y podrá recibir la opinión de los ciudadanos titulares de derechos e intereses legítimos afectados por el proyecto normativo ya redactado hasta el 7 de junio.

Los sindicatos tienen otra demanda para unificar los dos regímenes de trabajadores de alta cualificación, pues existe uno nacional y otro comunitario. De igual manera, quieren devolver al ramo de Migraciones el permiso de residencia y trabajo de trabajadores extranjeros cualificados, que está incluida en la Ley 14/2013, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, que dio a la luz medidas como la Golden Visa bajo el mandato del Gobierno de Mariano Rajoy

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud