Economía

Los súper garantizan el suministro de alimentos, pero la industria no tanto

  • Las alimentarias han alertado de que la cadena de suministro está "muy tensionada"
Foto: Europa Press

"No hay ninguna posibilidad de que haya desabastecimiento de los supermercados en España. Ni siquiera con el acaparamiento que hubo en marzo de 2020 al inicio de la pandemia sucedió algo así". Todos los grandes directivos del sector de la distribución en nuestro país coinciden en la misma idea. Pese a la imagen de las tiendas vacías en Reino Unido, con los primeros problemas ya también al otro lado del Atlántico, sobre todo en EEUU, y justo cuando China acaba de pedir a sus ciudadanos que hagan acopio, las cadenas de supermercados insisten en que el riesgo en el mercado español parece, de momento, nulo.

"En España la cadena de suministro ha funcionado a la perfección incluso en los peores momentos. No ha habido roturas de stock en toda la pandemia y no esperamos que vaya a pasar ahora", resumía recientemente Ignacio González, el presidente de Aecoc, la organización de fabricantes y distribuidores que engloba a más de 30.000 empresas. Pero el problema no es el comercio, sino la industria alimentaria, que está advirtiendo ya de que la cadena está "muy tensionada".

Y si hay escasez de materias primas o envases, eso se puede acabar trasladando al consumidor, con lo que los fabricantes empiezan a preparar ya planes de contingencia. El pasado 19 de octubre, Danone fue una de las primeras en lanzar la voz de alarma.

"Lo que empezó con un aumento del precio de las materias primas se ha agravado con las restricciones generalizadas que afectaron a nuestra cadena de suministro en muchas partes del mundo", aseguró durante la presentación de resultados el director financiero del gigante de los yogures, Juergen Essen. En esta misma línea, la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas ha alertado de "la gravedad de la situación" provocada no solo por el incremento inflacionista en costes energéticos, materias primas y auxiliares, sino también por "las dificultades de aprovisionamiento, que en conjunto suponen una seria amenaza para las empresas y el empleo del sector, que aún se encuentran en un proceso de recuperación de la crisis provocada por la pandemia".

"Nunca imaginé que estaríamos en esta situación hablando de problemas en la cadena de suministro, pero es una realidad", explicaba recientemente a Bloomberg Vivek Sankaran, consejero delegado de Albertsons, una cadena de supermercados en EEUU. "Un día cualquiera va a faltar producto en nuestras tiendas", no es una queja aislada en el sector. Es un sentimiento generalizado y que afecta a varios países. "Estamos viendo escenas extraordinarias. En algunos supermercados antes veías alimentos frescos de temporada. Ahora se ven grandes expositores de desodorante. No es que la nación de repente haya empezado a oler mal, es que es lo único que tienen en cantidades suficientes, así que lo colocan en las estanterías para que parezcan llenas", llegó a asegurar hace unos días el presidente de la Federación de Alimentos y Bebidas de Reino Unido, Ian Wright.

Pase o no en España, lo que sí que es una realidad, de momento, es el alza de los precios. Y es que, aunque no se produzcan roturas de stock, el coste de las materias primas está disparado y el precio de los alimentos va a seguir subiendo. De hecho, compañías como Kraft, Nestlé, Danone o la española Ebro Foods, propietario de la marca de arroz SOS, ya han anunciado que tendrán que hacerlo ante "la inflación imparable de los costes", según aseguró esta última empresa. Otras, como Deoleo, la dueña de Koipe y Carbonell, han ido más allá. "Quien no haya subido ya precios lo pasará mal", ha asegurado esta semana su presidente, Ignacio Silva.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Xl
A Favor
En Contra

Han dado todo el dinero a las empresas y ahora dicen que las cadenas de los esclavos están tensionadas, no será por que les quede fuerzas para huir o pelear, será la fuerza de los látigos nuevos. Pensaba que en las pandemias los virus mataban rompiendo el cuerpo internamente no a golpes desde fuera.

Puntuación -5
#1
las estafas electricas
A Favor
En Contra

Las estafas electricas y bancarias que hunden la econmia , son delitos penales y punibles (perseguibles)

Puntuación 2
#2
La cuestión
A Favor
En Contra

La cuestión no es si habrá suministro de alimentos.

La cuestión es que con la inflación desatada va a haber muchos que esta nochevieja van a comer pollo (si acaso).

Puntuación 11
#3