Economía

La 'gran renuncia' sigue imparable: Randstad dice que el éxodo de empleados se mantiene

  • Un tercio de los trabajadores pone su vida personal antes que su trabajo

Nadie renuncia a la gran renuncia. Con el coronavirus, miles de empleados en Estados Unidos dejaron sus trabajos y la oferta de empleados se ha reducido drásticamente. Han pasado ya casi dos años y el éxodo de trabajadores no ha dado marcha atrás. Según Randstad NV, proveedor mundial de servicios de empleo, este fenómeno ha venido para quedarse. "Eso es una especie de cambio hoy: los empleados están más preparados para atribuir consecuencias a su infelicidad o no obtener lo que quieren", dijo Sander van Noordende director ejecutivo de Randstad. El mismo reveló su último informe Workmonitor. "Están preparados para renunciar a su trabajo si no son felices".

Menos personas en el mercado laboral, respaldado por una tendencia demográfica a largo plazo, está permitiendo que los trabajadores talentosos tengan más opciones y vayan a donde se satisfagan sus necesidades, dijo Sander van Noordende. La Gran Renuncia ha sido una bendición para los empleados que buscan mejores condiciones de trabajo y salarios más altos. Las economías que se recuperan de la pandemia y las opciones de trabajo desde el hogar han facilitado que los empleados renuncien a puestos poco atractivos y busquen alternativas, lo que aumenta los salarios.

Un tercio de los participantes en la encuesta de Randstad dijeron que habían dejado un trabajo porque no se ajustaba a su vida personal. Más de la mitad de los encuestados Millennials y Gen-Z dijeron que dejarían un trabajo si les impidiera disfrutar de la vida. Eso se compara con poco más de un tercio de los encuestados que se identifican como Baby Boomers.

Aunque el 83 % y el 71 % de los encuestados dicen que los horarios flexibles y el lugar de trabajo son importantes, respectivamente, la mayoría dijo que siente que no puede elegir dónde trabajar, y dos de cada cinco no pueden controlar sus horarios, según el informe. "Los empleadores realmente tienen que mejorar su juego en términos de personalizar la experiencia laboral para cada empleado individual", dijo van Noordende.

Con una disminución en los casos de Covid-19, las empresas llaman cada vez más a sus empleados a la oficina, al menos durante parte de la semana. Aún así, aparte de algunas instituciones de servicios financieros, van Noordende dijo que no ha oído hablar de muchas empresas que pidan a todos los empleados que regresen por completo a la oficina. "La mayoría de los ejecutivos de alto nivel entienden que pueden confiar en su gente", en términos de arreglos de trabajo flexibles, dijo. "El papel de la oficina se está convirtiendo más en un lugar de colaboración y reunión que en un lugar donde se realiza el trabajo".

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Será cosa de los campos mórficos y de la sensación generalizada de que nos quedan dos telediarios a todos....

Puntuación 4
#1
Usuario validado en Google+
J. Carvalho
A Favor
En Contra

Lo más curioso es que la misma Randstad es una de esas empresas en que sus ofertas son poco atractivas. Y muy mal pagadas.

Puntuación 1
#2