Economía

Bruselas pide prudencia fiscal a los más endeudados a pesar del escudo del BCE

  • Los halcones endurecen el discurso contra el sur: "Poned vuestras cuentas en orden"
  • La Comisión defiende la economía europea: "No estamos predestinados a una recesión"
La reunión del Eurogrupo de este jueves en Luxemburgo. Foto: Consejo de la UE
Bruselas

El mensaje está claro: es necesario sanear las cuentas públicas de los países más endeudados. El miedo a otra crisis de la deuda crece a pesar del movimiento del Banco Central Europeo (BCE) para frenar el incremento del coste de financiación de los países más endeudados. Por eso, en la reunión de los ministros de Finanzas de la zona euro este jueves, el mensaje se ha repetido varias veces. Por un lado, el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, ha reconocido que en un momento de "aguas turbulentas" es necesaria una "política fiscal prudente especialmente en los países con mucha deuda". Por el otro, los halcones del norte han endurecido el tono: "Poned vuestras cuentas en orden", ha sentenciado el titular de Finanzas austríaco, Magnus Brunner.

El Eurogrupo está en alerta, pero sus integrantes insisten que es necesario confiar en la resistencia de la economía europea. "No estamos predestinados a una recesión", ha dicho Gentiloni, que cree que las "profecías catastróficas" sean útiles. También el presidente del Eurogrupo, Pascal Donohoe, ha defendido la resistencia de la economía europea. Según el comisario italiano, los fondos de recuperación y los planes de reformas servirán para mitigar las consecuencias de esta crisis y darán espacio fiscal a aquellos países que no lo tienen para continuar apoyando sus economías.

Sin embargo, el miedo a otra crisis de la deuda ha dado argumentos a aquellas voces más ortodoxas dentro del Eurogrupo para endurecer su tradicional mensaje hacia el sur. "El BCE debe luchar contra la inflación, pero nosotros tenemos que asumir nuestras responsabilidades, reducir el déficit de nuestras cuentas es la manera de salvaguardar la confianza de los mercados", ha sentenciado a su vez el titular de Finanzas alemán, Christian Lindner. El ministro germánico ha sido menos duro que su colega austríaco porque ha defendido la "robustez de la eurozona" pero no se ha cansado de repetir que "todos los gobiernos necesitamos volver a tener unas finanzas públicas sanas".

"Tenemos que asumir nuestras responsabilidades, reducir el déficit de nuestras cuentas es la manera de salvaguardar la confianza de los mercados"

Otro tono ha usado la vicepresidenta económica del gobierno español, Nadia Calviño, que ha defendido y respaldado las medidas que la presidenta del BCE, Christine Lagarde, les ha expuesto durante el encuentro: "Es muy importante que la institución haya actuado tan rápido", ha celebrado. La vicepresidenta española ha asegurado que la evolución de los mercados financieros es positiva y ha recordado que este mismo jueves se han comprado 4.500 millones de euros en una emisión de deuda de bonos españoles con una "situación de demanda habitual".

Fin del control a Grecia

Pero ante el fantasma de esta futura crisis, no todo son malas noticias para la Eurozona. Los ministros de Finanzas del euro han dado la bienvenida a la decisión de la Comisión Europea de no prolongar el control reforzado de las finanzas griegas, para que el país pueda recuperar las condiciones de normalidad por primera vez desde 2010. A su vez, también han recomendado que Croacia se sume a la moneda comunitaria a partir del 2023, después de la luz verde de la Comisión Europea.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Señora...señalar es de mala educacion....

Puntuación 0
#1