Economía

Los concursos de acreedores suben un 15,6% tras el fin de la moratoria

  • En julio de este año la creación de sociedades mercantiles descendió un 14,4% interanual
  • La estadística de las constituciones de empresas acumula más de cinco meses de contracciones

El 30 de junio finalizó la última prórroga aprobada por el Gobierno de la moratoria concursal y, según el informe emitido ayer por el Registro Mercantil del Colegio de Registradores de España, durante el mes de agosto se registraron 245 concursos de acreedores, lo que representa un aumento del 15,6% sobre el mismo mes de 2021, con una fuerte influencia de Madrid, Cataluña y la Comunidad Valenciana, "que constituyeron conjuntamente cerca de siete de cada diez concursos presentados", reza el documento.

Este incremento de la actividad concursal llega tras un crecimiento moderado durante el tercer trimestre de 2021. Así, hasta junio de este año (cuando todavía estaba en vigor la moratoria del Gobierno), se habían observado altibajos en los datos, destacando un descenso del 16,8% en abril.

Por el momento no está claro que el fin de la moratoria es la que ha supuesto este incremento de más del 15%, todavía hay que esperar ya que, según apuntan los Registradores de la Propiedad "en los próximos meses se mostrará con mayor precisión la tendencia real".

En cuanto al tipo de concurso, los voluntarios sumaron un total de 175 a lo largo del mes, es decir, un incremento del 16,7% con respecto al mismo mes del año anterior, y los necesarios fueron 70, con un incremento anual del 12,9%.

En este sentido, todos los indicadores económicos están mostrando una tendencia que hace ver que la economía se está frenando. A la ralentización del consumo, de la facturación del comercio minorista y la de las grandes empresas, hay que añadir ahora también la creación de empresas, que también desciende.

Según los últimos datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la creación de sociedades mercantiles cayó un 14,4% en julio con respecto al mismo mes del año anterior. Concretamente, se crearon 7.180 empresas ese mes. A esto se suma que el número de sociedades disueltas fue de 1.624, es decir, un 8% más que en julio de 2021.

Por otro lado, esta tendencia a la baja de la evolución en la creación de empresas se dio también en agosto. Así, según el avance sobre el informe trimestral del Colegio de Registradores, las constituciones de empresas disminuyeron el pasado mes un 6,1% interanual "y acumulan cinco meses de caídas, después de cinco meses anteriores con incrementos", explican en su documento. En concreto, en agosto se crearon 5.966 empresas, de las cuales seis de cada diez fueron en la Comunidad de Madrid, Cataluña y Andalucía.

En el campo de la ampliación de capital, las operaciones inscritas en los registros mercantiles en agosto de este año se incrementaron suavemente hasta el 2,1% anual, mejorando los datos negativos observados en los últimos meses. Una mejora que también se apreció en julio, pues los datos del INE apuntan a un descenso del 5,3% con respecto al año anterior ya que ampliaron capital en ese mes 2.070 sociedades. Además, el capital suscrito a ampliaciones cayó un 63,9% y alcanzó los 1.582 millones de euros. Por tanto, el capital medio suscrito a estas operaciones fue de 764.261 euros, lo que arroja una tasa anual de decrecimiento del 61,9%.

Apoyo a las pymes

Ante este panorama de incremento del cierre de las empresas y de los concursos de acreedores, la patronal de las pymes, Cepyme, emitió ayer un comunicado en el que solicita al Gobierno apoyo a las empresas, y ha advertido que en los próximos meses van a seguir aumentando los cierres de las empresas "por el freno de la actividad y el fin de la moratoria concursal".

En su escrito, la patronal insta al Central a que "tenga en cuenta la delicada situación que afrontan muchas empresas antes de tomar medidas que agraven más su situación directa o indirectamente".

De este modo, la solución para las pequeñas y medianas empresas, apuntan, es crear ayudas para el sector y que éstas "se caractericen por su simplicidad en el acceso para evitar mayores costes a las empresas y generar desánimo a la hora de solicitarlas". Esto es una reivindicación bastante habitual entre las pymes, la complejidad de ciertos procesos administrativos que entrañan las ayudas.

La patronal es clara y aseguran que hay un "previsible" freno de la actividad este otoño que complica el escenario para las empresas españolas. Esto sumado al encarecimiento generalizado de los costes, especialmente de la energía y materias primas, y un endurecimiento de las condiciones financieras por el incremento de los tipos de interés y la mayor cautela de las entidades a la hora de conceder créditos, puede "poner en riesgo" la viabilidad de mochas compañías, sobre todo las más pequeñas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud