Economía

La falta de trabajos a jornada completa convierte a España en líder europeo de infraempleo

España es el país europeo que peor aprovecha su fuerza de trabajo, en un porcentaje del 20,8% según las estimaciones de Eurostat. Más de la mitad de esta tasa, 12,8 puntos se explican por el paro registrado y otros 4 puntos por los desempleados que se consideran 'inactivos' aunque quieran trabajar. El tercer componente responde al infraempleo de personas que sí trabajan, pero lo hacen a tiempo parcial obligadas porque no encuentra un puesto a jornada completa. Un indicador muy claro de precariedad que pese a la mejora de los últimos años sigue por encima de los niveles de la crisis financiera y se sitúa en cabeza de la zona euro

La polémica sobre la situación real del empleo en España ha cobrado actualidad en los últimos días después de que elEconomista.es revelara que Eurostat estima que hay 985.000 personas sin empleo y que quieren trabajar pero no cuentan como parados,  según la estadística de holgura laboral. Esta métrica se calcula analizando no el concepto habitual de población activa (que se utiliza para las EPAs española y del resto de Europa), sino de la fuerza laboral extendida, que añade colectivos que se excluyen como los desempleados que quieren trabajar, pero no buscan activamente empleo, o no podrían incorporarse inmediatamente a un empleo. Pero también el de las personas que trabajan por horas (y salarios) insuficientes.

De aquí salen los porcentajes citados en el primer párrafo: el 12,8% del paro registrado, el 4% de desempleados excluidos en la estadística convencional y el 4,5% de los 'infraempleados'.

El paro 'oculto', como ocurre con el registrado, está en niveles mínimos de la serie histórica, que arranca en 2009, en los primeros compases de la Gran Recesión. La evolución responde ante todo a que al a mejora economía tras la pandemia ha hecho que muchos desempleados vuelvan a animase a buscar trabajo, ya que los que no están disponibles han repuntado. En cualquier caso, no es excepcionalmente alto en el marco de la UE: se sitúa en media de la zona euro y es menos de la mitad de Italia, donde llega al 8,5%.

Aun así, el cruce de reproches entre PSOE y PP sobre un dato poco conocido en España se ha mezclado con otras polémicas recurrentes en la Legislatura sobre la supuesta manipulación de las cifras de empleo. Ello a pesar a que el porcentaje de desempleados 'ocultos' en concreto alcanzó su máximo, del 5,8%, en 2013, con el Gobierno 'popular'. Pero con todo ello se obvia el problema de una precariedad 'extrema' que afecta a más de 1,1 millones de trabajadores en España.

El porcentaje de infraempleo, del 4,5%, es el segundo más alto de la Unión Europea, después del de Países Bajos. Pese a la recuperación tras la crisis sanitaria, esta tasa se sitúa en niveles de 2010, cuando la crisis financiera y el colapso del sector inmobiliario ya se habían llevado por delante cerca de un millón de empleos en nuestro país, y buena parte de los 'supervivientes' afrontaban unas condiciones cada vez difíciles y en empleos de muy pocas horas. Esto llevó al infraempleo a un máximo, del 6,7% en el segundo trimestre de 2014.

El misterio de la precariedad

¿En qué se diferencia el 'infraempleo' que mide Eurostat del subempleo que calcula la EPA? En que el segundo engloba a todas las personas que quieren trabajar más horas porque las actuales quedan por debajo de la media de su sector y ocupación similar. Por su parte, Bruselas se centra en los que trabajan en horario a tiempo parcial. Aunque el subempleo que calcula el INE es más elevado y alcanza los 1,6 millones de ocupados, el dato europeo pone el foco en los casos que sufren mayor precariedad. Por eso se incluye en la holgura laboral, junto a los desempleados no contados como parados.

Pero la cuestión es que, sin analizamos los datos de las jornadas de los trabajadores europeos, que España tenga una tasa tan elevada de este tipo de precariedad no tiene mucho sentido. Los españoles que trabajan a tiempo parcial suponen un 13,3% del total de ocupados, frente al 42,6% de Países Bajos, el único país con más infraempleo que nosotros (un 5,2% sobre el total de su fuerza laboral extendida).

Comparando el número de trabajadores infraempleados de la holgura laboral con los ocupados a media jornada, resulta que el 40% está en esta situación, mientras que en Países Bajos el porcentaje queda en un 13%. ¿A qué se debe esta desproporción? La explicación está en que el 51% de los españoles que trabajan tiempo parcial lo hacen porque no han encontrado otra cosa, un porcentaje que en la zona euros solo supera Italia, pese a que su tasa de infraempleo solo llega al 2,7%. Mientras tanto, en Países Bajos los trabajadores a media jornada forzados a serlo por la falta de un empleo mejor solo suponen el 2%.

Estos datos muestran que la relación entre infraempleo y trabajo a tiempo parcial obligado no tiene por qué ser directa, depende mucho de las condiciones del mercado laboral de cada país, pero también de los propios empleos. Los italianos pueden verse obligado a aceptar un empleo por pocas horas en una proporción similar a la de los españoles, pero tener una situación mejor, lo que le lleva a considerarse menos desaprovechados en su mercado laboral.

Es por este motivo que, aunque en el último año se ha anotado una mejoría, el dato sigue siendo uno de los indicadores de precariedad más preocupantes en nuestro país, aunque la discusión política opte por pasar de largo sobre él.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud