Economía

Las refinerías se paran en Francia en un mal momento para el petróleo y el combustible en Europa

  • Un tercio de las estaciones de servicio tienen problemas para recibir combustible
  • Más de un 60% de la capacidad de refino francesa está desconectada
  • Los trabajadores franceses de las refinerías reclaman subidas salariales
Refinería y petroquímica en Francia. Foto de iStock

El mercado de petróleo y productos refinados se ha convertido en una suerte de montaña rusa. Subidas de vértigo, llegando a hasta los 139 dólares (en marzo); caídas profundas y rápidas, que llevaron al Brent la semana pasada a los 84-83 dólares por barril (principios de octubre); junto a curvas peligrosas, protagonizadas por unas refinerías que siguen operando cerca de sus límites de capacidad y que, encima, ahora se enfrentan a una huelga en Francia que está poniendo en juego el suministro de diésel en el país vecino y presionando los mercados en Europa.

Francia refina alrededor de 1,6 millones de barriles por día (mbd) de productos derivados del petróleo. Ahora mismo, el 60% de la producción de las refinerías está totalmente parada, lo que está poniendo en juego el suministro de diésel y gasolina en Francia, pero también en el resto de Europa. A todo esto se le une el recorte de la producción de petróleo por parte de la OPEP y Rusia, que producirán unos dos millones menos de barriles por día. El crudo Brent, de referencia en Europa, vuelve a coquetear con los 100 dólares.

Todo lo que no está produciendo Francia está siendo importado por las distribuidoras galas, lo que puede generar escasez en ciertos mercados. Las distribuidoras y estaciones francesas están aumentando las compras de diésel y gasolina de Oriente Medio y otras regiones, desviando las rutas habituales de esos flujos. Los contratos de gasóleo y gasolina de más corto plazo (compras al contado) se dirigen hacia los lugares donde se paga más.

Negociaciones salariales

La empresa francesa TotalEnergies está intentando acelerar las negociaciones salariales, en respuesta a las demandas sindicales, para intentar poner fin a una huelga que interrumpió el suministro de casi un tercio de las estaciones de servicio francesas y que ha llevado al gobierno a poner en circulación las reservas estratégicas de productos refinados. "Siempre que terminen los bloqueos y todos los representantes laborales estén de acuerdo, la empresa propone adelantar a octubre el inicio de las negociaciones salariales anuales obligatorias", según ha revelado en un comunicado. Inicialmente, las conversaciones estaban programadas para comenzar a mediados de noviembre.

Las gasolineras francesas sufren

Los representantes sindicales han asegurado a Reuters que las huelgas organizadas por la CGT, históricamente uno de los sindicatos con más militantes de Francia, continuarían. Han interrumpido las operaciones de dos plantas importantes de ExxonMobil, así como otras dos de TotalEnergies. Casi un tercio de las estaciones de servicio de Francia tuvieron problemas para recibir entregas de al menos un producto de combustible el domingo, frente al 21% del día anterior, dijo la oficina del ministro de energía.

La incertidumbre sobre cuánto durarán las huelgas francesas está otra vez elevando los diferenciales del diésel europeo en relación con el crudo (crack spread) justo cuando las sanciones occidentales contra Rusia y los nuevos recortes de la OPEP están también elevando los precios. La Unión Europea está tratando de obtener alrededor de 600.000 barriles de diésel para reemplazar el combustible ruso antes de la prohibición de febrero. Los primeros flujos comerciales muestran unos volúmenes crecientes de diésel procedente de Medio Oriente, según Pamela Munger, analista sénior de mercado de Vortexa.

Los economistas de ING advierten de que el mercado europeo del gasóleo se está fortaleciendo. "el último movimiento en el mercado se debe a la huelga en las refinerías de toda Francia. La huelga, junto con algunos otros cortes, significa que más del 60% de la capacidad de refino francesa está desconectada en este momento. Las negociaciones laborales para poner fin a la huelga están en curso, pero mientras tanto, el gobierno está teniendo que liberar combustible de las reservas estratégicas".

"Los crack spread (márgenes por producir combustibles) se han fortalecido debido al extenso mantenimiento de las refinerías que se está produciendo en Europa en este momento, exacerbado por las huelgas en las refinerías francesas que están reduciendo el suministro de todas las refinerías europeas", asegura Mark Williams, director de investigación de la consultora Wood Mackenzie.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud