Economía

China amplía hasta 30 los días de vacaciones por matrimonio para elevar la natalidad

  • La licencia mínima por matrimonio pagada en China es de tres días
  • Desde febrero las provincias tienen potestad para ampliar los permisos
  • China se enfrenta a la necesidad urgente de expandir la fuerza laboral
Foto: iStock

Algunas provincias chinas están dando a lo recién casados un permiso de 30 días de vacaciones remuneradas con el objetivo de fomentar el matrimonio y aumentar la tasa de natalidad ante la bomba demográfica a la que se enfrenta el país.

La medida anunciada este martes por el Partido Comunista es el enésimo intento del gigante chino por aumentar los nacimientos desde que en 2015 pusiera fin a más de tres décadas de política de hijo único que ahora se traduce en una 'condena' ante una población envejecida.

La licencia mínima por matrimonio pagada en China es de tres días, pero las provincias obtuvieron en febrero el permiso para poder otorgar asignaciones más generosas. Aprovechando el tirón, la provincia noroccidental de Gansu y la provincia de Shanxi (productora de carbón) dan ahora 30 días, mientras que Shanghái ha elevado el permiso a 10 días y Sichuan todavía mantiene tres.

"La extensión de la licencia por matrimonio es una de las formas efectivas de aumentar la tasa de fertilidad", ha indicado a Reuters Yang Haiyang, decano del Instituto de Investigación de Desarrollo Social de la Universidad de Finanzas y Economía del Suroeste.

La población de China cayó el año pasado por primera vez en seis décadas, un punto de inflexión que se espera marque el comienzo de un largo período de declive. A esto se une que el año pasado la potencia oriental registró la tasa de natalidad más baja de su historia, de 6,77 nacimientos por cada 1.000 habitantes.

China se enfrenta a la necesidad urgente de expandir la fuerza laboral en disminución (el 62% de la población estaba en edad de trabajar (personas de 16 a 59 años) frente al 70% de hace una década) Y de estimular el consumo (el PIB creció en 2022 al menor nivel desde de la Revolución Cultural de los 70), por lo que se necesitan otras políticas de apoyo, como subsidios para la vivienda y permiso de paternidad pagado para los hombres que animen a los más jóvenes a tener descendencia. La incertidumbre y el aumento del coste de vida, sobre todo en educación, ha desanimado a muchos ciudadanos a tener más de un hijo y a otros a tener ninguno.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud