Economía

La Cámara de Barcelona recorta casi 2 puntos el crecimiento de la economía catalana hasta 2023

  • La entidad augura que el nivel de PIB previo a la pandemia no se recuperará hasta el año que viene tras el nuevo 'tijeretazo'
  • En 2023, la economía catalana (+2,6%) crecería menos que el conjunto de España (+2,7%)
Mónica Roca, presidenta de la Cámara de Barcelona, durante la presentación. Luís Moreno
Barcelona

La Cámara de Barcelona rebaja las perspectivas de crecimiento de la economía catalana para 2022 y 2023. La institución sostiene que no se avecina ninguna recesión a corto plazo, a menos que Rusia corte el grifo del gas a Europa, pero lamenta que la recuperación económica tras la pandemia no será tan pronunciada como auguraba hace un año. Para este año, el PIB crecerá un 4% y para el próximo subirá el 2,6%.

La entidad presidida por Mónica Roca presentó este martes su informe sobre coyuntura económica y se sumó a la ralentización pronosticada por la mayor parte de los organismos nacionales e internacionales. El departamento de estudios recortó sus estimaciones en 1 punto para 2023 y en 8 décimas para 2022. Es el segundo recorte que realiza para el PIB de este año, pues a principios de ejercicio hablaba de una expansión del 6,4%.

"La economía catalana sigue creciendo, pero se ralentiza", admitió Roca. Por ello, no tocará los niveles prepandemia hasta el año que viene, cuando estaba previsto que lo lograse este mismo año. Cerrará el tercer trimestre en un 98,6% de lo que era en 2019.

El freno llegará motivado por el consumo. Si en 2021 creció al 5,2%, se moderará hasta el 3,1% en 2022 y el 1,7% en 2023. Es el principal motivo de la rebaja de expectativas. Se ha rebajado el dato un 1,5% para este año y un 1,6% para el siguiente. El consumo público avanzará incluso más lentamente y pasará del +3,3% del año pasado al +1,25% del próximo ejercicio.

"No contemplamos la recesión", insisten desde la Cámara de Barcelona

"No contemplamos la recesión", insistió el jefe del gabinete de estudios económicos, Joan Ramon Rovira. Siempre, eso sí, que Rusia no cierre el grifo del gas a Europa. La Cámara no tiene previsiones de que sucedería si eso ocurriera, pero sí admite que, de producirse, habría que revisar muy a la baja las expectativas de crecimiento.

Sin embargo, el crecimiento del 2,6% previsto para 2023 ya es inferior a la mejora general de la economía española. También este miércoles, el Gobierno rebajó sus previsiones: un +4% para 2022 y un +2,7% para 2023, ocho décimas menos.

La inflación, en máximos

La entidad se mostró confiada de que la inflación tocó máximos en el segundo semestre de 2022 y ya vislumbra una moderación de la subida de precios en julio. En junio, el alza del IPC alcanzó el 9,7% y la inflación subyacente fue del 5,2%; ambas cifras fueron ligeramente superiores a la media de la eurozona.

La Cámara sostiene que el aumento de precios será finalmente del 7,5% en el conjunto del año y se moderará hasta el 2,9% en 2023. De este modo, espanta los fantasmas de estanflación y los efectos de segunda ronda. Y es que los salarios suben mucho más despacio: el aumento hasta el mes de junio era del 2,3%, según los datos del Ministerio de Trabajo.

"También hay razones para el optimismo, con un dinamismo del mercado laboral en cifras históricas", comparó Roca. La ocupación en Cataluña está en máximos desde abril y sostiene el consumo hasta el momento. La autonomía alcanzó los 3,6 millones de afiliados y un junio subió el 4,4% frente al mismo mes del año pasado.

Además, se reduce la temporalidad; un fenómeno que se reproduce en toda España desde la aprobación de la Reforma Laboral, en enero de 2020. A partir de entonces, los contratos temporales se sustituyeron en muchas ocasiones por contratos fijos discontinuos. A junio de 2022 el 54% de los contratos son temporales, mientras que un año antes eran el 87% .

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Xarnego retornado
A Favor
En Contra

Y en casa colaboramos en ello, ningún producto catalán al carrito.

BOICOT A TODIS LOS PRIDUCTOS CATALANES.

Puntuación -1
#1
Pepe
A Favor
En Contra

Pues claro....Colau no para de jodernos con la dictadura económica

Que airbnb....no

Que cruceros no...

Populistas anti economia

Puntuación 0
#2