Economía

UPTA propone a abogados y procuradores entrar en el RETA para mejorar su pensión

  • Plantea capitalizar las aportaciones a la mutualidad, sin penalización fiscal...
  • ... y transferirlas al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos
Vista de unas oficinas de la Seguridad Social. | EE
Madridicon-related

La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) propone un sistema de convergencia de las aportaciones a la mutualidad de la abogacía para que los profesionales puedan tener una pensión de jubilación digna. La propuesta de la asociación para que la jubilación de los 60.000 abogados y 11.000 procuradores sea digna consiste en capitalizar las aportaciones a la mutualidad, sin penalización fiscal y transferirlas al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

Según explica este viernes la asociación en un comunicado, con su propuesta por cada 3.576 euros de aportación anual al RETA, una persona profesional de la abogacía que tenga acumulados 53.640 euros en la mutualidad, podría tener cotizados 15 años en el Sistema Público de Seguridad Social. Con 71.520 euros, tendrían 20 años; con 89.400 euros, serían 25 años de cotización; y con más de 107.000 euros, estarían en 30 años de cotizaciones.

"Además, para los que aun tengan años por delante para llegar a la edad de jubilación, con el nuevo sistema de cotización por ingresos reales del RETA podrían aumentar considerablemente sus cotizaciones, ya que las mismas se establecen en función de tramos de rendimientos netos de la actividad, obtenidos y declarados en el IRPF", apunta.

Condiciones

Estas transferencias de fondos al RETA solo serían posibles para aquellos profesionales por cuenta propia que no dispongan de patrimonios inmobiliarios superiores a los 200.000 euros, excluida la vivienda habitual y de capitales económicos, incluidos los planes de pensiones, los rendimientos de capital por acciones u otros sistemas análogos que sobrepasen los 100.000 euros.

Eduardo Abad, presidente de UPTA, señala que la medida no puede ser "café para todos", puesto que desde el año 1995, los mutualistas ya podían pasarse al RETA de forma voluntaria y mayoritariamente han preferido hacer aportaciones a su mutualidad, en la mayoría de los casos de cuantía muy inferior a la cotización que el colectivo de autónomos estaba obligado a realizar todos los meses al RETA. "Aquellos profesionales que han podido acumular patrimonio de cara a sus futuras necesidades, una vez que se jubilaran no pueden beneficiarse de un sistema que ante todo es solidario y contributivo, que más de 3,3 millones de autónomos están ayudando a sostener mediante las cotizaciones que realizan", concluye al respecto.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud