Economía

El nuevo descalabro de la industria alemana empaña los buenos indicios del PMI de servicios en la eurozona

  • El PMI de producción manufacturera alemana se hunde hasta los 42,1 puntos
  • Esto arrastra al indicador europeo, pese a volver los servicios a los 50 puntos
  • Los indicios de lenta de recuperación valen al BCE para frenar los recortes de tipos
Ruinas de una antigua fábrica abandonada en Eisenach, Alemania. Foto: Alamy

La economía de la eurozona muestra tímidos intentos de recuperarse después de trimestres en el estancamiento absoluto. Sin embargo, estos pequeños destellos de esperanza se ven opacados por un antaño poderoso sector industrial alemán que no acaba de encontrar suelo dentro de la actual conyuntura y en medio de la crisis existencial que atraviesa. Esta es la lectura general que dejan los indicadores adelantados de actividad empresarial en febrero, los índices de gestores de compra (PMI) publicados este jueves en su estimación flash (a revisar a final de mes). La foto general, con permiso del marasmo alemán, hace intuir un Banco Central Europeo (BCE) comedido con los recortes de tipos, flaqueando la apuesta que ha mantenido hasta hace poco el mercado de que la primera bajada sería en abril.

A juzgar por los datos preliminares de la encuesta PMI de S&P Global y el Hamburg Commercial Bank (HCOB), la actividad empresarial en la zona euro cayó al ritmo más lento de los últimos ocho meses en febrero, debido a que una estabilización de la actividad en el sector servicios contrarrestó una nueva desaceleración intensa en el sector manufacturero. La confianza empresarial para los próximos 12 meses mejoró, alcanzando su máxima de diez meses y alentando a las empresas a aumentar sus plantillas a un ritmo que no se había observado desde julio de 2023, lo que se sumó a los indicios de que la desaceleración económica de la zona euro se está moderando.

El PMI compuesto de la eurozona se situó en 48,9 puntos (47,9 en enero), registrando su máxima de los ocho últimos meses aunque aún en zona de contracción (lectura por debajo de 50). El mérito ha recaído en el sector servicios, con un indicador PMI en los 50 puntos (48.4 en enero), que marca su máximo de los siete últimos meses. El PMI de producción del sector manufacturero de se situó en 46,2 puntos (46,6 en enero), alcanzando su mínima de los dos últimos meses. El golpe en el indicador alemán está detrás de esta caída, ya que se hundió hasta los 42,1 puntos (45,7 en enero), mínimo de cuatro meses, cuando los expertos esperaban un repunte hasta las zonas de los 46 dados los leves indicios vistos en los úlltimos meses.

"El sector manufacturero está arrastrando los resultados económicos generales más de lo que puede compensar el sector servicios. Si nos fijamos en el PMI compuesto, es evidente que Alemania se enfrenta a una escasez de nuevos pedidos tanto a escala nacional como internacional. Tras un rayo de esperanza en los últimos meses, la industria alemana se siente ahora bastante sombría. Los PMI flash de Alemania dibuja un panorama sombrío en febrero", escribe en el informe con los datos Tariq Kamal Chaudhry, economista de HCOB.

Un punto negro en la que se espera sea una incipiente recuperación europea, algo que se extrae de unos PMI franceses más brillantes, pese a que siguen por debajo de 50. El manufacturero ha saltado de los 43,1 puntos a los 46,8, mientras que el de servicios lo ha hecho de los 45,4 a los 48. El compuesto ha subido de los 44,6 a los 47,7. Los PMI flash de diciembre habían situado a Francia como el nuevo "hombre enfermo" de Europa.

"Se observa un rayo de esperanza a medida que la zona euro avanza con lentitud en dirección a la recuperación. Este hecho es especialmente evidente en el sector servicios. El índice HCOB PMI correspondiente ahora señala 50 puntos y por lo tanto ha dejado de contraerse por primera vez desde julio de 2023. La última lectura del PMI brinda esperanzas de que se produzca una recuperación en la zona euro, razón por la cual mantenemos nuestra previsión HCOB de crecimiento anual de 0,8 % para 2024. También surge cierto optimismo de las últimas cifras del empleo, que aumentó a un ritmo más rápido que en el mes anterior", expone Norman Liebke, también economista de HCOB en el desglose de los datos de la eurozona.

