Economía

EEUU confirma que el teletrabajo también destruye empleos

  • La reducción de las oficinas afecta a las economías locales
  • Sectores como hostelería y comercio recortan un 1,5% su ocupación
  • Los precios de los alquileres de locales caen hasta un 2%

Como ha ocurrido en todo el mundo, trabajar desde casa se ha convertido en la nueva normalidad laboral para millones de trabajadores estadounidenses. A pesar de la insistencia de grandes compañías por volver a la oficina, allí sí puede decirse que el teletrabajo ha llegado para quedarse.

Un informe de la Oficina de Estadísticas Laborales (Bureau of Labor Statistics) de Estados Unidos augura que no hay vuelta atrás. 

"Los trabajadores se dan cuenta de las ventajas que ofrecen (especialmente la reducción del tiempo de desplazamiento) y los empleadores aprenden que pueden satisfacer estas preferencias con poco o ningún coste", remarca el documento.

Sus autores, Michael Dalton, Matthew Dey, and Mark Loewenstein, estiman que la tasa de implantación del teletrabajo en aquellos sectores en los que esta modalidad es posible, ha pasado del 11,9% en septiembre de 2019 al 31,3%. Lo llamativo es que incluso en sectores en los que no se considera factible aplicarlo, hay un incremento, del 2,3% al 4,7%.

Pero el teletrabajo conlleva importantes consecuencias en las economías locales de las ciudades y barrios donde se ubicaban los centros de trabajo. 

Es una cuestión que se planteó desde los primeros compases de la pandemia, cuando trabajar desde casa se convirtió en algo repentinamente obligatorio para muchos trabajadores. Sin embargo, no había sido analizado hasta ahora por un organismo gubernamental.

Para determinarlos, los investigadores separan los efectos que se deben exclusivamente al teletrabajo de los vinculados también a la pandemia y que afectaron a muchos comercios locales. Por ello coteja la variación por regiones en la tasa de teletrabajo entre 2019 y 2022 y el tamaño de las oficinas, junto a la de los desplazamientos.

Menos oficinas, alquileres más baratos

"Nuestros resultados indican que los tramos censales más densos en cuanto a empleo tuvieron un descenso muy grande en el número de transeúntes, mientras que los tramos hacia las afueras  tuvieron en general pequeños aumentos", señala el análisis.

En un mapa sobre estados Unidos, se aprecia que la reducción más frecuente fue entre el 2% y el 10%, algo que ya tiene impactos significativos sobre el empleo y las rentas.

En primer lugar, una caída del 10% se traduce en una caída del 1,2% en las rentas de los locales. A este impacto se suma la reducción de las oficinas, que afectó a entre un 2% y 4% de los establecimientos estadounidenses. Cada punto porcentual resta un 0,7% adicional a los precios de los alquileres de locales, hasta un total de 1,9 de retroceso.

Sin embargo, el impacto es más incierto en el caso de los precios de las viviendas. Los cálculos estadísticos realizados por los investigadores son menos concluyentes y recomiendan "investigaciones adicionales".

Destrucción de empleos locales

En lo que el análisis es aún más concluyente es en el impacto en el empleo. Aunque el teletrabajo fue una medida puesta en marcha, ante todo, para salvar empleos, el nuevo panorama al que ha conducido tiene un efecto en muchas pequeñas empresas locales.

Aunque la reducción afecta a múltiples sectores, los más afectados son la hostelería y el comercio, tanto mayorista como minorista, seguido del transporte y logística. Es decir, sectores vinculados al trabajo de oficina como a los trabajadores que se desplazan hacia él. En todos ellos, la reducción del empleo se produce a tasas superiores al punto y medio.

Ello pese a ser negocios con una elevada carga de trabajo presencial que no puede sustituirse en remoto. Pero precisamente por ello, el teletrabajo les priva del trato cara a cara con ellos.

sanidad, asistencia, o educación, más vinculados con las situaciones personales y familiares en los hogares que con el entorno profesional. Aunque el mejor ejemplo de esto es la agricultura, un sector al que el auge del teletrabajo no afecta peor que incrementó su empleo un 2,5%.

Aunque los investigadores no cuestionan en ningún momento las ventajas del trabajo desde casa, el estudio y la metodología aplicada arrojan luz sobre los efectos secundarios de su implantación en las localidades donde se ubican las empresas. Un análisis imprescindible a la hora de estudiar medidas para reactivas sus economías, también afectadas por la pandemia.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments