Bolsa, mercados y cotizaciones

China vuelve a bajar tipos y pide a su banca que se no corte el crédito

Madrid

La crisis inmobiliaria sigue siendo la gran preocupación de las autoridades en China. Con un sector que supone más del 10% de la riqueza del gigante asiático, Pekín quiere evitar que se produzca un colapso, que podría generar una crisis sistémica en la segunda economía más grande del planeta. Por ello, el gobierno continúa tomando medidas para reactivar a la industria inmobiliaria, y en las últimas semanas ha estado especialmente activo en este sentido.

Este fin de semana, el Banco Popular de China, el banco central del país, ha llevado a cabo un nuevo recorte de tipos de interés, con la intención de abaratar los costes de los préstamos en el país y tratar de fomentar que el crédito siga fluyendo a la economía.

En concreto, el banco central ha recortado cuatro tipos de interés de referencia: el tipo de depósito, tanto a 7 días como a 1 año, y el tipo de interés de préstamos a 1 año y a 5 años. El recorte ha sido de 20 puntos básicos en todas las referencias.

Esta no ha sido la única medida de estímulos que se ha puesto sobre la mesa durante los últimos días. El banco central, además de recortar los tipos, también está presionando a los bancos del país para que mantengan el flujo de préstamos a la economía, y les insta a que no cierren la manguera, con la intención de que el crédito siga fluyendo para las familias y las empresas del país. La petición, especialmente a los grandes bancos públicos, es que incrementen los préstamos.

Además, el gobierno también anunció, el pasado viernes, un nuevo aumento de los estímulos, con prestamos especiales para empresas del sector inmobiliario. El gobierno habría desbloqueado cerca de 200.000 millones de yuanes (unos 30.000 millones de dólares) destinado a estos créditos para el sector.

El impacto en el yuan

La crisis inmobiliaria que está azotando a China, y la necesidad de inyectar estímulos en la economía, están afectando a la cotización de la divisa del país. El yuan volvió a sufrir pérdidas ayer, después de conocerse las noticias de los nuevos estímulos, y cayó hasta marcar nuevos mínimos no vistos desde el año 2020, en los 0,146 dólares por yuan. Con el último retroceso que ha vivido la divisa china, las pérdidas ya son del 7,2% desde el primer día del ejercicio.

Si el año acabara ahora sería el peor para la historia de la moneda desde que empezaron los registros en 1999. Hasta ahora, el peor año fue 2016, un ejercicio que comenzó con una voladura controlada del yuan por parte de las autoridades, que lo devaluaron a propósito para ganar competitividad con sus exportaciones. Ahora la situación pasa a ser bien distinta: China está sufriendo una crisis y la moneda lo nota en su cotización.

Con un objetivo de crecimiento del PIB marcado en el 5,5% por parte del gobierno del país, los analistas no esperan que se vaya a poder cumplir este año. Las previsiones apuntan, de media, a que se cerrará el año con un crecimiento del 3,7%, casi 2 puntos porcentuales por debajo del objetivo.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
No ha sido posible realizar el purgado