Alemania está actuando de freno al crecimiento de la zona euro, sintetiza el experto: "Mientras que Francia se está recuperando más sólidamente tanto en el sector servicios como en el sector manufacturero, Alemania se está quedando rezagada. En particular, las exportaciones del sector servicios impulsaron los resultados en Francia en febrero, mientras que ralentizaron los de Alemania. Una posible explicación de este fenómeno podría ser el aumento de la actividad turística, que beneficia más a Francia que a Alemania". En el análisis por países, el informe señala una creciente contracción en Alemania y una caída sostenida de la actividad total en Francia fueron contrarrestadas por un crecimiento más acelerado en el resto de la región. Hasta finales de mes no se conocerán datos concretos de países como España o Italia.

El BCE se lo tomará con calma

Pese a las preocupantes señales que sigue mandando Alemania, la lectura general de que la economía puede volver a carburar aumenta la cautela mostrada por el BCE a la hora de abordar los recortes de tipos. El disgusto alemán no ha impedido que las expectativas de bajadas de tipos se hayan reajustado ligeramente este jueves. El mercado ya descuenta menos de cuatro recortes de 25 puntos básicos para 2024 (hace no tanto descontaba siete) y el primer recorte en abril refleja una probabilidad de poco más del 30%, ganando tracción el primer recorte en junio que tanto se ha telegrafiado desde el organismo.

Además, los PMI incluyen más datos que apuntalan esta cautela del BCE. "Los precios cobrados han aumentado a un ritmo más rápido por cuarto mes consecutivo. Esto se debe exclusivamente al sector servicios, el cual, al exigir gran cantidad de personal, sigue en dificultades debido al aumento de los sueldos. Nuestra previsión sigue siendo que el BCE recortará los tipos por primera vez en junio", apunta Liebke. Estas presiones de precios en los servicios están vinculadas con la estricta vigilancia que mantiene el BCE en los salarios, prestando mucha atención al avance de las negociaciones salariales. Por eso, desde el Consejo de Gobierno se ha pedido esperar al dato del primer trimestre, que se conocerá después de la reunión de abril.

Commerzbank: Es probable que el BCE comience a recortar los tipos de interés en el verano. Sin embargo, debido al desfase temporal, es poco probable que esto estimule la economía hasta 2025"

"Los índices PMI de febrero sugieren que la economía sigue atravesando dificultades y que las presiones sobre los precios, en todo caso, se están intensificando. Esto no cambia drásticamente el panorama para el BCE, pero sí significa que cada vez hay más posibilidades de que el BCE espere hasta junio para recortar los tipos de interés en lugar de hacerlo en abril, como prevemos actualmente", valora Andrew Kenningham, analista de Capital Economics.

"Los PMI de febrero muestran que la recuperación de la eurozona puede ser lenta. El repunte está impulsado por el sector servicios, en el que la actividad ya ha dejado de caer, mientras que la desaceleración de la industria muestra pocos signos de remitir. Aunque alentador, seguimos pensando que a la economía le costará ganar tracción este año", reflexiona Leo Barincou, de Oxford Economics. "El impacto de la interrupción del transporte marítimo en el Mar Rojo parece haberse desvanecido en febrero, ya que los plazos de entrega mejoraron y los precios de producción manufacturera siguen sin verse visiblemente afectados. Sin embargo, la subida de los precios de venta hasta máximos de cuatro meses, impulsada por el sector servicios, será una señal de alarma para el BCE, ya que aumenta las probabilidades de un primer recorte de tipos en junio con respecto a abril", agrega.

"La economía de la zona del euro ha estado estancada desde el otoño de 2022 y es probable que el PIB real se estanque, en el mejor de los casos, en el primer trimestre de 2024. El PMI de servicios da cierta esperanza de que la economía saldrá del estancamiento en la primavera. Sin embargo, todavía no compartimos el optimismo de la mayoría de los economistas y del BCE de esperar una recuperación económica sostenida en el futuro próximo. Si bien es cierto que el entorno externo ha mejorado algo recientemente, el aumento masivo de los tipos clave del BCE probablemente aún no se haya asimilado completamente", opina Christoph Weil, de Commerzbank. "Tampoco es probable que la fuerte recuperación que suele seguir a una recesión se materialice durante el resto del año. Es probable que el BCE comience a recortar los tipos de interés en el verano. Sin embargo, debido al desfase temporal, es poco probable que esto estimule la economía hasta 2025", sentencia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud