Economía

Los estadounidenses ignoran a Powell y piden salarios más altos

  • El 46% de los sueldos baten a la inflación
  • Los candidatos que buscan sueldos más altos se disparan un 122%
  • Estados Unidos tiene más vacantes que desempleados

Ni la coyuntura económica, ni la subida de tipos ni los contundentes mensajes del presidente de la Fed, Jerome Powell, acerca de las consecuencias que su batalla contra la inflación han hecho mella en las crecientes aspiraciones salariales de los estadounidenses.

Pese a los esfuerzos 'sociales' de la Administración Biden por impulsar subidas retributivas, la cuestión salarial en Estados Unidos sigue más ligada a los principios de la oferta y la demanda que a una negociación colectiva institucionalizada entre patronales y sindicatos, como ocurre en España.

Esto puede dar más poder a las compañías a la hora de fijar libremente salarios y condiciones laborales, incluidos los despidos, en una situación que español describiríamos con el castizo: "lo tomas o lo dejas". Pero también puede ocurrir que sean los trabajadores los que impongan sus condiciones. Para ello solo tienen que dejarlo.

Esto es precisamente lo que está ocurriendo con el fenómeno conocido como la 'Gran Dimisión'. Miles de empresas se han encontrado con que, tras la parálisis de la actividad provocada por la pandemia en 2020, ahora no encuentran mano de obra para afrontar la recuperación. Y para atraerla han tenido que mejorar su oferta retributiva respecto a la de la competencia.

Esto ha provocado un efecto en cadena que no se ha visto frenado ni siquiera por la espiral inflacionista que lleva el IPC del país a tasas de crecimiento interanual del interanual del 8,5%: según estimaciones de los economistas de la plataforma de búsqueda de empleo Indeed, el 46% de los trabajadores registró subidas de sueldos equivalentes o superiores a las de los precios.

Una proporción inferior a la de los momentos en los que la inflación era muy baja, pero que suponen un mantenimiento del poder adquisitivo inédito en España y en el resto de Europa.

Este dato no hace más que reafirmar la certeza de que los trabajadores pueden negociar mejores sueldos. Y si no los consiguen en sus empleos actuales, lo harán en los siguientes. 

Por ello, en el contexto actual no importa tanto lo que las empresas ofrecen como lo que los trabajadores están dispuestos a aceptar. Y al tratarse del mayor metabuscador de ofertas laborales del mundo, los datos de Indeed resultan especialmente reveladores en este sentido.

Así, un descenso continuado desde 2020 en las que búsquedas de ofertas con salarios de 15 dólares por hora que se han visto compensado por un repunte continuo de las que reclaman 20, que aumentado un 35,5% en el último año. O incluso las que piden 25 dólares, que aunque sigan siendo menos se han disparado un 122%.

Más vacantes que desempleados

"Una vez que los solicitantes de empleo saben que es posible conseguir un salario más alto, sus expectativas pueden cambiar y buscar una cantidad de dinero más alta" recuerda la economista de Indeed Hiring Lab y autoa de este estudio, AnnElizabeth Konke.

La experta señala que, aunque la situación del mercado laboral parece acallar los tambores de recesión, hay signos de normalización en la demanda de mano de obra que empiezan a alejarse de los máximos históricos. Una tendencia notable en el sector tecnológico.

El "endurecimiento agresivo de la política monetaria", la inestabilidad geopolítica y la evolución de la pandemia serán factores a tener en cuenta.

Pero hoy por hoy, las ofertas de empleo siguen superando en número a los trabajadores desempleados "por un margen considerable", muy por encima del objetivo de la Reserva Federal de acercar esta cifra a uno. "La demanda de los empresarios tendrá que enfriarse mucho antes de que los reclutadores noten una relajación en las condiciones", incide Konke.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud