Economía

Ómicron machaca la crisis de suministros: miles de bajas laborales complican el abastecimiento

  • El desabastecimiento vuelve a los estantes de las tiendas de EEUU
  • Con escaso margen, no pueden pagar horas extras para cubrir huecos
  • La escasez de transportistas y los problemas en origen vuelven a hacer mella
Estanterías vacías en una de las tiendas de Giant Food. Foto: Reuters

Sin oxígeno que dé tregua al suministro. Los problemas globales de abastecimiento que se acumulan desde la segunda mitad de 2021 tienen un nuevo enemigo: ómicron. La variante de covid que ha generado la ola de contagios más grande desde que comenzara la pandemia ejerce más presión sobre la mano de obra al provocar miles de bajas laborales que dejan bajo mínimos a todos los sectores, incluyendo las industrias clave para asegurar que las existencias lleguen a los consumidores.

Los cerca de 1,5 millones de nuevos casos notificados solo el lunes en EEUU se traducen en miles de empleados ausentes de sus puestos de trabajo (por enfermedad o por contacto con un positivo) y son las tiendas de comestibles en las que más está impactando ómicron. Esto se explica en que tienen un menor margen que las grandes empresas para aumentar salarios o pagar horas extra para cubrir huecos.

Lácteos, pan, carne, productos de limpieza o higiene básica... Ir a la compra y encontrar todo lo que se busca es, de nuevo, una misión imposible para muchos ciudadanos y así lo están dejando ver en las redes sociales, donde comparten fotografías de lineales vacíos en tiendas como Albertsons, Trader Joe's, Giant Foods o Publix. 

Las ausencias se acumulan también en las granjas o fabricantes de alimentos. Por sectores, el de transporte y logística es uno de los que más está notando la escasez de trabajadores, y sin transportistas suficientes, el reabastecimiento se hará esperar. 

Además del covid hay que sumar la compra 'preventiva' de los usuarios, que temen quedarse sin determinados productos y compran más de lo habitual, y el temporal que afecta a varios puntos del país, que invita a aprovechar el viaje a la compra para reducir los desplazamientos. Todo suma para profundizar la crisis de suministros y la subida de precios.

El precio de la carne, en máximos

La situación llega plena inflación alcista. Uno de esos productos que faltan en los estantes, la carne de vacuno, ha vuelto a marcar máximos en su precio desde noviembre por la desaceleración de la producción que provoca la incapacidad laboral. La semana pasada la producción de carne de res cayó la semana un 5,3% respecto al año anterior, y los precios mayoristas subieron el lunes un 1,3%, la mayor cantidad desde agosto, según datos del Departamento de Agricultura de EEUU que recoge Bloomberg.

Mark Lauritsen, vicepresidente de empacadoras de carne en el Sindicato de Trabajadores Comerciales y de Alimentos Unidos, señala al medio que el ausentismo en algunas plantas rondó el 8%, frente al 4-5% normal. Y no ha sido más alto por el elevado nivel de  vacunación entre los trabajadores de las cárnicas, matiza.

La situación se prolongará más de un mes

Los continuos desafíos laborales y de suministro que han surgido en los casi dos años de pandemia han generado "interrupciones esporádicas en ciertas categorías de productos", ha indicado a la CNN Greg Ferrara, presidente y director general de la Asociación Nacional de Tiendas de Comestibles de EEUU.

Algunos se aventuran a prever cuánto durará esta nueva oleada de desabastecimientos. Según las estimaciones que el CEO de Albertsons, Vivek Sankaran, ha compartido con ese mismo medio, espera que se prolongue durante "las próximas cuatro a seis semanas". Según reconoce, ómicron ha hecho "mella" en los esfuerzos para mejorar las brechas en la cadena de suministro.

Los inversores no están ajenos a la situación y están haciendo notar su temor a este nuevo periodo de escasez de mano de obra y subida de precios. El martes, la bolsa de Nueva York castigó a las principales tiendas de comestibles del país. Por ejemplo, las acciones de Albertsons cayeron un 9,75% al cierre del mercado el martes después de que la compañía detallara los desafíos de la cadena de suministro, recoge la CNBC. Que elevara su pronóstico para el año fiscal 2021 no amortiguó la caída. Lo mismo ocurrió con los títulos de Kroger o Walmart, que cedieron un 3% y un 1% respectivamente.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

John
A Favor
En Contra

Esto son noticias de EEUU.

Está situación la vamos a vivir en España y Europa.

Trabajo en logística y distribución y vemos muchas bajas laborales por Covid-19.

Pintan bastos

Puntuación 8
#1
rogelio
A Favor
En Contra

La situación se esta agravando podemos tener graves problemas de desabastecimiento y quien sabe que mas, políticos inútiles.

Puntuación 1
#2