Economía

Cómo ahorrar y recuperarse económicamente tras las vacaciones

  • Si nos hemos excedido un poco en estas vacaciones, es el momento de detener los gastos y trazar un plan de ahorro

Es fácil gastar más de lo previsto estando de vacaciones. Desde pequeños imprevistos a oportunidades que surgen durante un viaje y que pueden hacer que gastemos un poco más. Pero igual que disfrutar de las vacaciones es importante que no se conviertan en un agujero negro financieramente hablando que sea difícil de recuperar.

Sin embargo, siempre podemos intentar hacer borrón y cuenta nueva para ir recuperando poco a poco esos euros que se nos han ido de más viajando. Aquí proponemos algunos pasos.

Pausemos el gasto todo lo posible y analicemos nuestras cuentas

Si nos hemos excedido un poco en estas vacaciones, es el momento de detener los gastos hasta solo lo necesario al menos unos días.

Es decir, cortar el gasto de forma discrecional que a veces hacemos en vacaciones. Esto puede considerarse como un reinicio financiero. Cuando tomamos unos días o semanas podemos para el flujo de gasto para ver bien qué gastos fijos tenemos y qué podemos ahorrar con nuestros ingresos.

Ver en qué hemos gastado estos días de vacaciones también puede ser interesante. Reúne todos los recibos, saca la cuenta de la tarjeta de crédito y empieza a hacer un recuento de los daños. Puede ser una experiencia bastante aleccionadora ver todos los gastos de las vacaciones contados a la vez.

Presupuestar el ahorro

Imputar los ahorros en el gasto mensual y que siga dando un excedente (siempre que sea posible) nos ayudará a asimilar esos euros que van directamente a la 'hucha' como algo natural con lo que contamos todos los meses.

Este puede ser a veces el paso más difícil, pero también el más necesario. Lo último que queremos hacer es esconderte de los gastos y fingir que nunca han ocurrido.

Fijar una cantidad a ahorrar y un plazo de recuperación

Una vez que sabemos cuánto nos hemos dejado, toca trazar un plan. Fijar una cantidad fija de ahorro y planificar transferencias a otra cuenta donde el dinero no se tocará puede ser una buena forma de mantener las cestas separadas.

También es el momento de recortar el gasto mensual. Septiembre puede ser un buen momento para mirar si hay algo a lo que podamos renunciar, sobre todo si es de coste fijo.

Empezar a ahorrar para el próximo viaje

Aprender lecciones siempre es bueno. Y quizá sea el momento de empezar a ahorrar para poder gastar con menos sentimiento de culpa el año que viene.

Si tras saldar nuestra deuda con nosotros mismos podemos programar transferencias periódicas a una cuenta de ahorro para acumular el gasto durante vacaciones.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin