Economía

Este es el sueldo que hace falta para ser feliz, según la ciencia

  • Varios estudios han intentado rastrear la vinculación entre felicidad y dinero...
  • ... Y ni los más ricos ni los más pobres salen ganando
Dreamstime

El dicho de que "el dinero no lo es todo" o "el dinero no da la felicidad" lo hemos escuchado cientos de veces, a menudo con la coletilla de "pero ayuda" para rendirnos a la evidencia de que prácticamente cualquier persona, ante una situación dada, preferiría afrontarla con dinero suficiente.

Sin embargo, varios estudios han intentado rastrear la vinculación entre situación económica y felicidad (o al menos expresiones de esta en los sujetos de cada estudio, un conjunto de indicadores que en psicología se denomina como 'bienestar emocional) y los resultados no son tan obvios como parecen.

Pero si atendemos a los que se ha probado, los estudios han señalado el salario que la gente necesita para ser feliz, han analizado por qué el dinero no nos hace tan felices como esperamos y han planteado hasta las formas ideales de gastar tu dinero para ser feliz.

El salario de la 'felicidad'

Existe una especie de salario de "felicidad" perfecto.

Un conocido estudio realizado en 2010 por los investigadores de Princeton Daniel Kahneman y Angus Deaton descubrió que las personas tienden a sentirse más felices cuanto más dinero ganan, hasta un punto, que Kahneman y Deaton estimaron en unos 75.000 dólares anuales por persona para un salario de la época en Estados Unidos, unos 66.900 euros en transposición directa, aunque teniendo en cuenta otras diferencias como la existencia o no de sanidad pública, podríamos hablar de una cifra menor en nuestro país. En general, entre 4.000 y 5.000 euros al mes.

La investigación concluyó que una vez pasado ese umbral, el aumento de riqueza no hacía que los participantes se sintieran más felices, cayendo en incrementos decrecientes.

La idea que subyace es que necesitamos dinero para satisfacer las necesidades básicas, como el acceso a la atención médica y un lugar seguro para vivir. A ello se sumamos después, en línea con la pirámide de Maslow, otras necesidades hasta llegar a un punto de autorrealización donde más dinero no suele aportar mayores cambios una vez que un individuo tiene cierta libertad financiera para no sentir agobios..

La felicidad se parece mucho a cobrar más que el de al lado

Otro estudio que buscaba respuestas a este tema hizo un enfoque diferente, y concluyó que los humanos somos felices siempre que tengamos la certeza de que cobramos más que nuestro entorno. Esto se debe a que tenemos una tendencia evolutiva a compararnos con otras personas.

Los estudios sugieren que cuando sentimos que no podemos mantener el mismo nivel de vida que nuestros compañeros, nos sentimos infelices. Algo parecido a la típica escena en la que una persona se cambia de coche cuando ve el nuevo de su vecino aparcado al lado.

De una forma u otra, la psicología también aplica sobre las finanzas personales el concepto de adaptación hedónica, que explica que las personas sabemos adaptarnos a las diversas situaciones de la vida, sean consideradas buenas o malas.

Eso explica, por ejemplo, que cuando conseguimos un aumento de ingresos, nos alegramos, pero pasado un tiempo, tendemos a querer otro aumentos o encontramos necesidades que necesitan de unos ingresos mayores.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin