Economía

Milei predice dos años "duros" de estanflación en Argentina: "La inflación podría irse al 14.400% sin un ajuste"

Javier Milei se fotografía, junto a su equipo, en la escalinata de la Casa Blanca. Foto: Reuters

A falta de once días para la toma de posesión de Javier Milei como presidente de Argentina, el libertario ha pronosticado dos años "duros" de estanflación para intentar arreglar las cuentas del país, que se tendrán que hacer con un fuerte recorte de gasto público. Y ha advertido de la necesidad de poner fin a "este jubileo irresponsable" en las cuentas estatales para evitar "una inflación del 14.400%" en los próximos años.

La principal obsesión de Milei es evitar una crisis como la de 1975, que dio pie al golpe de Estado del general Videla al año siguiente. En aquel año, el ministro de Economía, Celestino Rodrigo, anunció un paquete de 'shock' de subidas en los precios: el tipo de cambio del dólar aumentó entre un 100% y un 200%, la electricidad subió un 75% y la gasolina, más de un 180%. Mientras, los salarios se limitaron a subir un 40%, provocando una fuerte caída del nivel de ingresos. El resultado fue una inflación de tres dígitos, la primera vez que ocurrió en el país, y una campaña de protestas y manifestaciones que acabaron en desórdenes sociales, un entorno que aprovecharon los militares para tomar el poder por la fuerza.

En una entrevista con Radio La Red tras su visita a la Casa Blanca, el presidente electo avisó que, en aquel momento, el exceso de dinero en circulación era del 5% del PIB, mientras que ahora es del triple, del 15%. Por su parte, la cantidad de dinero actualmente invertido es cuatro veces más que en aquel momento. Y el ajuste de entonces hizo que la inflación se multiplicara por 6. En total, si se multiplica por 72 el nivel de inflación actual, "acabás con un 14.400%" anual, peor que en la hiperinflación de 1990 que antecedió al último intento de dolarización en Argentina.

Así, Milei pide "mucha habilidad" para cuadrar las cuentas y 'sincerar' el tipo de cambio y los precios de los productos sin provocar el mismo desastre que entonces. Y su solución es la que viene avanzando: paralizar la emisión de dinero y recortar drásticamente el gasto público hasta reducir el déficit a cero.

Como consecuencia, el presidente electo avanzó que el país viviría dos años de estanflación, es decir, un estancamiento económico o una recesión combinados con una fuerte subida de los precios. De la inflación culpó al anterior Gobierno: "La inflación tiene que ver con lo que vos hiciste en política monetaria hace 24 meses y eso ya fue decidido, ya fue hecho. La política monetaria actúa con rezagos". Por su parte, la OCDE ha anunciado hoy que prevé una caída del PIB argentino del 1,3% en 2024, aunque cree que volverá a subir, un 1,9%, en 2025.

Milei no quiere ir al "gradualismo" que condenó a Macri, sino que quiere retirar el esparadrapo de golpe

De lo que sí se responsabilizó es de la recesión que vendrá, ya que los fuertes recortes de gasto público que se avecinan (de hasta un 15% de los presupuestos) van a enfriar el crecimiento. Aunque dejó claro que lo que intentará salvar son los gastos en educación, sanidad y ayudas sociales a los más necesitados: "La única billetera que está abierta es la de Capital Humano para dar contención a los caídos", aseguró. Y pidió a los gobernadores provinciales dar prioridad al pago de sueldos sobre cualquier otro gasto: "Recorten de otros lados y paguen [las extras de Navidad]", instó.

En 2016, el expresidente Mauricio Macri ya intentó recortar la emisión de dinero del Banco Central reduciendo el gasto público. El problema con el que se encontró es la dificultad de decidir qué partidas recortar y el coste político de reducir ayudas a determinados grupos sociales. El resultado fue que pagó un gran coste por provocar una pequeña recesión sin que apenas recortara el gasto público lo suficiente para arreglar el agujero fiscal.

Milei ya ha avisado de que, aunque haya recuperado al que fuera ministro de Finanzas de Macri, Luis Caputo, no quiere ir al "gradualismo" que condenó a Macri, sino que quiere retirar el esparadrapo de golpe. "El mandato ha sido claro, no existe registro histórico en la historia de la humanidad de que haya ganado un candidato que en su programa diga que va a ajustar. Y no existe un consenso tan grande en la sociedad, hoy más del 80% de la sociedad avala de que tiene que haber un ajuste", aseguró. Los primeros resultados se empezarán a ver en unas semanas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud