Economía

Adiós al Impuesto de Sucesiones y Donaciones en esta comunidad autónoma: así es su eliminación "de facto"

Foto: Dreamstime.

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones es uno de los tributos que una persona debe pagar cuando recibe una herencia y grava el aumento de patrimonio de un contribuyente cuando recibe ese caudal hereditario. Se trata de un impuesto estatal, pero el Estado ha cedido a las comunidades autónomas su recaudación, por lo que la gestión del tributo es diferente en función de la región en la que se reside.

Es por eso que se avecinan cambios en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones en una comunidad autónoma española. En concreto, en Extremadura, en la que este Impuesto de Sucesiones y Donaciones queda eliminado para las herencias de menos de 500.000 euros en todos los casos de parentesco hasta segundo grado: padres, madres, hijos, hijas, abuelos, abuelas, nietos y nietas.

El acuerdo al que han llegado PP y Vox, que forman parte del gobierno autonómico, recoge una reducción del 100% en la base imponible del impuesto hasta esos 500.000 euros por heredero, y para fallecimientos producidos a partir del 1 de enero de 2024.

La exención de este tributo se ha recogido en el proyecto de Presupuestos Generales de 2024, por lo que aún está pendiente de la correspondiente tramitación parlamentaria. Por eso, su aplicación tendrá carácter retroactivo, dado que dicha tramitación tendrá lugar más tarde del 1 de enero desde el que aplica la medida.

La consejera de Hacienda y Administración Pública, Elena Manzano, ha explicado que esta medida significa "la eliminación de facto" del Impuesto de Sucesiones y Donaciones", dado que en el 99% de los casos el importe de las herencias es menor.

De acuerdo con los datos aportados por Manzano, la medida tendrá un impacto de ocho millones de euros en la economía extremeña, una cantidad que dejará de recaudarse por parte de la administración autonómica.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud