Economía

Por qué algunas personas son más productivas trabajando desde casa que otras: nuevo estudio

  • Los investigadores han encontrado una relación clara entre salud mental y productividad
  • Los trabajadores con buen estado anímico tienen más capacidades para evitar distracciones y estar centrados

¿Trabajar desde casa reduce o aumenta la productividad? Durante estos meses ha habido decenas de lecturas y opiniones sobre el tema, que admite muchos matices. Ahora, un nuevo estudio ha concluido una correlación directa entre dos aspectos que puede dividir a los más de los menos productivos teletrabajando.

Stephen Bevan es el director de Desarrollo de Investigación de Recursos Humanos en el Instituto de Estudios de Empleo de la Universidad de Lancaster, y ha explicado los resultados de un reciente estudio que ha intentado buscar las casusas que nos acercan y alejan de la productividad trabajando desde casas en un artículo en The Conversation.

"Muchas empresas no miden habitualmente la productividad. Un gran número de ellas habrán asumido tradicionalmente que obtienen el mayor rendimiento cuando el personal trabaja más horas o bajo estrecha supervisión. Pero el trabajo a distancia está haciendo que algunos se replanteen esta cuestión", comenta el investigador.

Los investigadores han realizado una encuesta en la que preguntaron a 1.085 personas que trabajan desde casa en el Reino Unido sobre su productividad.

Productividad no es trabajar más horas

Para intentar encontrar una vara de medir común, optaron por utilizar una medida estándar de productividad laboral utilizada por los economistas: la producción por hora trabajada, donde la producción se refiere al valor de los bienes o servicios en cuestión que se generan en ese tiempo. Se trataba, en definitiva, de no basarse solo en cuántas horas se trabajaba.

Preguntaron a los encuestados si consideraban que su productividad autodeclarada era igual, mejor o peor en comparación con cuando trabajaban en oficinas antes del coronavirus. Según los resultados, el 54% pensaba que hacía "un poco más" o "mucho más" por hora trabajada que antes de la pandemia.

Combinado esto con los que declararon que su productividad era la misma, significa que casi el 90% declaraba que la productividad se había mantenido o había mejorado.

En otras palabras, apenas una de cada diez personas declaraba que su productividad había disminuido durante.

Entonces, ¿por qué hay personas que verdaderamente son más productivas y otras que no lo consiguen?

El factor clave de la salud mental

Los investigadores se dieron cuenta de una correlación importante entre las personas que se declaraban menos productivas y su salud mental, muchas veces trastocada por estos meses de aislamiento, estrés en casa al tener que combinar vida familiar y laboral, y los problemas de la propia pandemia.

Para ello les asignaron una puntuación utilizando el índice OMS-5 de la Organización Mundial de la Salud. Al combinar esto con sus respuestas sobre lo productivos que se veían, se dieron cuenta de que había un patrón muy claro: una mayor productividad siempre va asociada a una mejor salud mental.

De hecho, las puntuaciones de salud mental de los trabajadores más productivos de la encuesta eran el doble de altas que las de los menos productivos.

Los investigadores matizan que de los datos no se desprende con claridad si una mala salud mental provoca o contribuye a un descenso de la productividad o si ser productivo ayuda a mejorar la salud mental. Pero recalcan que "parece razonable pensar que probablemente ambas cosas sean ciertas".

Para explorar esta relación, se fijaron en la capacidad de los trabajadores para adaptarse a las circunstancias cambiantes y en su capacidad para superar los contratiempos o las interrupciones propias de trabajar desde casa.

Más del 90% de los encuestados afirmaron que podían concentrarse en una actividad durante mucho tiempo; el 94% dijo que era capaz de utilizar la capacidad de auto-organización que le otorgaba su empresa para reordenar las tareas de trabajo; el 85% dijo que podía controlar que sus pensamientos no le distrajeran de la tarea en cuestión; y el 83% dijo que no tenía problemas para reanudar un trabajo concentrado después de una interrupción. 

Con todo ello, el estudio anima a que "si las empresas quieren asegurarse de que los empleados son productivos trabajando desde casa, deberían invertir en medidas de apoyo al bienestar psicológico de los mismos".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin