Economía

Escrivá estudia becas para los opositores y recortar a un año el plazo para ser funcionario

El ministro de Transformación Digital y Función Pública, José Luis Escrivá, en el Senado. EP
Madridicon-related

El ministro de Transformación Digital y Función Pública, José Luis Escrivá, ha comprecido en el Senado para detallar la hoja de ruta que tomará para abordar una profunda reforma que modernice la Administración General del Estado (AGE). Abordará la captación de talento a través de una especie de MIR para profesionales tecnológicos, donde el perfil más demandado será el trabajador joven, tratando de hacer frente a la competencia del sector privado. El ministro impondrá un programa de becas para opositores y abre la puerta a convocar las ofertas de empleo público en un plazo máximo de 12 meses.

Estas novedades que quiere implantar el ministro Escrivá irán acompañadas de un nuevo modelo de recursos humanos basado en competencias que enfocará la carrera laboral del funcionario en una mayor adquisición de conocimientos a través de formación continua. Este nuevo modelo dará autonomía y responsabilidad para gestionar los servicios públicos a cada Agencia o Ministerio. Para atraer a empleados al sector público y revertir la tendencia de pérdida de trabajadores, el ministro ha confirmado que eliminará la tasa de reposición en 2025.

Ha señalado que será un modelo de carrera horizontal y vertical ordenado por áreas funcionales y que se quiere llevar al conjunto de la Administración General del Estado (AGE). Así, ha puesto de ejemplo un modelo de carrera basado en seis niveles dentro del área funcional de contratación. "Tenemos que ir a un modelo por niveles y competencias", ha recalcado Escrivá. También trabajarán para adaptar la mano de obra sénior según lo requieran posibles shocks externos como crisis o pandemias.

Envejecimiento y jubilaciones

La plantilla se ha debilitado desde la crisis financiera, perdiendo al 10% de sus efectivos, y afronta su particular reto demográfico. Las proyecciones a ocho años vista reflejan una "pérdida masiva de efectivos", como detallaba ya en 2022 la cartera de Función Pública. Escrivá calcula que casi el 60% de la plantilla de la Administración se jubilará de aquí a 2032, unos 100.000 funcionarios de carrera y personal laboral fijo. "Tenemos un reto de relevo generacional extraordinario.

"Nuestro país está envejecido, particularmente en la Administración Pública", explicó en el Senado el ministro Escrivá. Por eso el encargado de la cartera de Función Pública se lanza a reformar la Administración e invertir el "capital humano".

El mercado laboral español tiene un déficit de inversión en capital humano, es decir, en la mano de obra española. En el sector privado y en el público, reveló el ministro Escrivá. La trayectoria de la Administración apunta a una reducción de su plantilla del 10% desde la etapa previa a la crisis de 2008 pese a las ofertas de empleo público récord. El reto es mayor, argumenta el ministro, ya que la evolución demográfica obliga al personal funcionario a atender a un mayor número de personas (2 millones más) y han surgido nuevos servicios y prestaciones.

No ha sido hasta 2021 cuando el balance de bajas y altas ha sido positivo. La previsión de jubilaciones en masa era sencilla de realizar con los detalles de la plantilla en la mano. De hecho, el ministerio publica cada año un estudio de envejecimiento: el 64% de la Administración tiene 50 años o más, más del doble que el total de asalariados (30%). La edad media roza los 52 años en el personal laboral y el personal fijo tiene de media 54,5 años.

Una de las medidas con las que Escrivá pretende igualar a asalariados y funcionarios es la jubilación flexible, y para ello prepara incentivos que negociará con los agentes sociales. El ministro Escrivá volverá al terreno de la Seguridad Social con una ampliación del catálogo de posibles tipos de retiro: mejorará las condiciones de jubilación anticipada, parcial, activa y demorada. "Es importante que en cada uno de estos ámbitos de jubilación existan los incentivos adecuados", explica el encargado de Función Pública.

Algunas de estas modalidades se han configurado o se están reformando. Los asalariados ahora acceden a la jubilación anticipada de forma voluntaria condicionados por los nuevos coeficientes reductores que aplican un recorte de la pensión. La jubilación parcial es una modalidad que también se trabaja en mejorar en el sector privado generalizando el uso del contrato de relevo. Por su parte, el retiro demorado se incentivó a través de un pago al contado o de una bonificación sobre la prestación.

Escrivá es consciente de que el empleo público duplica la temporalidad del sector privado, que ya converge con la media europea. El Tribuna de Justicia de la Unión Europea señaló a España por el abuso del uso de contratos interinos para cubrir puestos estables. En relación a la temporalidad, Escrivá ha indicado que ve "perfectamente posible" alcanzar el objetivo de estabilización de plazas dentro del sector público para final de año, tras haber estabilizado un total de 225.000 plazas, el 75% del objetivo comprometido en el Plan de Recuperación. El titular de Función Pública ha recalcado que la reducción de la temporalidad es "un elemento central" para el Gobierno y un "hito" dentro del Plan de Recuperación.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud