Economía

Maroto confía en que la semana de cuatro días abra nuevos modelos de relaciones laborales

  • La convocatoria se abre la semana que viene entre empresas industriales
  • Espera que el modelo en prueba mejore la productividad y la competitividad
Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo. Foto: Efe

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, confía en que el proyecto piloto para la implantación de la semana laboral de cuatro días sirva para explorar "nuevos modelos de relaciones laborales" y se incorpore al debate del país, como ya ha ocurrido en otros lugares.

Maroto ha informado este martes de que su cartera ya está trabajando con "una muestra" de empresa que han mostrado "receptividad" ante esta propuesta. La convocatoria se abrirá la semana que viene, como ha señalado la ministra, que ha recordado también que las ayudas para las pequeñas y medianas empresas (pymes) que se acojan a este proyecto piloto pueden llegar hasta los 150.000 euros.

El Ministerio pretende que este proyecto piloto sirva para "sentar la base" de la semana laboral de cuatro días y, después, analizar las conclusiones y determinar si se aborda una "política más ambiciosa".

Maroto espera que la semana laboral de cuatro días mejore la productividad y la competitividad de las empresas al tiempo que mantienen sus condiciones laborales.

El Ministerio de Industria y Comercio dará hasta 150.000 euros a las pymes que implanten una reducción mínima del 10% de la jornada laboral y mantengan este plan durante, al menos, dos años, sin reducir el salario de sus empleados.

El Gobierno envió a consulta pública el proyecto de orden que regulará el impulso de la jornada laboral de cuatro días en pequeñas y medianas empresas (pymes) industriales a mediados de junio. Se espera que beneficie a entre 60 y 70, por debajo de las previsiones iniciales de Más País (en torno a 160 empresas y 3.000 empleados), el partido impulsor del proyecto.

El proyecto piloto cuenta con un presupuesto de 10 millones de euros, según el acuerdo alcanzado el año pasado entre el Gobierno y Más País, cuando los de Íñigo Errejón dieron su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2022 a cambio de que se incluyera una partida para estudiar la jornada laboral de 32 horas.

El fundamento del proyecto piloto es mejorar la productividad, la conciliación laboral, la igualdad de oportunidades y la salud física y mental de los trabajadores.

Las empresas deberán incorporar medidas organizativas, de procesos productivos y de formación para generar una mejora de la productividad que compense en los mayores costes salariales. También se fijarán indicadores para medir la evolución de la productividad.

Para respaldar este esfuerzo inicial, el Gobierno prevé ayudas directas temporales por los costes asumidos por la empresa como consecuencia de la reducción de la jornada y de implementación de nuevas fórmulas organizativas y la formación, como constaba en el proyecto sometido a consulta pública.

En ese documento, también se planteaba la posibilidad de financiar de forma parcial los costes salariales de los trabajadores que se sumen a la reducción de la jornada laboral, los costes de formación relativa a la optimización del tiempo de trabajo, los costes de colaboraciones externas o los costes de personal interno necesarios para el diseño o rediseño de procesos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud