Economía

El reto del ahorro en 21 días: una fórmula sencilla (pero agresiva) para reducir gastos

  • También conocido como 'ayuno finaciero', la fórmula pretende que en menos de un mes pongamos en orden nuestras finanzas personales

El auge de los métodos de ahorro y de la información sobre finanzas personales parece estar en continua ebullición, con multitud de fórmulas que prometen ayudarnos a ahorrar más en casa. La siguiente, denominada como reto de 21 días del ahorro o 'ayuno financiero', es una de las más agresivas, pero que también mayor repercusión está teniendo recientemente en Estados Unidos.

En su libro 'The 21-Day Financial Fast: Your Path to Financial Peace and Freedom', la asesora financiera y columnista del Washington Post Michelle Singletary describe el "ayuno financiero", una especie de 'dieta económica' que promete acabar con los malos hábitos de gasto, crear un plan para liberarse de las deudas y ponerse en un mejor rumbo financiero para el futuro.

Elimina cualquier gasto innecesario durante 21 días

Durante el ayuno financiero, no se puede gastar ningún dinero innecesario de ninguna forma. A menos que se trate de comida, alojamiento o cualquier otro gasto esencial para la supervivencia, la disciplina en el gasto debe imperar durante esas tres semanas.

Aunque el ayuno financiero solo está pensado para ser seguido durante un corto periodo de tiempo, su objetivo es ayudar a romper algunos de los peores hábitos de gasto que tenemos a largo plazo. Aunque pueda parecer una medida extrema, la idea de no gastar nada de dinero 'extra' durante un periodo de tiempo puede tener algo de razón.

Sin embargo, antes de comenzar con la fórmula del ayuno financiero, es importante entender las reglas que se describen en el libro de Singletary.

- Hacerlo durar 21 días. Tres semanas es un periodo de tiempo perfectamente razonable para recortar los deseos y gastos, pero más puede ser muy agotador.

- Marcarse comprar solo lo necesario. A menos que lo necesitemos absolutamente para sobrevivir, no hay que hacer otras compras. Eso elimina compras, gastos en hostelería, o compras por internet.

- Recomendable pagar todo en efectivo. La autora dice que se es mucho más consciente del proceso de gasto cuando se paga en efectivo. Esos billetes pueden servir como un potente recordatorio visual de las decisiones que estamos tomando.

- Llevar un diario de gastos. A lo largo del reto de 21 días, llevar un registro detallado de lo que se gasta y de lo que ahorra nos dará un mayor conocimiento sobre nuestras finanzas personales. Podemos además consultar este diario cuando hayamos terminado para ayudar a identificar los desencadenantes del gasto y los hábitos que deberíamos cambiar.

Una fórmula de ahorro agresiva que hay que tomarse con calma

Esta fórmula, que se ha extendido en blogs y redes sociales en Estados Unidos, tiene como no sus limitaciones, y puede que no sea para todo el mundo. La autora la aconseja para periodos cortos tras épocas de mucho gasto como vacaciones o cuando necesitemos reunir bastante dinero en poco tiempo.

Entre las ventajas a largo plazo está ser más consciente de sus hábitos de gasto. Pero limitar sus gastos durante 21 días no cambiará nuestras finanzas personales por completo. Sin embargo, puede ayudar a ahorrar un poco de dinero, lo que puede ser una gran motivación para seguir adelante.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin