Economía

Guillermo Dorronsoro (DBS): "El Gobierno vasco debe volver a dar máxima prioridad a la industria"

Guillermo Dorronsoro, ingeniero industrial y profesor de DBS. JON BERNÁRDEZ
Bilbaoicon-related

Para Guillermo Dorronsoro, doctor ingeniero industrial y profesor de Deusto Business School, la frase 'Cualquier tiempo pasado fue mejor' -recogida en una estrofa de Jorge Manrique-, es válida para su aplicación a la industria vasca. El también consultor en la firma Zabala Innovation y director de Zedarriak, foro de empresarios que analiza la economía vasca y propone cambios y soluciones para su desarrollo, añora los tiempos en los que la política industrial era el centro y la apuesta por este ámbito de actividad era "más contundente".

En el escenario actual de transiciones energética, digital y medio ambiental en las que se configura la nueva economía mundial, Dorronsoro considera necesario volver a apostar por la industria en Euskadi, que supone el 24% del PIB vasco y el 40% sumando los servicios asociados, dándole la máxima prioridad en el nuevo Gobierno. "Creo en la industria y me gustaría ver más coherencia en esa apuesta dentro del Ejecutivo. Si apuestas por todo al final no apuestas por nada", afirma rotundo.

Con motivo de una jornada sobre Universidad-Empresa que se celebra hoy en Bilbao, Guillermo Dorronsoro desgrana para elEconomista.es los objetivos de este encuentro y la importancia que tiene para el futuro económico vasco.

Se celebra la 'II Jornada sobre confluencia Universidad-Empresa'. ¿Cuándo se separaron?

La regulación llevó hace 20 años a la universidad a incentivar la investigación tras un baby boom más centrado en la docencia, ya que uno de los grandes organismos investigadores de un país es la universidad. Y ese mundo centrado en las publicaciones científicas está totalmente alejado de la empresa, aunque sea un paper de economía o de administración de empresas no tiene conexión con el mundo de la empresa. Y por tanto, también se alejaron de la educación los profesionales que impartían clases.

¿Qué objetivos se quieren conseguir con este encuentro?

Los promotores de la jornada entienden que es una carrera de fondo, ya que lo que se ha alejado hace 20 años no se arregla en uno. Uno de los retos es aplicar la formación dual, más asumido en la FP, y que de cuatro años de carrera la mitad se haga en la empresa, pero formación, no prácticas. Esto mejorará la empleabilidad y se estará muy próximo al perfil que la empresa necesita. Otro gran reto es la atracción de talento. Necesitamos gente en todas las categorías profesionales. Hay que trabajar mucho en la conexión entre la FP y la Universidad, y atraer talento extranjero y talento expatriado.

¿Está Euskadi en buena posición para atraer talento?

Las grandes metrópolis como Madrid y Barcelona siempre han sido imanes y ahora todavía más, porque la globalización sopla a su favor. A nosotros nos falta masa crítica, marca global e infraestructuras como la alta velocidad. De nuestro lado, en el sur de Europa Euskadi es claramente una isla de prosperidad en términos de PIB per cápita, en temas de seguridad, sistema de salud, si te comparas con el mundo el País Vasco está entre el 5% de los mejores sitios para vivir e igual hasta en el 1%.

¿Y qué me dice del peso de la industria y la creación de empleo?

Euskadi tiene un 24% de PIB industrial que llega al 40% con los servicios asociados y eso es algo que hay que defender. Ahora mismo hay una pelea global por captar grandes proyectos industriales en torno a la descarbonización, nuevas formas de energía, movilidad, digitalización, etc, porque una planta de baterías supone una inversión que perdurará en el tiempo y en el territorio. Sirve como ejemplo Mercedes que se instaló en Vitoria hace más de 70 años y acaba de aprobar nuevas inversiones que apuntalan su futuro aquí. En torno a la industria del hidrógeno va a haber oportunidades; tenemos grandes activos y una tradición industrial, pero la competencia es brutal y nos penaliza la conflictividad laboral, el absentismo, los salarios altos, etc.

¿Cuáles son las propuestas para aprovechar estas oportunidades?

Es importante que dentro del Gobierno se dispongan de todas las palancas para apostar por la industria, tal y como sucedió en la década de los noventa. Tenemos que volver a una apuesta más contundente. Ya estamos apostando por la industria, pero igual que por el turismo, que por el producto local vasco, etc. Si apuestas por todo no apuestas por nada. Si de verdad quieres apostar por la industria porque sabes que nos la estamos jugando, hay que hacerlo de forma contundente, sabiendo la ventaja de la industria que genera puestos de trabajo más estables, de calidad, etc. Yo creo en la industria y me gustaría ver coherencia en esa apuesta.

¿Y qué papel juega la inversión en I+D en esta ecuación?

Euskadi se mantiene a la cabeza de las comunidades autónomas en I+D con el 2,32% de inversión sobre el PIB según Eurostat, por encima de la media europea del 2,27%. Pero la industria del futuro está cada vez más conectada con la inversión en I+D, con centros de investigación y universitarios punteros. Y Euskadi comparado con regiones industriales del norte de Europa, con las que compiten las empresas vascas, está a la mitad. Ahí tenemos que dar un salto adelante muy grande. En Euskadi se hacen muchas cosas muy bien desde la empresa y desde las instituciones, pero hay que hacer el doble. China lo está haciendo y ha pasado de estar al 1,7% al 2,5% y quiere llegar al 3% y lo va a hacer.

¿Ayudará el nuevo clúster financiero en todo este proceso?

Cuando se hace el primer informe de diagnóstico de Zedarriak uno de los elementos importantes a lograr es una comunidad financiera muy activa, importante para retener el talento y los centros de decisión porque, de nuevo, las grandes metrópolis se llevan esos centros. Y el recién creado clúster financiero e inversor vasco ayudará en este reto. Una de las grandes plazas financieras europeas es Glasgow y no es mucho más grande que Bilbao.

¿Qué habría que hacer para frenar la pérdida de centros de decisión de empresas industriales?

Lo primero, darle la máxima prioridad dentro del Gobierno vasco. Necesitamos personas que asuman el reto de la industria en primera persona. Carteras más solidas y más peso a la industria, personas potentes, estrategias y recursos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud