Economía

Casi la mitad de los trabajadores no ve retribuidas sus horas extra

  • Más de 1,7 millones ha trabajado fuera del horario en lo que va de año
Dreamstime

La mitad de los trabajadores españoles trabajó más horas de las que indicaba su jornada laboral durante el pasado año. Un sobreesfuerzo que, en un 45% de los casos, no fue retribuido de ninguna manera, ni con dinero ni con descansos, según la XXV edición del Informe Infoempleo Adecco: Oferta y Demanda de Empleo en España. En concreto, el 29% realizó hasta 50 horas extraordinarias, un 27% trabajó entre 50 y 100 horas de más, un 17% superó esas 100 horas extra y hasta el 11% superó el límite de 400 horas.

Por su parte, un reciente informe de la empresa de software de recursos humanos, Kenjo, destaca que los trabajadores españoles realizaron de media 57 horas extras a lo largo de 2021. Sin embargo, los resultados de 2022 reflejan un incremento en la media de horas extraordinarias realizadas por cada empleado. Así, en los dos primeros trimestres de 2022, la media de horas extras realizadas es de 93 horas. Lo que significa que los españoles han trabajado un 63% más de horas en lo que llevamos de 2022 que el año anterior.

Según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) con datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), 880.500 ocupados hicieron horas extra en el segundo trimestre del año frente a los 866.300 del trimestre anterior, lo que suma más de 1,7 millones en lo que va de año.

Asimismo, el número de horas extraordinarias realizadas en la semana ha aumentado en más de 1.000 en un año. En el segundo trimestre de este año se hicieron 17.303 horas semanales mientras que un año atrás se realizaron 16.507.

Por sectores, la EPA revela como en este segundo trimestre, empleados contables, administrativos y otros empleados de oficina hicieron 2.000 horas semanales; trabajadores de restauración, personales, protección y vendedores, 3.530 horas y directores y gerentes 500 horas semanales.

Bajo este contexto, el mes pasado el Ministerio de Trabajo presentaba un algoritmo llevado a cabo por el el Departamento que dirige Yolanda Díaz para combatir tanto el exceso de horas extras como las horas extra realizadas y no remuneradas. En este sentido, la ministra señalaba que en España se realizan 27 millones de horas extras al mes, la mitad de ellas no compensadas.

Registro horario y teletrabajo

Gran parte de esta problemática tiene que ver con la escasa implantación del registro horario en las empresas. De hecho, 3 de cada 10 compañías en España no han instaurado un sistema de registro horario, según reflejan los datos de la Radiografía de Registro Horario en España elaborado por Kenjo.

Otro aspecto que parece no haber calado en las compañías es la entrada en vigor de la Ley de Trabajo a Distancia en octubre del pasado año. La mitad de los trabajadores consultados dicen que no han recibido la compensación económica que, según indica esta Ley, han de aportar las empresas a las personas que trabajan desde el hogar más de un 30% de su jornada.

Por otro lado, el interés por implementar la semana laboral de cuatro días ha resurgido con fuerza durante 2021. Incluso desde el Gobierno se propuso un proyecto piloto de tres años diseñado para ayudar a las empresas a hacer esta transición.

Pero, a pesar de la repercusión que han conseguido algunos ejemplos en las que este modelo se ha implantado con éxito, un 62,42% de las compañías señaló que no veía viable esta opción. Esta opinión choca frontalmente con las aspiraciones de los empleados y desempleados que en un 54,33% y un 42,43%, respectivamente, sí ven posible la implantación de la jornada de cuatro días con mantenimiento de salarios.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.