Economía

Así coló una trama china 100.000 monedas falsas de 2 euros en el mercado español desde un taller de Toledo

La Policía Nacional, en una operación conjunta con los Mossos d'Esquadra y EUROPOL, han desmantelado el mayor taller de fabricación de monedas falsas de 2 euros de España y el más importante de Europa en la última década, ubicado en Villacañas, Toledo, según reza una nota de prensa del Ministerio del Interior.

La trama investigada, gestionada por una red de ciudadanos chinos, ha introducido hasta la fecha casi 100.000 monedas falsas en el mercado español y cerca de 400.000 en el resto de Europa, todas ellas de valor facial de dos euros de gran calidad.

Según la información oficial, la investigación, iniciada en 2018, ha contado con extremas dificultades y una larga duración debido al carácter hermético de la organización, la prácticamente nula trazabilidad que caracteriza la moneda metálica falsa, y la alta movilidad de los talleres de fabricación.

De esta forma, la operación policial ha permitido arrestar a 10 personas desde el inicio de la investigación y desmantelar un taller de fabricación, ubicado en el interior de una nave situada en el municipio de Villacañas, de la provincia de Toledo, que reunía –por tamaño, localización y condiciones- las "características idóneas" necesarias para la implementación de un taller metalúrgico de producción de monedas falsas.

Según la investigación, las dos máquinas que se hallaron en la nave industrial eran capaces de producir entre 900 y 1.000 monedas falsas al día y, según han detallado este miércoles los responsables de la investigación de ambos cuerpos, habían tenido distintas ubicaciones en los últimos cinco años en Fuenlabrada (Madrid) y en Barcelona.

Antecedentes del caso

En un primer momento, la investigación se centró en la zona del centro del país, evidenciando que estarían implicadas un número indeterminado de personas. Entre los años 2018 y 2021 se realizaron diferentes actuaciones policiales, acreditándose la existencia de características similares y, por tanto, haciendo sospechar a los agentes que se trataba de la misma organización criminal, explica Interior.

Entre septiembre y octubre de 2018 se incautaron casi 25.000 euros en monedas falsas de dos euros. Meses después (en julio de 2019) los agentes realizaron un registro en una nave del municipio madrileño de Fuenlabrada que resultó haber sido un taller de fabricación de monedas falsas.

Pese a que se encontraba recién desmantelado, localizaron elementos de los que se componen las monedas de dos euros –anillos y núcleos- directamente relacionados con las intervenidas el año anterior. Durante los primeros meses de 2020, nuevamente se intervinieron casi 34.000 euros en monedas falsas de dos euros de la misma clase. Y en mayo de 2021, gracias a la denuncia de un ciudadano chino que tenía alquilado un local en Barcelona a otros compatriotas suyos, los Mossos d'Esquadra localizaron unas 20 cajas con cospeles de dos euros sin acuñar, elementos para su acuñación y multitud de monedas falsas de dos euros, según revela el informe.

La actividad criminal y las operaciones

La actividad criminal investigada hasta el momento mostraba una serie de características comunes. En primer lugar, la nacionalidad de los autores (de origen chino). Por otra parte, el mismo modus operandi. En este sentido, los investigados acudían a salones de juegos y casinos, donde apostaban en máquinas que funcionan con monedas, introduciendo en ellas grandes cantidades de moneda falsa de dos euros. Por último, las monedas falsas presentaban las mismas características técnicas y una alta calidad en sus terminaciones, relata el documento del Ministerio del Interior.

La extrema dificultad y larga duración de la investigación ha residido, por un lado, en el carácter hermético de las organizaciones chinas; por otro, en la prácticamente nula trazabilidad que caracteriza la moneda metálica falsa y, por último, en la alta movilidad de los talleres de fabricación. Los miembros de la organización realizaban la producción en un breve periodo de tiempo. Una vez terminada la tirada de monedas paraban, vendían todo lo producido, y se trasladaban a otro lugar donde permanecían en estado latente hasta iniciar otra tirada, agrega el informe de investigación.

El control de alcholemia para llegar al taller

Ya en 2024, los investigadores tuvieron conocimiento de una actuación policial llevada a cabo en marzo por la Policía Municipal de Madrid. A consecuencia de un control vial de alcoholemia, los agentes pararon a un vehículo ocupado por tres ciudadanos chinos que, tras las primeras comprobaciones, mostraron un comportamiento inquieto y nervioso. Esto motivó un registro completo del vehículo que les permitió localizar en el maletero una gran cantidad de monedas de dos euros repartidas en 48 bolsas, conteniendo cada una de ellas 300 unidades, motivo por el que los tres ocupantes fueron detenidos.

Asimismo, intervinieron más de 14.500 monedas falsas de dos euros y un elemento metálico de forma cilíndrica, cuyo estudio y análisis –realizado por el Centro Nacional de Análisis del Banco de España- determinó que sus características se correspondían con las que poseía uno de los elementos empleados por los falsificadores para la acuñación de las monedas ilegítimas, tratándose concretamente de un "porta-troquel". Finalmente, los arrestados pasaron a disposición judicial, decretándose su ingreso en prisión, sentencia Interior.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud