Economía

España se apaga poco a poco: el PIB crece un 0,2% en el tercer trimestre ante el frenazo de la inversión en vivienda y las exportaciones

  • Las exportaciones han pasado de crecer un 4,9% a ralentizarse al 1,3%
  • La inversión en vivienda pasa de crecer un 6,5% a contraerse un -0,1%
  • El crecimiento del PIB interanual en España se ha situado en el 3,8%
Plaza de las Cibeles, Madrid. Foto de iStock

La economía se ha frenado en el tercer trimestre del año con un crecimiento intertrimestral del 0,2%. La incertidumbre global, la drástica desaceleración de la zona euro y la desenfrenada inflación están haciendo mella en los componentes clave de la economía nacional. El deterioro de las exportaciones y el frenazo de la inversión en vivienda han sido los causantes de este frenazo de la economía española.

Este dato contrasta con el buen segundo trimestre del año. El PIB español registró entonces una variación del 1,5% respecto al trimestre anterior en términos de volumen (descontando la inflación o deflactor del PIB). Esta tasa es 1,7 puntos superior a la registrada en el primer trimestre (que el INE ha revisó a la baja con una contracción del -0,2%). En terminos interanuales, el PIB ha crecido un 3,8% en este tercer trimestre, un descenso rotundo desde el 6,8% del trimestre anterior.

Las exportaciones han pasado de crecer un 4,9% a ralentizarse al 1,3%, producto de la ralentización global de la economía, pero sobre todo de los países de la zona euro que conforman la pareja comercial más importante de España. El crecimiento de las exportaciones ha sido el más bajo desde el fatídico segundo trimestre de 2020, cuando la pandemia del covid se apoderó de la economía europea y global.

La inversión en vivienda cae

El otro punto negativo ha sido el de la inversión en vivienda y construcción, que ha entrado en terreno negativo, con una contracción del -0,1%. Este frenazo en seco de la inversión residencial se debe en buena parte a unas expectativas inmobiliarias que se han deteriorado sobremanera con las subidas de los tipos de interés, que ya están haciendo mella en la demanda de crédito hipotecario y en las perspectivas de precios de la vivienda.

La caída en inversión en vivienda ha lastrado el componente conocido como formación bruta de capital fijo. Este componente desaceleró su crecimiento trimestral casi dos puntos, desde el 2,5% del segundo trimestre al 0,6% en el tercero. Mientras que la formación bruta de capital (un componente más amplio) ha avanzado un 1,4% gracias a la mayor inversión en maquinaria, productos de la propiedad intelectual y a la elevada variación existencias (inventarios). Esto último (la acumulación de inventarios) no suele ser una buena señal para el componente de inversión, puesto que puede ser producto de una ralentización del proceso productivo de las empresas.

El gasto público, por su parte, aumentó un 0,6% entre julio y septiembre, volviendo a tasas positivas tras tres trimestres consecutivos de descensos.

Por otro lado, la demanda interna está aguantando mejor de lo que se preveía. El consumo de las familias ha mantenido un crecimiento del 1,1% trimestral frente al 1,2% del trimestre anterior. Aunque la inflación está haciendo mella en el poder adquisitivo de los hogares, por ahora el consumo se mantiene en terreno positivo de forma clara.

¿Cuándo llegará la recesión?

De llegar la recesión, esta se produciría entre el cuarto trimestre de este año y el primero del que viene. La presidenta de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), Cristina Herrero, no descartaba hace unos días que España entre en 'recesión técnica', ya que la economía entre en "terreno negativo" en el último trimestre de 2022 y continuaría así también durante el primero de 2023.

Como ya adelantó la propia AIReF, "en el tercer trimestre del año el crecimiento del PIB podría situarse en torno a cero o algo positivo (finalmente ha sido del 0,2%), pero desde luego, muy, muy próximo al estancamiento", explicó la directora de la División de Análisis Económico de la AIReF, Esther Gordo Mora.

De cara al cuarto trimestre, Gordo advirtió de que la primera estimación de la AIReF es que la economía caería entre un 0,2% y un 0,3%, aunque ha reconocido que el deterioro del resto de países europeos está siendo "muy intenso", lo que puede llevar a "reevaluar" estas estimaciones. Para el primer trimestre de 2023, las tasas serían, en un principio, similares a las del cuarto de 2022, aunque todo dependerá del contexto.

Solo se necesitan dos trimestres consecutivos de contracción del PIB para que una economía entre en una recesión técnica. Por ahora, España escapa a esta posible caída en recesión. Ahora queda por ver si esto es un signo de resistencia o simplemente una prolongación de la agonía que culminaría en una recesión económica.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud