Economía

Sánchez aboga por un instrumento como los 'Next Generation' para las inversiones posteriores a 2026

  • La idea es hacer frente a las necesidades de inversión de defensa y las transiciones verde y digital
  • Países Bajos o Alemania ya han manifestado su rechazo a esta fórmula
El presidente de Francia, Emmanuel Macron y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
Bruselasicon-related

La Unión Europea analiza las fórmulas para afrontar las necesidades de inversión que requerirán la transición verde y digital hasta 2030. Un cómputo al que se ha sumado la inversión en seguridad en defensa y que ha avivado el debate comunitario sobre una nueva emisión de deuda conjunta. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha tomado postura este miércoles en este debate y ha pedido un nuevo instrumento similar a los fondos Next Generation para después de 2026.

"Aspiramos a que, a partir del año 2026, no solamente tengamos un mayor papel a jugar por parte del Banco Europeo de Inversiones sino que también, además de la inversión privada canalizada a través del mercado de capitales europeos, tengamos unos nuevos fondos Next Generation que nos permitan dar respuesta a la construcción de bienes públicos europeos", ha indicado el Sánchez a su llegada a la Cumbre extraordinaria de líderes de la UE que tiene lugar en Bruselas.

El debate sobre cómo financiar la inversiones adicionales hasta final de la década está todavía en sus inicios, pero ya ha evidenciado palpables divisiones entre Estados miembro. España toma postura a favor de una nueva fórmula similar a los fondos Next Generation, que consiste en captar dinero en los mercados de forma conjunta, entre todos los países de la UE, que se destinará a las nuevas necesidades de inversión.

La idea es también impulsar la competitividad de la industria europea. El ministro de Economía, Carlos Cuerpo, planteaba la semana pasada, en la reunión del Ecofin en Luxemburgo, la creación de "instrumentos de financiación genuinamente europeos" para afrontar la brecha de inversión. No daba más detalles sobre cómo se articularían, para España, estos instrumentos, aunque en una intervención en el Senado miraba a los fondos Next Generation como referencia.

"Lo más relevante desde el punto de vista del Gobierno de España es que tenemos que continuar con un apalancamiento de la inversión privada gracias a la movilización de recursos públicos", indicaba Sánchez a la prensa a su llegada a la Cumbre extraordinaria de lideres de la UE que tiene lugar en Bruselas, que precisamente dedicará la jornada del jueves a buscar fórmulas para impulsar la competitividad del bloque. Un diálogo que se apoyará en el informe sobre el mercado único que presentará el exprimer ministro italiano, Enrico Letta.

Ciertamente no es la primera vez que Sánchez aboga por replicar la fórmula del Plan de Recuperación de la pandemia para hacer frente a las inversiones de la UE. Lo hizo, sin ir más lejos, en el último encuentro de líderes en Bruselas, en relación a la industria de defensa, pero no le puso como tal nombre y apellidos. La idea de captar de nuevo financiación en los mercados a través de la emisión de deuda conjunta no es que seduzca a todos los Estados miembro. De hecho, los países tradicionalmente frugales como Alemania o Países Bajos han manifestado explícitamente su rechazo a tal idea.

Las inversiones estratégicas de la UE hasta 2030 requerirán hasta 650.000 millones de euros anuales hasta 2030, cifraba hace unas semanas el comisario de Economía, Paolo Gentiloni. El italiano es una de las voces comunitarias más proclives a diseñar un nuevo instrumento como los Next Generation. De hecho, volvió a abogar por que el plan de Recuperación servirá "de modelo útil para el futuro".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud