Economía

Las mujeres españolas cobran casi un 19% menos que los hombres

  • Las categorías y sectores profesionales más feminizados cuentan con salarios y retribuciones inferiores
  • La brecha salarial de género en las actividades sanitarias y de servicios sociales es del 21,4%
Trabajadora de la limpieza.
Madridicon-related

En España, las mujeres ganan casi un 19% menos que los hombres, según advierte el Grupo de Trabajo de Género, Diversidad Afectivo-Sexual y Salud de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE). Esta brecha salarial de género se acentúa especialmente en sectores como el sanitario y de servicios sociales. Con motivo del Día Internacional de los Trabajadores, la SEE destaca que en la Unión Europea las mujeres trabajan gratis 47 días al año en comparación con los hombres.

Ante esta realidad, los epidemiólogos advirtieron de que España "se encuentra lejos" de alcanzar la igualdad retributiva según el sexo, y pidieron mayores esfuerzos para acabar con la brecha salarial de género.

La sociedad científica lamenta que, a pesar de las leyes implementadas para eliminar las diferencias salariales, en España el salario anual mediano de las mujeres es de 13,531.7 euros, comparado con los 18.491,7 euros de los hombres, según datos del Instituto Nacional de Estadística. Esta disparidad se observa también en otros países europeos y del mundo, a pesar de los esfuerzos de los organismos internacionales por eliminar la discriminación en las retribuciones.

Sectores laborales

La SEE destacó que la brecha salarial de género varía según los sectores laborales. En particular, resaltaron que en las actividades sanitarias y de servicios sociales la brecha es del 21,4%, mientras que en las profesiones científicas y técnicas alcanza el 20,5%. Esta disparidad salarial se atribuye a diversos factores, como la falta de igualdad en la retribución por trabajos de igual valor y la falta de transparencia retributiva en algunas empresas, según señalaron los epidemiólogos.

Adicionalmente, se observa que las categorías y sectores laborales con mayor presencia femenina presentan salarios y retribuciones más bajos. Casi un tercio de las mujeres (28%) trabaja a tiempo parcial, en comparación con el 8% de los hombres, principalmente para poder cumplir con responsabilidades de cuidado. Este fenómeno tiene un impacto significativo en las pensiones de jubilación, donde la brecha de género alcanza el 33,7%.

Por el contrario, los expertos de la SEE señalaron que "los trabajos mejor retribuidos requieren de una mayor dedicación horaria, haciendo incompatible para las mujeres la conciliación familiar y personal, debido a la ausencia de corresponsabilidad de los hombres".

La desigualdad económica tiene repercusiones graves para las mujeres en todas las etapas de la vida, ya que las coloca en una posición de mayor vulnerabilidad social, precariedad y riesgo de exclusión económica. La falta de corresponsabilidad en las tareas de cuidado, junto con la privación de recursos, genera una carga física y mental significativa que afecta la salud de las mujeres a lo largo de su ciclo de vida, destacaron los epidemiólogos.

Datos de la OCDE

En esta línea, dos estudios de PwC arrojan luz sobre cómo es la brecha salarial en los países de la OCDE, que ha crecido del 13,2% al 13,5% entre 2021 y 2022. Además, solo el 39% de las mujeres encuestadas sienten que están siendo recompensadas económicamente de manera justa por su trabajo.

El análisis de este año destaca que, aunque se han observado progresos en la última década, aún persisten desafíos significativos hacia la igualdad de género en el ámbito laboral. Durante este período, el índice ha experimentado un crecimiento, pasando de 56,3 puntos en 2011 a 68 puntos en 2022, y aumentando dos puntos en los últimos dos años, de 66 en 2021 a 68 en 2022.

El impulso principal de esta mejora entre 2021 y 2022 ha sido el incremento en la tasa de participación de mujeres en el mercado laboral, aumentando del 70,8% al 72,1%, y la disminución en la tasa de desempleo femenino, reduciéndose del 6,4% al 5,3%. Sin embargo, durante este período, la brecha salarial promedio entre hombres y mujeres en los países de la OCDE ha aumentado del 13,2% al 13,5%. Este dato subraya que, a pesar de una mayor participación en el mercado laboral, las mujeres continúan enfrentando una notable desigualdad en términos de remuneración en comparación con los hombres.

En el índice Women in Work (WiW) de 2022, Luxemburgo lidera entre todos los países de la OCDE, seguido por Islandia y Eslovenia. Los cinco principales países en el índice son Luxemburgo, Islandia, Eslovenia, Suecia y Nueva Zelanda. Luxemburgo ha logrado destacarse gracias a mejoras en todos los indicadores, especialmente debido a que mantiene la brecha salarial más baja entre hombres y mujeres de toda la OCDE. Con un -0,2%, Luxemburgo presenta una brecha salarial negativa, lo que indica que, en promedio, las mujeres tienen niveles salariales más altos que los hombres. En cuanto a España, se mantiene en el puesto 27 del ranking, aunque ha mejorado su índice, pasando de 60,5 puntos en 2021 a 62 en 2022.

México, Corea y Chile ocupan las últimas posiciones en esta clasificación. Estos tres países registraron una baja participación femenina en el mercado laboral en 2022, con cifras del 58%, 62% y 50%, respectivamente, por debajo del promedio del 72% de la OCDE.

En cuanto a Australia, ha experimentado la mayor mejora en el índice, ascendiendo siete posiciones del puesto 17 en 2021 al 10 en 2022. Esto se debe a mejoras en los cinco indicadores, destacando una reducción en la brecha salarial entre hombres y mujeres, que disminuyó del 14,2% en 2021 al 9,9% en 2022.

Por otro lado, el Reino Unido ha experimentado la mayor caída en el ranking, descendiendo cuatro posiciones del puesto 13 en 2021 al 17 en 2022.

Menos derechos

También el informe del Grupo Banco Mundial, publicado el mes pasado, coincide en que la brecha de género en el ámbito laboral es mucho más amplia de lo que se creía anteriormente. Al considerar las diferencias legales relacionadas con la violencia y el cuidado infantil, se encuentra que las mujeres disfrutan de menos de dos tercios de los derechos que tienen los hombres en todo el mundo. Este estudio, titulado "La mujer, la empresa y el derecho", proporciona una visión completa de los obstáculos que enfrentan las mujeres para ingresar al mercado laboral. La inclusión de indicadores sobre seguridad frente a la violencia y acceso a servicios de cuidado infantil revela que las mujeres están amparadas, en promedio, por solo el 64% de las protecciones legales de los hombres, una cifra mucho menor que las estimaciones anteriores del 77%.

Se revela una brecha alarmante en la implementación: aunque las leyes teóricamente otorgan a las mujeres aproximadamente dos tercios de los derechos de los hombres, los países han establecido, en promedio, menos del 40% de los sistemas necesarios para su aplicación plena. Por ejemplo, a pesar de que 98 economías han promulgado leyes para garantizar la igualdad salarial por trabajo de igual valor, solo 35 de ellas han implementado medidas de transparencia o mecanismos de cumplimiento para abordar esta brecha.

La SEE, en su comunicado, enfatiza que los estereotipos de género son los principales obstáculos para lograr la igualdad de condiciones laborales y retribuciones equitativas en trabajos de igual valor, lo que dificulta el avance de las mujeres en sus metas personales y profesionales. Por ello, abogan por realizar auditorías en empresas para garantizar la transparencia salarial, medir las brechas salariales y valorar y remunerar el trabajo de cuidado.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud