Economía

Garamendi sugiere que los trabajadores cobren toda la nómina y luego transfieran las cotizaciones a la Seguridad Social

  • La patronal responde a las propuestas iniciales en materia de pensiones del Gobierno
  • El presidente de la CEOE considera que así los empleados conocerían su coste real
El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, durante su intervención. | Imagen: EP
Madridicon-related

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, cree que los trabajadores deberían recibir su nómina mensual completa y ser ellos quienes ingresen ante la Seguridad Social sus cotizaciones.

"Es la forma en la que se vería realmente cuánto es el coste real de los salarios en España", ha señalado Garamendi en declaraciones a la prensa, recogidas por EP, durante su asistencia al IV Encuentro del Comercio de CEOE.

El dirigente empresarial ha explicado que se trataría de que le llegue al trabajador todo el dinero de su nómina y sea él -como sucede en el Impuesto sobre la Renta-, quien declare ante la Seguridad Social y ante Hacienda.

"Puede ser casi el doble de lo que realmente a alguien le llega al bolsillo", ha apuntado Garamendi, que ha vuelto a justificar su 'no' a la reforma de pensiones que llevó a cabo el ya exministro de Inclusión José Luis Escrivá en el mayor coste que supone para las empresas. Las nuevas propuestas en materia de pensiones del departamento ahora dirigido por Elma Saiz también despiertan reacciones contrarias en los representantes de los trabajadores.

Ayuso critica los impuestos improvisados

En el encuentro también ha participado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que ha rechazado los "impuestos improvisados a capricho" y ha señalado a Cataluña, que con 15 tributos propios, está "esquilmando a la clase media, a los comerciantes y a los autónomos" por "simple voluntad política".

En la cita, Ayuso también ha criticado los impuestos estatales impulsados con el dinero "de los demás" y que, además, no tienen en cuenta "que todas las empresas no son grandes". De hecho, ha hecho hincapié en que "la mayoría de las empresas son pymes" o "empresas familiares de dos, tres, cuatro o cinco empleados" que "no pueden asumir la factura con la que desde la política se invita".

Además, la dirigente madrileña ha mostrado su rechazado "a la intromisión en las decisiones empresariales, a las trabas a los autónomos y en especial a la empresa familiar, a los altos costes de contratación que está lastrando la empresa española y también al apagón de los escaparates que reducen el ánimo de consumo y oscurecen las calles".

Frente a este tipo de políticas, la dirigente regional ha sacado pecho de que en la Comunidad de Madrid "se están haciendo las cosas de manera distinta". "Y es que la receta funciona, la alegría funciona, el esfuerzo funciona y por supuesto, y por encima de todo, la libertad funciona", ha remarcado.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud