Economía

China anuncia una nueva inyección de estímulos para reflotar el crecimiento de la economía

  • Más ayudas a sectores como infraestructuras o el agrario
  • Busca "seguir el ritmo de deterioro de la economía en general"
Foto: Archivo

China intensifica su estímulo económico inyectando un billón de yuanes (146.000 millones de dólares) adicionales de financiación centrados en gran medida en el gasto en infraestructura para intentar reforzar la economía y contrarrestar el daño derivados de los cierres por covid y la debacle del mercado inmobiliario.

El Consejo de Estado ha presentado este miércoles un paquete de políticas de 19 puntos, que incluye otros 300.000 millones de yuanes (43.780 millones de dólares) que los bancos estatales pueden invertir en proyectos de infraestructura, además de los 300.000 millones ya anunciados a finales de junio.

China se compromete  a aprobar un lote de proyectos de infraestructura para alentar a las autoridades locales a utilizar políticas crediticias específicas de la ciudad para respaldar una demanda de vivienda razonable.

A los gobiernos locales se les asignarán 500.000 millones de yuanes ( unos 73.000 millones de dólares) en bonos especiales de la cuota no utilizada anteriormente. El importe es menor de los que esperaban algunos analistas, que estimaban que la cuota no utilizada podría llegar a 1,5 billones de yuanes. Las autoridades locales han acelerado su emisión de bonos, una fuente importante para la inversión en infraestructura, este año en comparación con años anteriores.

Los economistas se han mostrado relativamente pesimistas con respecto a las medidas. Los analistas de Goldman Sachs consideran insuficientes las medidas para elevar la tasa de crecimiento general del 3% que proyectan. "Nos estamos relajando, pero no lo suficientemente rápido como para seguir el ritmo de deterioro de la economía en general", ha indicado Andrew Tilton, economista jefe para Asia Pacífico de Goldman Sachs, en una entrevista para Bloomberg TV. "Una mayor relajación de la política interna y un mejor crecimiento y demanda interna serán clave a medida que lleguemos a 2023".

Los mercados financieros apenas se han hecho eco del nuevo paquete de estímulos. El rendimiento de los bonos del Estado a 10 años aumentó 2 puntos básicos hasta el 2,65% mientras el CSI 300 cotizó en torno al 0,3%.

El Consejo de Estado ha asegurado que la economía no se verá inundada con un estímulo excesivo y que China mantendrá la postura de inyecciones relativamente cautelosa: no habrá estímulos masivos, indican desde el Gobierno.

La caída de la vivienda y la reapertura intermitente tras la pandemia han dejado el objetivo oficial de crecimiento del producto interno bruto del gobierno de "alrededor del 5,5%" fuera de todo alcance; el objetivo ha ido disminuyendo mientras siguen aferrados a la política Covid Zero. Los economistas encuestados por Bloomberg proyectan un crecimiento de menos del 4% este año.

Las 19 medidas anunciadas hoy vienen después de que el país haya activado otros estímulos: los bancos han recibido un total de 1,1 billones de yuanes de financiación para proyectos de infraestructura desde junio; el banco central recortó por sorpresa los tipos de interés en 10 puntos básicos la semana pasada; y en mayo, Pekín anunció alrededor de 1,9 billones de yuanes en medidas de apoyo en un paquete de políticas de 33 puntos, que incluye a las pequeñas empresas.

En medio de una crisis energética provocada por la sequía, el nuevo apoyo también se dirige a las empresas estatales de generación de energía, a las que se les permitirá vender 200.000 millones de yuanes en bonos. Asimismo, se ofrecerán otros 10.000 millones de yuanes en subsidios al sector agrícola.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud