Economía

Autónomos: trucos y consejos para establecer un precio justo por sus servicios

  • Todo producto debe girar sobre el mejor rendimiento teniendo la mayor demanda
  • Aumentar el precio de un servicio no implica que este sea menos comprado
Foto: Europa Press.

A la hora de establecer unos productos o servicios competitivos, una de las claves para todo autónomo es saber fijar sus precios. Alejado de la falsa creencia de que subir los costes implica una menor demanda, desde la plataforma de asesoramiento Declarando han elaborado una guía en la que se enseña cómo fijar los precios para que estos sean lo más beneficiosos para sus prestadores.

Todo autónomo ha planteado en algún momento dudas sobre si está ofreciendo un servicio o producto a un precio legítimo. Tanto por encima de sus costes como por debajo, el primer aspecto repercute hacia una pérdida de clientes mientras que el segundo a su margen de beneficios.

Por ello, y con el fin de no cometer errores a la hora de valorar cierta prestación que puedan hacer que un producto apenas se compre o sea un chollo para los consumidores por el que se podría sacar mayores rendimientos económicos, conviene seguir una serie de pautas. "El precio es la variable más impactante en un negocio, ya que un aumento de tan solo un 1% repercute en un 11% más de beneficios", asegura Juanjo Traver, CRO de Declarando.

De esta forma, uno de los primeros consejos que se dan desde la plataforma es el de estudiar la intención del cliente, es decir, conocer cuánto estaría dispuesto a pagar. Además, existen métodos para segmentar consumidores como son los pagos por subscripción en el que cada usuario paga una cantidad dependiendo de las características que quiera sobre el servicio.

Todo producto tiene un valor para el cliente que puede ser desde qué le aporta hasta cuánto aprecio va a tener sobre ello

Por otra parte, una de las formas más habituales de fijar un precio es calcular lo que ha costado construir determinado servicio, incluyendo los impuestos que habrá que pagar por ello. Sin embargo, hay que dar también un valor sentimental a este para hacer crecer su precio, que se explica por los beneficios que crea para el cliente tanto físicos como sensoriales.

Ya por último, hacer una buena comunicación del precio (como puede ser un anuncio de un reloj en el que se muestra lo valioso que es este), calcular cuántos descuentos se pueden aplicar sobre ello en caso de que se necesite atraer a más clientes y conocer cuál será la forma de pago, pues no es lo mismo un precio en efectivo que por transferencia, son los últimos consejos que todo autónomo debería tener en cuenta. Además, conviene revisar constantemente el precio, pues todo mercado es variable y lo que un día vale diez al siguiente puede costar siete o doce.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin