Economía

Las renuncias a heredar en España suben un 26% desde el coronavirus

Despacho de notarios

Las renuncias en España a cobrar las herencias se han incrementado un 26,3% desde la crisis sanitaria provocada por la pandemia por coronavirus. En concreto, mientras que en 2020 lo hicieron 44.518 personas sobre un total de 298.771 adjudicaciones por título sucesorio, en 2023 su número ascendió hasta 56.108 sobre 354.255 adjudicaciones o muertos, según el Consejo General del Notariado (CGN). En relación a 2022, las adjudicaciones de herencias nuestro país sufrieron un ligero descenso, del 0,7%, mientras que el número de renunciantes a cobrarlas lo hizo en un 1,1%.

La portavoz del Consejo General de Notariado, María Teresa Barea, explica cuáles son los motivos de esta renuncia. "En primer lugar están los motivos personales o familiares, que pueden llevar a alguien a no querer heredar. La segunda causa son los costes. Esto es muy minoritario, porque tendría que ser una herencia de colaterales que no tuviera ningún líquido. Y la tercera causa, y mayoritaria, es que haya deudas por encima del activo neto. Se descubre que la herencia es negativa".

En lo tocante al aumento de las renuncias desde el coronavirus, Barea precisa que "lo que se produjo con el Covid es un aumento general de lo que es el fenómeno sucesorio. Al producirse más muertes se abren más herencias y, por tanto, te crece tanto el número de adjudicaciones como el número de herencias. Hubo una inflación del fenómeno sucesorio".

En relación a esto, apunta que "la estadística del año pasado y este siguen la misma línea y se ve una ligera desaceleración de lo que fue esa subida pico después del Covid. Vamos un poco a la normalidad, aunque para esto todavía pasarán años, porque desde que muere una persona hasta que su familia "arregla" todo lo relacionado con la herencia pueden pasar varios años".

Sobre las bonificaciones fiscales a las herencias de las comunidades autónomas, que suelen dejar fuera a cololateras (heredar, por ejemplo, de un tío), la portavoz del CGN, cree interesante que la gente conozca la figura de la aceptación de la herencia a efecto de inventario. "Se conoce muy poco y por eso no se usa. Está pensada para los casos en los que te enfrentas a una herencia, por ejemplo de un pariente lejano, y no sabes si es buena o es mala, si tiene alguna deuda. Se trata de un expediente ante notario que permite aceptar la herencia pero mantener protegidos tus bienes propios de las deudas que pudieran aparece. Y, si estás aparecen, solo se van a poder atacar los bienes que has heredado. Esta muy bien para las herencias grises".

Por tanto, Barea recomienda "que si está la herencia blanca, aceptes; si está negra renuncies, y si está gris vayas a la aceptación a beneficio de inventario".

En proporción, las mayores renuncias a herencias se dan en Asturias (23,3%), La Rioja (22,6%), Murcia (20,9%), Andalucía (20,8%), Baleares (18,1%), Cantabria (17%), Canarias (16,3%), Cataluña (16,4%), Madrid (15%), Navarra (14,5%), Castilla y León (14,3%), Castilla-La Mancha (14%), Valencia (13,9%), Extremadura (13,7%) Galicia (13,5%) País Vasco (9,9% y Aragón (9,4%).

España grava más que la UE

España es el país de Europa que más grava las sucesiones y donaciones con una tarifa máxima que llega al 87,6% en el caso de dos comunidades autónomas: Asturias y Murcia. Estas dos regiones están entre las tres que porcentualmente rechazan más herencias: Asturias ocupa el primer puesto (23,3%) y Murcia el tercero (20,9%).

Tras España, los países que más lo gravan son Bélgica, con un máximo marginal del 80%; Francia (60%) y Dinamarca (52%), mientras que los que lo tienen más bajo son Croacia (4%), Bulgaria 6,6% e Italia (8%).

No obstante, como explican desde el Registro de Economistas Asesores Fiscales (Reaf), "este tipo máximo solo lo pagaría un extraño, por ejemplo un primo, que tuviera un patrimonio preexistente antes de la herencia superior a 4.020.771 euros, y el causante hubiera resido en el Principado de Asturias o en la Región de Murcia, que son las regiones donde el tipo marginal máximo (36,5%) es superior al estatal (34%)".

El Reaf destaca que las herencias entre familiares prácticamente no tributan en la mayoría de las comunidades autónomas, y que en Sucesiones son diez las comunidades autónomas que regulan los mismos tipos de gravamen que los de la tarifas estatal (7,65 a 34%).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud