Economía

La muerte del principio de la pizza: cómo una porción fue el indicador de la inflación en EEUU desde 1980

  • Desde 1980, el precio del billete de metro y el de una porción han ido de la mano
  • Durante este año, el precio de la porción más básica de pizza ha aumentado
  • En cambio, la tarifa del billete de metro se ha congelado hasta el mes de julio
Foto: Dreamstime

Durante más de 40 años se ha mantenido viva en Estados Unidos una tradición más que curiosa que tiene que ver con el precio de la pizza en el estado de Nueva York. Un principio que con los años se ha convertido en un pilar básico de la economía que establece que el precio de una porción siempre será idéntico al de un billete de metro.

Desde 1980, año en el que The New York Times acuñó este principio, el precio de una porción de pizza resulta ser una unidad de medida para el ciudadano medio, un indicador de cómo va la economía en el día a día. Además, cualquier aumento en los precios de la pizza siempre va acompañado con el de las tarifas de los billetes de metro. Dos lugares en donde los neoyorquinos de todos los ámbitos de la vida se codean entre sí.

Tradicionalmente, una porción de una pizza de queso, conocida como 'simple' o 'regular', varía mucho dependiendo de en qué lugar te encuentres de Nueva York, aunque nunca ha bajado de los 3 dólares... hasta el día de hoy. Con una inflación galopante (Estados Unidos, con un 9,1% en junio, registra su mayor incremento de precios en más de cuatro décadas), los comerciantes se han visto en la obligación de subir los precios en toda la ciudad. 

Este año, los precios de las pizzas en los cinco distritos de Nueva York están, por primera vez, por encima de los 3 dólares, con Manhattan registrando el promedio más alto, con 3,26 dólares la porción, según un estudio realizado por Bloomberg. Esto se debe a las subidas en el último año del precio del gas que alimenta el horno (24%); en el trabajo, con unos costes salariales que en el sector de la restauración aumentaron un 8%; el de la harina, casi un 12%, en línea con el resto de ingredientes, como el queso (un 10% más caro), el alquiler del local, etc.

Aún así, hay establecimientos que todavía no han aumentado los precios, pero es casi seguro que todo este sobrecoste termine por modificar su política de cobro. Tarde o temprano lo harán. No les queda otra. Y a todo esto habría que sumarle las subidas de los combustibles o de los comestibles, algo que preocupa de verdad a los propietarios de pizzerías. 

El billete de metro, en sus trece

Por su parte, el precio del billete de metro no irá de de la mano del precio de la pizza por primera vez en 42 años. La Autoridad Metropolitana del Transporte (MTA por sus siglas en inglés) decidió congelar durante seis meses (el plazo termina en julio) las tarifas a 2,75 dólares, manteniéndose así sin cambios a pesar de las pérdidas millonarias por la pandemia.

El metro de la ciudad de Nueva York apenas ha podido recuperar el 60% de los viajeros que tenía antes de la pandemia, y se estima que no volverá a hacerlo hasta 2024. Sucesos como tiroteos u homicidios no han ayudado en nada a este crecimiento. 

A pesar de todo, se espera que, para después del verano, los precios de los billetes de metro superen los 3 dólares para así volver a alcanzar la paridad con las pizzas en detrimento del bolsillo del neoyorquino.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments